El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 Mar

BUE 22°C
Versión digital

mar 21 Mar

BUE 22°C

Lanzan un plan de obras hídricas por US$ 10.000 millones

Se trata de 25 proyectos claves, con participación privada, contra inundaciones, cloacas y agua potable tiene asesoramiento holandés

14-08-2017
Compartir

El Gobierno anunció días atrás un Plan de Obras Hídricas por US$ 10.000 millones con el que busca múltiples objetivos, desde prevenir inundaciones en diversas partes del país hasta la instalación de cloacas. El plan contempla 25 obras hídricas con participación mayoritaria de inversores privados, con el objetivo de mejorar la calidad de los suelos argentinos y disipar, definitivamente, los riesgos de inundaciones en distintas zonas del país, como así también la extensión de cloacas y la llegada de agua potable para todos los habitantes.

El plan  incluye, además el asesoramiento de expertos de los Países Bajos  que propondrán un plan de acción al Gobierno para enfrentar el problema de las inundaciones en la zona pampeana.

“En los próximos quince días, a través de una página web destinada específicamente a tal fin, vamos a llamar a una manifestación de intereses para realizar 25 obras en todo el país que serán cofinanciadas junto a inversores privados”, explicó el subsecretario de Recursos Hídricos, Pablo Bereciartúa, durante un encuentro con la prensa.

El funcionario, cuya Subsecretaría funciona en la órbita del Ministerio del Interior, destacó que “la mitad de la población no tiene cloacas” y existe aún “mucho atraso en materia de inversión, con lo cual la mayor parte del proyecto debería ser privado con participación del Estado en un porcentaje que oscila entre el 15% y 20%”.

El proyecto no sólo incluye la realización de obras de cloacas y agua potable sino, además, la detección de nuevas áreas de riesgo y represas multipropósito.

En este contexto, a modo de adelanto, visitó el país una misión de expertos de los Países Bajos con la premisa de diseñar un sistema de gobierno (gestión del agua) para la región del noroeste de la llanura pampeana, que incluye el suroeste de Santa Fe, sur de Córdoba, noroeste de Buenos Aires, noreste de la Pampa y parte de San Luis.

Marcela Laguzzi, una argentina experta en aguas que desde hace 25 años reside en Holanda, brindó un diagnóstico poco alentador en cuanto a los riesgos de inundaciones que en el corto plazo se ciernen sobre esa zona.

“Nos llamó la atención que esa zona de la llanura pampeana no tiene desagües y el monocultivo de soja ha generado un permanente crecimiento de las napas. Si esto sigue así, con el régimen de lluvias que tenemos, en el corto plazo una superficie dos veces equivalente a Holanda estará cubierta de agua”, señaló Laguzzi.

La experta en aguas se mostró sorprendida por la “masiva concurrencia a los encuentros que mantuvieron con funcionarios, productores y estudiantes universitarios de la llanura pampeana e instó “a cuidar el suelo de otra manera con liderazgos a nivel interjurisdiccional y planeamiento territorial, urbano y rural”.

Según su análisis preliminar, que posteriormente derivará en un informe que se elevará al Gobierno, habrá que “tomar decisiones difíciles, con una debida planificación de los suelos mejorando la gestión del agua, y operando diariamente, para mantenerla y combatir a los clandestinos”.

Bereciartúa, tras ponderar el modelo holandés en materia hídrica, detalló una serie de obras que se están llevando a cabo en la cuenca del río Salado, que en una primera etapa representan una inversión de $ 160 millones a partir de General Belgrano hacia Roque Pérez.

“Licitamos, además, una serie de obras por $ 300 millones para llegar a Roque Pérez en un segundo tramo. Y en 15 días haremos lo propio por $ 1.500 millones para avanzar con 5 obras a la altura de Bragado”, concluyó el funcionario.

Los problemas de las inundaciones en varias regiones claves para el agro del país vienen creciendo en los últimos años debido al cambio climático y por la falta de una estrategia y de  infraestructura hídrica adecuada para enfrentar el problema. Esto hace que muchas veces los grandes productores deben desviar como pueden las masas de agua para minimizar los costos de los crecidas sin un plan organizado.

Los Países Bajos, como su nombre lo indica, son la contracara a la mala gestión experimentada por la Argentina debido a que se trata de un tema de vida o muerte. Su país se encuentra íntegramente ubicado bajo el nivel del mar y es un ejemplo mundial que utiliza un sistema de diques, esclusas y territorios ganados al mar como defensa frente al agua. Pero incluso Holanda sufrió una serie de  graves inundaciones de sus ríos en los años 90 debido al cambio climático y debió reformular su estrategia.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés