La soja cayó por cuarta jornada consecutiva

04-01-2017
Compartir

Pese a que en las últimas semanas las cotizaciones habían despegado, la tendencia se volvió a revertir para la soja, que ayer cerró su cuarta jornada consecutiva en descenso en el mercado internacional. Las razones son varias: por un lado, la cosecha en Brasil se adelantó en regiones importantes como el Mato Grosso, que es el principal estado productor del país vecino, y los cultivos en el estado de Paraná evolucionan favorablemente con el ingreso de los primeros lotes a la etapa de maduración, previa a la trilla; mientras que en Argentina los productores atraviesan un momento de incertidumbre por las adversidades climáticas. Es que el fin de semana las lluvias resultaron heterogéneas, y afectaron a una buena parte de los cultivos en la zona núcleo ? que ya registra más de cien mil hectáreas en peligro? al tiempo que beneficiaron a algunos puntos de Córdoba, donde hacía falta agua, aunque también aparecieron allí caminos anegados, sobre todo hacia el sur.

A todo esto se sumó el fortalecimiento del dólar, y la posibilidad de una producción récord en Sudamérica, que se iniciaría con 102,5 millones de toneladas en Brasil, de acuerdo a las estimaciones oficiales. Así las cosas, la oleaginosa perdió casi el 1% en los futuros, por lo que en el disponible cayó US$ 3,58 por tonelada; en marzo y mayo, US$ 3,31; en julio US$ 3,22 y en agosto, US$ 3,03. De esta forma, cerró la rueda en US$ 362,57 por tonelada, un valor muy lejano a los US$ 385 que supo conseguir en diciembre.

Sus subproductos, en tanto, mostraron valores dispares, dado que el aceite subió 0,43% hasta los US$ 762,13 por tonelada, mientras que la harina se retrajo 1,47% y se comercializó a US$ 339,84 al final de las operaciones.

El que acompañó las bajas fue el trigo, que retrocedió 0,36% en medio de ventas técnicas en el marco de una sesión muy volátil, que comenzó con subas y terminó con descensos. Los pronósticos de una fuerte sequía con frío intenso en las zonas agrícolas norteamericanas ayudaron, pero no alcanzaron para finalizar en alza. Por eso, el grano perdió US$ 0,55 en la primera posición; US$ 0,92 en mayo; US$ 1,01 en julio y septiembre y US$ 1,19 en diciembre, y cotizó a US$ 149,36 por tonelada.

El maíz se salvó

Aunque suele seguir el comportamiento de la soja, esta vez el maíz obtuvo ganancias de hasta el 10,6% en Chicago “gracias a las compras de fondos y coberturas de posiciones vendidas por parte de los fondos especulativos”, explicó la consultora Granar, y aclaró que, de todas maneras, “la suba fue moderada por los altos valores del dólar y la caída del petróleo”. También jugó la demanda internacional, ya que ayer se conoció una licitación emitida por un grupo de molinos de Taiwán, que informaron compras por 65.000 toneladas con origen en nuestro país, Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica

En este escenario, el cereal ganó US$ 1,48 por tonelada en marzo; US$ 1,57 en mayo y julio; US$ 1,48 en septiembre y US$ 1,38 en diciembre, y concluyó la jornada a US$ 140,05 por tonelada.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés