Un nuevo round entre el chavismo y la oposición en México

Los representantes del presidente Nicolás Maduro y del líder opositor Juan Guaidó se verán las caras desde hoy.

3 de septiembre, 2021

Un nuevo round entre el chavismo y la oposición en México

Hoy comienza el segundo round entre el chavismo y la oposición venezolana en México. Las próximas elecciones de noviembre será el principal tema de debate.

Los representantes del presidente Nicolás Maduro y del líder opositor Juan Guaidó se verán las caras desde hoy hasta el próximo lunes y utilizarán el memorando de entendimiento firmado el 13 de agosto como base para las discusiones.

La ronda de negociaciones, que también buscará el levantamiento de las sanciones occidentales y la liberación de presos políticos, se dan tan solo unos días después de que los principales partidos opositores confirmaran que van a participar de las elecciones del próximo 21 de noviembre.

En 2018, la oposición decidió no formar parte de los comicios presidenciales, ya que no existían garantías de que el oficialismo no cometiera fraude electoral. Por otra parte, en 2020, un grupo decidió formar parte de los comicios, aunque Guaidó llamó al pueblo a abstenerse.

A mediados de agosto, ambas partes se reunieron también en México. Gracias a la participación de garantes, como Noruega, Países Bajos, Rusia, Bolivia y Turquía, se logró avanzar en las negociaciones, algo que no sucedió en 2018, en República Dominica, ni en 2019, en Barbados.

Pese a las buenas sensaciones, Maduro no abandonó su tono radical y le envió un duro mensaje a la oposición: “Ahora que quieren ir a elecciones, no se les olvide que ustedes pidieron la invasión de Venezuela y ustedes son los culpables de las sanciones”.

Diplomacia de la paz

Además del rol de México como anfitrión y otros actores del Grupo de Contacto, es clave el rol de Noruega. El país escandinavo tiene recorrido en la llamada “diplomacia de la paz”. Como recuerda el diario El País, la crisis bolivariana se suma a una larga lista de conflictos donde Noruega ha facilitado el diálogo entre rivales, tanto de manera pública como entre bambalinas. Desde el encuentro entre el palestino Yasir Arafat y el israelí Isaac Rabin en los Acuerdos de Oslo en 1993 ha puesto en marcha una diplomacia al servicio de la paz que la ha llevado a involucrarse en negociaciones en distintos rincones del planeta, desde Sri Lanka o Filipinas hasta Guatemala, que firmó la paz en 1996, su primera experiencia en América Latina.

La capital noruega fue también un escenario clave del acuerdo colombiano que negociaron el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC durante cuatro años en La Habana. La apertura formal de la mesa se hizo en Oslo.

El “facilitador” noruego es Dag Nylander, Director del Centro para la Resolución de Conflictos. Entre sus cucardas figura el mencionado acuerdo de Colombia. ¿Será Venezuela la próxima?