El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

América Latina: ¿dos regiones?

El impacto del cambio del escenario económico global

12-05-2015
Compartir

En América Latina se vienen tiempos de normalidad. En las últimas décadas, la región se caracterizó por la inestabilidad económica (antes también era política) y los cambios bruscos. Al impacto negativo que producían las crisis internacionales en una región fuertemente endeudada, le seguían épocas de alto crecimiento asociadas a ciclos alcistas en la cotización de las materias primas. Ahora América Latina no transita ? ni lo hará en el corto plazo- por ninguno de esos escenarios extremos. Las cotizaciones de las commodities bajaron, el dólar se revalorizó y los emergentes crecen a una tasa menor. Son datos de la economía mundial que no son buenos para la región. Pero América Latina es menos vulnerable que antes a los vaivenes globales. Suele hablarse de América Latina como una región homogénea. Y si bien son muchos sus rasgos comunes, las diferencias son grandes. Aquellos países como México que tienen un vínculo estrecho con Estados Unidos tendrán un mejor desempeño porque podrán beneficiarse del crecimiento de la mayor economía del mundo. Crecerán este año el 3,2%. Mientras que los que arrastran algunos desequilibrios y comercian mucho entre sí sufrirán más. Este último lote es encabezado por Brasil, Argentina y Venezuela que oscilarán entre el crecimiento nulo y la recesión. Son virtualmente dos regiones y el promedio de crecimiento de ambas será de 1%. Según el economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo José Juan Ruiz, eso llevará a que el crecimiento del quinquenio 2011-2016 sea de 2,6%, similar al del periodo 1980-2003 pero menos de la mitad del registrado entre 2003-2010. El escenario regional es de desaceleración del crecimiento pero no de crisis. El contexto macroeconómico cambió y las sociedades son ahora diferentes. En la actualidad el 66% de los latinoamericanos son parte de la clase media. Son ciudadanos con más recursos y que viven en países cuyas instituciones políticas están funcionando. Son herramientas que le permiten a América Latina enfrentar un escenario global algo menos favorable sin temor a caer en una nueva crisis y sin resignarse a esperar el próximo ciclo de suba de la soja, el cobre o el petróleo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés