El Economista - 70 años
Versión digital

vie 29 Sep

BUE 19°C

FACerraron tres tambos por día en los últimos veinte años

21 septiembre de 2016

La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) presentó ayer en la Comisión de Agricultura del Senado un informe sobre la situación de la lechería en el país, que incluyó una serie de propuestas para resolver la crisis.

Productos perecederos, mercados imperfectos, no institucionalizados y poco transparentes; competitividad y volatilidad de los precios internacionales son algunos de los motivos por los cuales el organismo considera que la actividad desarrolla un funcionamiento complejo en el país, con una difícil interacción entre los distintos eslabones de la cadena de valor.

En un marco de baja rentabilidad, y un clima que muchas veces no ayuda, cientos de productores se vieron obligados a abandonar el rubro en los últimos años. Sin embargo, la producción no retrocedió: mientras en 1995 totalizaba 6.000 millones de litros, en 2016 alcanzó los 11.000 millones. “Esto evidencia que se duplicó la cantidad de litros con un tercio de los tambos, lo que implica que se produjo una fuerte concentración en el sector primario”, destacó el informe.

En ese sentido, recomendó un plan que trabaje en precios de referencia, con valores teóricos que podrían basarse en el sistema SIO granos y en el programa Precios Claros, que apuntan a una mayor transparencia para concretar operaciones. Asimismo, hizo hincapié en los contratos, para brindar previsibilidad; un fondo anticíclico, que alivie al productor en momentos de ganancias negativas; y, por último, aconsejó impulsar las exportaciones, para lo cual exigió mayor inversión en rutas y caminos rurales que ayuden a recuperar la competitividad del sector.

“Desde 1995 hasta 2015 hay 19.041 tambos menos, es decir que es como si perdiéramos 952 tambos por año, casi mil desaparecen, lo que significa que cerraron casi tres tambos por día”, explicó el economista de FACerraron tres tambos por día en los últimos veinte años DA, David Miazzo, que aseguró que “hay que lograr mayor eficiencia para que nuestros tambos dejen de desaparecer”, ya que el sector genera “328.000 puestos de trabajo que se traducen en una taza de leche diaria por año para ciento veinte millones de niños”.

Problemas en la industria

El estudio se detuvo también en la situación de la industria lechera, y resaltó que “de mil empresas, sólo cuatro concentran el 40% del procesamiento de leche”. En esa línea, indicó que esto la posiciona “como un oligopsonio, mientras que los índices de la industria la muestran moderadamente concentrada. Es una característica que ante un comprador así, los precios pagados al productor son menores a los que se darían en un mercado competitivo. En la etapa terciaria, un 40% se comercializa a través de supermercados e hipermercados y el resto en autoservicios y minoristas tradicionales. Con esta configuración de los canales de comercialización, las industrias se enfrentan como máximo a un oligopsonio de menor grado”.

A su vez, indicó que existen problemas de eficiencia al igual que en el área tambera, dado que en la actualidad cada operario produce mil litros de leche por día, cuando el promedio ideal es de 2.500 a 3.000 litros por empleado.

Precios volátiles

Uno de los factores que más contribuyó a la crisis, según FADA, fue la caída de los precios internacionales, que presentan una alta volatilidad en ciclos “relativamente cortos de dos a tres años en promedio”.

En la Argentina, el 25% de la producción de leche tiene como destino la exportación, y es por eso que los tamberos aseguran que las bajas en las cotizaciones se reflejan en el pago al productor, algo que no sucede en igual medida en la industria. “No pueden regular la oferta en el corto plazo”, concluyó el análisis.



Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés