El Economista - 70 años
Versión digital

vie 15 Oct

BUE 16°C

Versión digital

vie 15 Oct

BUE 16°C

América del Sur crecerá 4% en 2013

Según el FMI.

15-10-2012
Compartir

América del Sur no es, por el momento, una de las grandes preocupaciones del FMI. Y no sólo porque no tenga importancia sistémica sino, principalmente, porque las condiciones económicas no se han deteriorado tanto y no hay crisis a la vista. Vale recordar que el “Panorama Económico Mundial” (WEO, en inglés) no trata sobre los temas estructurales o de largo plazo (como el desarrollo productivo o tecnológico, la distribución del ingreso o la competitividad sistémica) sino sobre la situación macroeconómica de corto y mediano plazos.

La región ha perdido el dinamismo económico y, como gran parte del mundo, se ha desacelerado en los últimos trimestres. Como premio consuelo, dice el informe, han cedido las presiones inflacionarias y los peligros de un recalentamiento económico.

El deterioro de las condiciones externas no ha sido, al menos hasta ahora, tan pronunciado: los flujos de capital están firmes y, en general, los países de la región no ha tenido grandes inconvenientes para financiarse en los mercados. El nivel de crecimiento, espera el FMI, debería levantar en los próximos trimestres. La recomendación, por lo tanto, es aprovechar el contexto para recomponer los colchones macroeconómicos, dado que no hay necesidad de hacer política contracíclica.

América del Sur pasaría de una expansión de 2,9% en 2012 a una de 4% en 2013. Específicamente, Brasil pasará de 1,5% a 4%; la Argentina, de 2,6% a 3,1%; Colombia, de 4,3% a 4,4%; Ecuador, de 4% a 4,1% y Paraguay pasará de una caída de 1,5% a un rebote de nada menos que 11% el año entrante. Entre las que crecerán menos que este año figuran Venezuela (5,7% y 3,8%, respectivamente), Perú (6% y 5,8%) y Chile (5% y 4,4%). Bolivia, en tanto, crecerá al 5% en ambos años. Esto demuestra que el mundo no se cayó encima de la región este año.

Para los países exportadores de commodities, advierte el WEO, el peor escenario sería uno de y bajo crecimiento global y alta aversión al riesgo, dos fenómenos que deprimirían los precios de las materias primas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés