El agro liquidó casi US$ 24.000 millones en 2016

03-01-2017
Compartir

La actividad agrícola cerró uno de sus años más emblemáticos con un marcado ascenso en el ingreso de divisas. Después de la rebaja de las retenciones, la eliminación de los Registros de Operaciones para la Exportación (ROEs) y la devaluación del peso, la producción de granos inició un proceso de despegue que se reflejó en los números del año pasado, los cuales se conocieron ayer a través del último informe elaborado por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC). En total, se liquidaron US$ 23.910.393.560, lo que representa un aumento del orden del 23% en relación a los US$ 19.963.406.485 alcanzados de enero a diciembre de 2015.

Con una ventaja de aproximadamente US$ 4.000 millones, los datos suenan alentadores, sobre todo si se tiene en cuenta que el Gobierno Nacional esperaba un monto similar. Además, en el medio se registraron dos catástrofes climáticas: en abril, cuando las lluvias inundaron gran parte de los cultivos en plena cosecha y los caminos rurales quedaron inundados en la provincia de Buenos Aires; y en octubre, que llegó con excesos hídricos que afectaron seriamente los rindes del trigo y retrasaron la siembra de soja en la zona núcleo.

De todas maneras, la última semana de diciembre resultó algo bajista en cuanto a las ventas de granos y derivados, ya que se recaudaron apenas US$ 241.909.890 frente a los US$ 511.580.124 de los cinco días previos y a los US$ 756.259.882 correspondientes a igual período del año pasado.

En la comparación con años anteriores, los valores de 2016 se ubicaron por debajo del récord de 2011, que llegó a los US$ 25.133.393.782 gracias a la favorable cotización de la soja en el mercado internacional y a la abundante cosecha de ese año, e incluso también del total del 2014, que fue de US$ 24.143.756.928. En ambos casos, el fortalecimiento del dólar y la caída de las commodities jugaron en contra.

Rebaja oficial

En este contexto, el Gobierno Nacional oficializó la rebaja gradual del 0,5% mensual en las retenciones a la soja, el único cultivo que no recibió la quita total como sí ocurrió con el resto de los productos. Ayer, dos meses después del anuncio del presidente Macri, la medida se publicó en el Boletín Oficial mediante el Decreto 1343/2016, que establece que el impuesto a la exportación del grano será del 18% desde enero de 2018 hasta enero de 2020. En tanto, incluye el reembolso de cinco puntos para los productores de las diez provincias que forman parte del Plan Belgrano, dada su lejanía de los puertos, durante la campaña 2016/17.

Según el texto de la normativa, y a pesar de cierto malestar por parte de algunos dirigentes, el Ejecutivo busca así “continuar implementando medidas efectivas concurrentes a eliminar trabas y restricciones a la plena capacidad de desarrollo de todo el sector, teniendo como meta el aumento de las superficies sembradas, así como también el fortalecimiento de la producción de cereales, de las economías regionales y de todos los mercados agropecuarios en general, particularmente en el caso de la soja y sus subproductos, para que aporten previsibilidad y certidumbre al mercado respecto del modo progresivo”.

Paralelamente, ayer también se dio a conocer el incremento en los niveles de reintegro a la exportación aplicables a agroalimentos, con el 0,5% adicional para productos orgánicos, con sello argentino o con Denominación de Origen. El objetivo es “fomentar el valor agregado en las cadenas de valor y aumentar su competitividad y su mayor inserción en el mercado internacional”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés