El mercado local sigue tenso y el riesgo país vuelve a saltar

El Gobierno frenó la suba de los dólares libres, pero el Senebi siguió en alza y el peso cae más contra otras monedas.

10 de septiembre, 2021

El mercado local sigue tenso y el riesgo país vuelve a saltar

Por Luis Varela 

En una jornada que fue complicada en todas partes, mientras los argentinos asistieron azorados a cierres de campaña en la que todos los candidatos emitieron cientos de palabras vacías casi sin ninguna propuesta que pueda invitar a que vuelva la inversión y el empleo, el mercado argentino sufrió un jueves ciertamente preocupante.

La foto final que entregaron los números que más mira la gente no determinó una radiografía que pudo exhibir el verdadero temblor del día: la mayoría de los dólares fueron frenados, el precio de los bonos retrocedió aunque no demasiado y la Bolsa de Buenos Aires también achicó, aunque con un rojo menos profundo que muchas de las principales bolsas del mundo.

Sin embargo, si se mira más en profundidad, se encuentra que fue un jueves con números que sorprenden. 

Hace unos días, cuando se confirmaban las fechas de las licitaciones para tomar más deuda en septiembre, se planteaba que para el llamado de ayer se necesitarían captar $247.000 millones. En los días siguientes, para abrir el paraguas, se bajó ese requerimiento a una cifra menor, siempre para mostrar que el resultado obtenido no estuvo mal y que, como dice el ministro, vamos en un “sendero hacia la normalidad”.

Sin embargo, el resultado obtenido en la licitación de ayer fue ciertamente malo. Martín Guzmán logró captar, en tres letras en pesos y dos bonos atados al dólar, apenas $ 99.607 millones, 54% en letras en pesos y 46% en bonos atados al dólar más tasa de interés. O sea, consiguió el 40% del dinero que había planteado como la aspiración inicial. Y, eso no fue todo: en la otra punta del espinel oficial, el Banco Central colocó otros $ 200.000 millones en Leliq al 38% anual, por lo que la mega deuda de la autoridad monetaria ya está alcanzando un tamaño que supera a las Lebac que obligaron a Mauricio Macri a reperfilar la deuda en pesos.

Pero si se mira un poco más en profundidad, la enfermedad del sistema económico argentino entregó ayer otro dato que corta la respiración. El BCRA tuvo que vender otros US$ 90 millones de las reservas para impedir que los precios de los catorce dólares de Alberto salten antes de las PASO. Y, con esta entrega, en las últimas catorce ruedas, desde que el FMI envió los DEG (Derechos Especiales de Giro), la autoridad monetaria ya lleva perdidos US$ 657 millones. Por lo que, descontando lo que nos mandó el Fondo por cuatro meses (ya que este mes y en diciembre vencen dos cuotas con ese organismo), el Central suma en reservas apenas US$ 1.982 millones después de haber cobrado la cosecha con mayor precio de toda la historia argentina.

Esta tremenda quema de reservas le permitió al Gobierno que ayer los precios de los dólares parecieran tranquilos. 

El dólar en todas partes

Mientras en el exterior el dólar estuvo en general débil porque muchos suponen que la Fed deberá postergar el tapering. Ayer el billete verde subió 0,7% en Chile, no cambió en México pero cedió 0,1% contra el euro, 0,4% contra la libra, 0,5% contra el yen y cayó 2,2% en Brasil), los dólares de Argentina parecieron no cambiar en absoluto.

El dólar turista subió 2 centavos hasta $170,84, el oficial subió un centavo hasta $103,54 y el blue bajó 50 centavos hasta $186,50. El dólar mayorista subió 4 centavos hasta $98,05 (con el BCRA perdiendo otros US$ 80 millones de las reservas, hasta US$ 45.726 millones). Con el dólar MEP bajando un centavo hasta $170,67 y el contado con liquidación bajando 2 centavos hasta $170,80. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 80,1% y la del CCL y el mayorista fue del 74,2%.

Pero detrás de ese enorme esfuerzo oficial por lograr que el tablero cambiario se viera bien, el dólar Senebi (el contado con liquidación libre que se transa entre los operadores) saltó 94 centavos hasta $177. Y, medidos en pesos, la libra saltó 67 centavos hasta $135,66, el real subió 36 centavos hasta $18,75 y el euro subió 11 centavos hasta $115,93 pesos.

Las reservas ajustadas

 La consultora Econviews sacó un informe advirtiendo que desde aquí hasta la elección de noviembre el BCRA deberá utilizar una suma cercana a los US$ 1.000 millones para intentar seguir manteniendo al dólar bajo control. Pero ya lo dijo el IARAF: la gente se está inquietando, está acortando los términos de los plazos fijos, apenas el 19,8% del total está a más de 60 días, ya hay colocaciones en cauciones a 7 días, y una sorpresa en el resultado de las PASO o más fallas en las licitaciones de Guzmán, puede provocar más cancelaciones y presiones cambiarias más importantes.

Horas después de que se informara que el Banco Central le tuvo que girar al Tesoro $60.000 millones en el inicio de septiembre, se difundió que en la licitación hubo 357 de formadores de mercado y 319 ofertas de inversores en general, por lo que hubo $ 53.880 millones colocados en letras en pesos y $ 45.727 millones colocados en bonos atados al dólar oficial, más un pequeño premio con una tasa de interés adicional.

Del total del dinero adjudicado en la licitación, el 34% fue en un Bono del Tesoro Nacional vinculado al dólar estadounidense 0,30% con vencimiento 28 de abril de 2023 (tv23d -nuevo), el 24% se colocó en una Letra del Tesoro Nacional en pesos ajustadas por CER a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022 (x29l2 – reapertura), el 22% fue colocado en una Letra del Tesoro Nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de enero de 2022 (s31e2 – reapertura), el 12% en un Bono del Tesoro Nacional vinculado al dólar estadounidense 0,20% con vencimiento 30 de noviembre de 2022 (t2v2d – reapertura) y el 8% restante en una Letra del Tesoro Nacional en pesos ajustadas por CER a descuento con vencimiento 18 de abril de 2022 (x18a2 – reapertura). El lunes, después de las PASO, Guzmán seguramente realizará una revancha, intentando conseguir un poco más de pesos del mercado, para que la emisión del BCRA no deba ser tan importante.

El mercado de bonos

Mientras se desarrollaba esta licitación y como se conocía el dato de las Leliq, empezó a primar el pesimismo en el mercado de bonos locales. Llegaba también un muy mal dato internacional sobre la cotización de los granos, por lo que en definitiva ayer los bonos argentinos perdieron 0,3%, por lo que el riesgo país pegó un salto, traspasando otra vez hacia arriba la barrera de los 1.500 puntos, hasta 1.522 puntos básicos.

En realidad, como dijimos, el día no fue sencillo en ninguna parte. Hubo dos datos buenos: en EE.UU. se contabilizó la menor cantidad pedidos de seguros de desempleo de toda la pandemia, apenas 310.000 personas desde 345.000 de la semana anterior. Y tras su reunión de directorio, el Banco Central Europeo terminó su reunión mensual sin subir la tasa de interés, anunciando que hará, como la Fed, una compra de activos para sostener a los mercados europeos con un “ritmo moderadamente más bajo”.

La actividad se desacelera

Pero la sensación general es que los niveles de actividad seguirán siendo pobres en todas partes y que los commodities seguirán complicando la tendencia de todas las economías. Y, con eso, la Bolsa de Hong Kong terminó con una caída del 2,3% y la de Londres perdió 1%, al tiempo que la de Nueva York también terminó en baja, pese al buen dato laboral: el S&P cedió 0,5%, el Dow terminó 0,4% abajo e incluso en Nasdaq finalizó con una merma del 0,2%. Mientras que la Bolsa de México casi no se movió y la de San Pablo repuntó 1,7%, pero con un dato que alarma: Brasil acaba de tener en inflación el peor agosto en 21 años, con una suba de precios del 0,87% contra julio y del 9,68% anual en los últimos doce meses.

Con ese marco, la Bolsa porteña tuvo un mal día, con menos volumen, pero con bajas de precios ciertamente moderadas. Con $1.705 millones operados en acciones y $3.343 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 0,43%, pero con los ADR argentinos que cotizan en Nueva York mostrando una suba del 1% para YPF, pero una baja de entre 1 y 5,6% para Edenor, Bioceres, Supervielle, Loma Negra, TGS, Pampa E, Galicia, Francés, Cresud, Telecom, Central Puerto y Mercado Libre.

Evidentemente el horno no está para bollos y las commodities reflejan todo lo que está sucediendo. Con China, EE.UU. y otros países liberando reservas estratégicas de petróleo para reanimar sus economías, el barril de crudo cayó casi 2%, y frente a eso los metales preciosos actuaron sostenidos, los metales básicos se orientaron en alza. Y lo más preocupante para Argentina es que  hubo una caída de hasta el 2% para los granos en Chicago, con precios mixtos en Rosario. Y, detrás de todo eso, mientras la SEC le aprieta las clavijas a Coinbase, se vio un repunte del 0,6% para el bitcoin, con panel mixto para el resto de las criptomonedas, pero con el ethereum en baja.

¿Qué viene por delante? Sin lugar a dudas el escenario no es sencillo. Veremos qué resultado entregan las PASO el domingo. Pero luego de haber quemado casi toda la cosecha que se logró en el primer semestre, tenemos ahora que desde los US$ 610 de hace cuatro meses, la soja cayó hasta US$ 462 en Chicago, su menor precio desde el año pasado. Y lo que pasa con la soja no es lo peor de entre los granos: el maíz acusa desde mayo un derrumbe mucho mayor, del 36%, y es el cultivo al que el Gobierno pensaba subirle las retenciones para buscar una nueva caja para repartir.