Limón: la medida de Trump demoraría otros mercados

25-01-2017
Compartir

Luego de que se conociera la noticia de que Donald Trump suspendió por sesenta días las importaciones de limones argentinos a los Estados Unidos, algunos dirigentes y funcionarios del sector salieron a expresar su preocupación por la medida. El caso más llamativo fue el del Gobierno Nacional, que el lunes, apenas se difundió la decisión, minimizó el impacto y aseguró que el ingreso “seguramente se concretará”. Las palabras estuvieron en boca del ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, quien ayer, contrariamente a esos dichos, reconoció que la restricción impuesta por el presidente norteamericano demorará los negocios con nuevos mercados, por lo que el impacto no sería principalmente económico e inmediato, sino de carácter indirecto.

“Hay países que toman como referencia la política sanitaria de Estados Unidos”, expresó Buryaile en relación a la importancia de estar habilitado para exportar a ese país. “México es distinto, pero está casi condicionado: si se vende a Estados Unidos se les puede vender carne, semen bovino, embriones”, resaltó.

En ese sentido, para la secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, desde el Ejecutivo “no se mide tanto la apertura de Estados Unidos desde el punto de vista económico, sino por la institucionalidad que da el sector, ya que injustamente se han cerrado otros mercados por la norma de Trump, como es el caso de México. Si se retrasa la apertura de Estados Unidos se dilatan otros mercados”.

A esperar

Aunque no es demasiado tiempo, los empresarios ya resaltaron la necesidad de que se agilicen las negociaciones con el gobierno norteamericano para retomar el negocio el veinticinco de marzo, que es la fecha en la que el equipo de Trump debería formalizar la autorización si es que acepta habilitar las importaciones provenientes de Tucumán.

“Hace muchos años venimos luchando por la exportación a ese mercado”, afirmó en declaraciones radiales Paula Rovella, gerenta de la Asociación Tucumana del Citrus. De todas maneras, admitió que “no son más que 20.000 toneladas, mientras nosotros exportamos 250.000”. En ese sentido, aclaró que el sector productor de limones involucra a 50.000 trabajadores entre los que se incluyen los peones de temporada, por lo que descartó un impacto en el empleo.

Buryaile y Bircher, en tanto, coincidieron. “La exportación prevista era de US$ 20 millones, lo cual no va a cambiar la historia”, dijo el ministro, mientras que la funcionaria contó que se esperaban ventas de limones a Estados Unidos este año por hasta US$ 30 millones. “No daremos subsidios a la industria: tenemos una cantidad de medidas que suman mucha plata y más subsidios es imposible, eso nos trae inconvenientes en el plano internacional ya que la Argentina es uno de los que más defiende el recorte de subsidios a la exportaciones de Europa, Estados Unidos y China”, disparó, al tiempo que recordó que “hace pocos días el presidente Macri lanzó un fondo de apoyo para los productores, se aumentaron reintegros a las exportaciones que hacía muchísimo que no se actualizaban, quitamos retenciones y hay créditos subsidiados para agroindustria”.

Carne y biodiésel en la mira

El sector ganadero, que el año pasado avanzó en acuerdos para volver a exportar después de más de quince años a causa de la aparición de un brote de aftosa, también teme quedar fuera del circuito como consecuencia del proteccionismo que defiende Trump.

Si bien el limón es uno de los segmentos más importantes ya que Argentina es el principal productor y proveedor a nivel mundial, la carne representa un mercado muy importante, sobre todo en un momento en el que se necesita despachar para mejorar la rentabilidad. En 2016, tras las gestiones del embajador Martín Lousteau, se acordó un sistema de cuotas de 20.000 toneladas anuales que ingresarían al territorio estadounidense con aranceles preferenciales. Pero, al igual que con los cítricos, los papeles no se completaron y ahora prevén que las demoras se extenderán más de lo normal.

En el caso del biodiésel, los dirigentes temen que peligre la continuidad de las ventas externas, ya que Trump ya demostró que no tiene demasiado interés en la ecología a partir de su decisión de construir nuevos oleoductos, algo que lo enfrenta a ambientalistas. Lo grave es que el 91% de la producción nacional va a ese país, por lo que podría tener un fuerte impacto en ese ámbito de la economía.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés