El Economista - 73 años
Versión digital

mar 23 Jul

BUE 13°C
¿Qué pasa en el mundo?

Más de 30 colegios prohibieron el uso de celulares: estos fueron los efectos

"Antes, era triste observar el patio y ver a todos mirando la pantalla", dijo el director de un colegio en Munro.

Más de 30 colegios prohibieron el uso de celulares: estos fueron los efectos
Más de 30 colegios prohibieron el uso de celulares: estos fueron los efectos iStock
06 julio de 2024

En el último año, al menos unos 30 colegios en Capital Federal y en el corredor norte de la provincia de Buenos Aires, sobre todo aquellos en los que los chicos pasan más de ocho horas diarias, decidieron avanzar en una decisión que hace tiempo venían evaluando, pero les parecía poco viable: desterrar las pantallas y las redes del ámbito educativo. Así lo aseguró una nota del diario La Nación.

Y otras instituciones la están estudiando: al menos durante el horario escolar, dejar el teléfono en una cajita tipo locker, con llave, y que solo se pueda retirar al final del día.

En la Escuela Escocesa San Andrés, de Olivos, que sacó del aula los teléfonos en los primeros años de la secundaria, están tan sorprendidos por los efectos positivos que ahora evalúan extender la iniciativa a todos los cursos. Lo mismo ocurrió en Los Molinos, un colegio bilingüe de Munro, donde construyeron lockers especiales para que los alumnos se desprendan de los teléfonos al ingresar.

"Apenas unos meses después, vimos los resultados: recuperamos los recreos, volvieron los campeonatitos de fútbol y rugby, las partidas de truco reales no virtuales, las charlas y las risas. Volvió ese recreo analógico que nuestra generación tuvo y se había perdido. Antes, era triste observar el patio y ver a todos mirando la pantalla. Ahora el clima cambió. Incluso en el aula, las mejoras a nivel atencional son enormes", apunta Mario Acorsi, director de Los Molinos, en la nota de Evangelina Himitian en el diario La Nación. "Y tuvimos el apoyo total de los padres. Estaban esperando que diéramos ese paso", agrega.

En casi todos los colegios que se sumaron a esta dinámica, la norma es que los estudiantes pueden decidir si dejan el celular en una caja bajo llave o si lo guardan en la mochila, apagado y con el compromiso de no usarlo ni en el baño. Si necesitan comunicarse con los padres, deben utilizar los canales oficiales. 

¿Qué pasa si un estudiante usa el teléfono? En casi todos los casos, según la nota de Himitian, existe una instancia de advertencia y la segunda vez implica que el estudiante tiene que entregarlo en la dirección para que lo vayan a retirar los padres. En muchas ocasiones, los papás demoran varios días en ir a buscarlo.

La directora general del San Andrés, Lila Pinto, máster en uso de la tecnología en la educación, aporta: "A nosotros no nos gusta hablar de prohibición. Porque no hay que demonizar la tecnología. Eso no significa no limitarla cuando el efecto no es el que se espera. Por eso, decidimos este año sacar los celulares en primero y segundo año". Los cambios, por supuesto, provocan resistencia en algunos casos, que deben ser trabajados. "Les pedimos que dejen el celular en una caja que se cierra. Cuesta, porque lo sienten como parte de su propia identidad. Por eso, tenemos que ofrecerles nuevos horizontes, nuevas formas de vincularse, para que afiancen su identidad desde otro lugar", agrega Pinto. 

La directora suma una variable central: el comportamiento de los adultos. "Nuestra participación activa es fundamental. No podemos decirles que dejen el celular si los docentes estamos mirando el nuestro en el aula o en los recreos. Tenemos que asumir el mismo compromiso de responsabilidad y autorregulación, porque a eso apuntamos", sostiene. Para lograrlo, en el San Andrés tuvieron que ofrecer otras opciones para el tiempo de recreo. Desde pelotas, juegos de cartas y de mesa hasta propiciar las situaciones de diálogo.

Estados Unidos avanza

Imagen de Sarah Grillo para Axios
Imagen de Sarah Grillo para Axios

  • Florida e Indiana fueron los primeros estados en restringir el uso del teléfono en las escuelas. Es posible que pronto les sigan California y Nueva York.
  • Los Ángeles votó a favor de promulgar una prohibición que comenzará esta primavera. La ciudad de Nueva York, el distrito escolar más grande del país, con 1,1 millones de estudiantes, planea hacer lo mismo.
  • El Movimiento de Escuelas sin Teléfono, fundado por tres madres, tiene como objetivo difundir estas políticas.

Todos estos datos surgen de una nota de Axios

"No son sólo una distracción. Los niños ahora son completamente adictos a los teléfonos", dijo recientemente el canciller de escuelas de la ciudad de Nueva York, David Banks, en "Good Day New York".

  • "He hablado con cientos de directores de toda la ciudad que me han dicho: 'Toma los teléfonos'".
  • "He hablado con padres de toda la ciudad, quienes pensé que serían los que más se opondrían. Dijeron: 'Nosotros también lo reconocemos'".

Según Axios, los maestros y directores están entusiasmados con las restricciones impuestas por los gobiernos, pero les preocupa convertirse en "policías telefónicos" y estar constantemente vigilando sus escuelas en busca de contrabando o usos indebidos de celulares.

Los estudiantes "ahora hacen contacto visual y responden" cuando el director los saluda

El condado de Orange, en Florida, fue uno de los primeros distritos en prohibir los teléfonos durante la jornada escolar, no solo durante el horario de clase, según The New York Times.

Antes de la prohibición, "los estudiantes rara vez levantaban la vista de sus dispositivos mientras caminaban por los pasillos de la escuela", informó el NYT. "Algunos adolescentes filmaron en secreto a sus compañeros de clase y difundieron los vídeos en aplicaciones como Snapchat".

"Saquen los teléfonos de los colegios YA", dice Jonathan Haidt, autor de "La Generación Ansiosa"
"Saquen los teléfonos de los colegios YA", dice Jonathan Haidt, autor de "La Generación Ansiosa"

"Vimos mucho acoso", dijo Marc Wasko, director de la escuela secundaria Timber Creek en Orlando. "Tuvimos muchos problemas con los estudiantes que publicaban o intentaban grabar cosas que sucedían durante el horario escolar", dijo, según recoge Axios.

Desde la prohibición, los estudiantes "ahora hacen contacto visual y responden" cuando el director los saluda, y "los maestros dijeron que los estudiantes parecían más interesados en clase".

La desventaja: la escuela parece más una prisión, con estudiantes yendo a la oficina principal para pedir permiso para hacer llamadas y un oficial de seguridad patrullando los terrenos de la escuela en un carrito de golf, confiscando teléfonos durante la hora del almuerzo.

En "La Generación Ansiosa", Haidt sentencia que "la salud mental de los adolescente se cayó de un precipicio cerca de 2010".
En "La Generación Ansiosa", Haidt sentencia que "la salud mental de los adolescente se cayó de un precipicio cerca de 2010".

"Hoteles telefónicos"

En Gorham, Maine, donde no existe una prohibición oficial sobre los teléfonos, los estudiantes de secundaria acudieron a la administración para solicitar el secuestro voluntario de los teléfonos durante el horario de clase.

  • Ahora existen "hoteles telefónicos" en cada aula donde los estudiantes dejan sus dispositivos al comienzo de la clase.
  • "Ellos se vigilan a sí mismos", le dijo a Axios Heather Perry, superintendente de las Escuelas Públicas de Gorham. "Esta es su idea, la querían".
  • La práctica ha "sido maravillosa", dijo Perry. "Los estudiantes informaron que se sintieron bien al respecto, menos distraídos y más comprometidos".
     

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés