El dólar se calienta y esta vez los títulos no se salvaron

Sin encontrar motivos para confiar, ni en los discursos del oficialismo ni de la oposición, los inversores siguieron saliendo del peso.

9 de septiembre, 2021

El dólar se calienta y esta vez los títulos no se salvaron

Por Luis Varela

Desalentados porque en los cierres de campaña, tanto del oficialismo como de la oposición, se repartieron todo tipo de palabras pero sin decir en ningún caso los que hay que hacer (bajar el gasto público y eliminar la mitad de los impuestos) y atemorizados porque hoy el ministro Martín Guzmán enfrenta una licitación de deuda ciertamente compleja, los inversores estuvieron ayer de salida, no solo del peso, haciendo subir al dólar libre a su valor más alto del año, sino que también hubo presión vendedora, con caída de precios, y alto volumen, tanto para las acciones como para los bonos argentinos. 

Cumpliendo a rajatabla con la volatilidad que vienen marcando los analistas, en la que cada suba es una buena oportunidad de venta, esta vez la presión vendedora de acciones y de bonos fue aplicada tanto por inversores locales como extranjeros. Y la huida del peso fue tan marcada que el dólar blue pegó un salto de $3,50 hasta $187, su valor más alto del año, con el resto de los dólares financieros libres anotando una fuerte suba hasta media rueda, pero aplacada hacia el final, con el Banco Central volviendo a entregar US$ 90 millones de las reservas, con un ritmo que ya empieza a preocupar a todos, con el Gobierno incluso saliendo a decir que antes de las elecciones de noviembre no ve riesgo de devaluación y que el BCRA “está en control” de la situación.

La situación regional 

 La movida cambiaria local viene acompañada por dos movidas de dos países vecinos que complican mucho la estrategia cambiaria de Guzmán. Uruguay acaba de iniciar conversaciones con China para realizar un acuerdo de libre comercio, complicando de manera muy importante al flujo de mercaderías dentro del Mercosur. Y con un llamado de atención aún más complicado: la tensión política del presidente Jair Bolsonaro con el Poder Judicial, hizo que ayer el real cayera fuerte contra el dólar y que la Bolsa de San Pablo se hundiera todavía más, colocándose en la peor posición de todas las bolsas en lo que va de este año.

Pero más allá de la suba del dólar de ayer y de la baja de las acciones y de los bonos, lo que más preocupó es lo que sucederá hoy. El ministro Guzmán se hereda a sí mismo, tiene que juntar pesos para pagar vencimientos emitidos bajo su propia gestión, y el paquete de dinero que necesita es ciertamente importante: son nada menos que $247.000 millones. Y no solo están tensos los inversores: el ministro también sabe que es difícil la parada, tanto que sale a ofrecer cinco títulos, tres letras en pesos a los denominador formadores de mercado (con los que acuerda concediendo beneficios secundarios) y dos bonos atados al dólar y con una tasa de interés extra, para ver si logra seducir a los inversores privados.

Por supuesto que el día tiene un componente muy especial, ya que esta licitación ocurrirá tres días antes de las PASO, y un resultado sorpresivo, en una dirección u otra, puede convertir al mercado financiero argentino actual en un escenario completamente diferente. Una cosa será si el Gobierno gana por poco o si empata, y puede salir a decir que esta elección convalida lo realizado hasta ahora. Y otra situación completamente diferente será si el oficialismo pierde por mucho, y se genera una pérdida de poder en el kirchnerismo, con el peronismo entendiendo que Cristina Kirchner ya no es la líder uno a seguir.

La actividad global

Esto viene de la mano, además, con situaciones de debilidad económica en todas partes (incluso a nivel local se acaba de confirmar que en agosto la industria de la construcción bajó 2,8%). También hubo malos datos en el Libro Beige que sigue la marcha de la economía norteamericana. Y hoy mismo se reúne el Banco Central Europeo para definir si sigue con más estímulos o si frena. 

Con todo eso como fondo, los inversores globales optaron por buscar refugio en la compra de bonos del Tesoro de EE.UU., tanto que sus tasas a vencimiento subieron (hasta 0,8% anual a 5 años, 1,34% a 10 años y 1,95% a 30 años), con tendencia alcista para el dólar global, que subió contra casi todas las monedas. En el exterior ayer el billete verde saltó 2,9% en Brasil, 0,9% en Chile, 0,2% contra el euro y 0,1% contra la libra y no cambió ni contra el yen ni en México.

Y a nivel local, con el BCRA manteniendo intactas las tasas en 38% para las Leliq y 37% para los plazos fijos, con el IARAF confirmando que los plazos fijos se están realizando a plazos cada vez más cortos, no solo por tener tasas negativas, sino por la incertidumbre que plantea la economía argentina después de noviembre, con un Gobierno que puede salir más debilitado y que, encima, sigue sin retroceder ni un solo milímetro en una política que sigue espantando inversiones y poniéndole una barrera a la creación de empleos nuevos en blanco.

Subió más el dólar

Así, los dólares financieros libres fueron y vinieron gracias a la entrega de reservas del BCRA, pero el dólar blue se enarboló, tanto que en lo que va del mes ya acumula un rendimiento mayor a lo que paga un plazo fijo a lo largo de los 30 días completos. Así, el dólar turista subió 18 centavos hasta $170,82, el  oficial lo hizo 11 centavos hasta $103,53 y el blue saltó $3,50 hasta $187. El dólar mayorista subió 2 centavos hasta $98,01, con el BCRA perdiendo US$ 89 millones de las reservas: desde que recibió los DEG del FMI ya se esfumaron nada menos que US$ 577 millones en apenas trece ruedas. 

Y esto ratifica lo planteado por la economista Marina Dal Poggetto, que afirmó que hay chance de que no haya reservas suficientes para llegar hasta las elecciones del 14 de noviembre. Mientras que el dólar Senebi bajó 6 centavos hasta $176, el dólar MEP bajó 52 centavos hasta $170,68 y el contado con liquidación bajó 52 centavos hasta $170,82 (todo con intervención oficial) por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 80,6% y la del CCL y el mayorista fue del 74,3%. Y, medidos en pesos, la libra subió 1 centavo hasta $134,99, el euro cedió 11 centavos hasta $115,82 y el real cayó 83 centavos hasta $18,39.

Esta situación de inestabilidad generó una corriente vendedora de bonos que hizo subir 19 unidades el riesgo país hasta 1.498 puntos básicos. Y se está dando una situación que genera aún más desconfianza, porque los medios le siguen preguntando a Guzmán si confirma o no que empezará a pagar el 1° de enero próximo los bonos remanentes que quedaron fuera del canje, tal como se dice, pero el ministro no hace ningún comentario, esos papeles siguen cayeron y ya tienen tasas a vencimiento que superan el 75% anual, para el caso de los bonos AY24 y AA25.

Buscando seguridad

Pero en todas partes hay un crecimiento de inversores que van a posiciones más seguras. Por eso hubo bajas de más del 1% en la Bolsas europeas, mientras que ayer la Bolsa de Nueva York tuvo una baja promedio del 0,3%, con merma del 0,9% en la de México y caída del 3,8% en la de San Pablo. 

A nivel local, el volumen operado volvió a ser muy alto ($3.165 millones en acciones y $2.676 millones en Cedears) con una baja del 2% en la Bolsa de Buenos Aires, Y con los ADR argentinos que cotizan en Nueva York anotando una baja en bloque de hasta el 8%, con IRSA P, Central Puerto, Edenor y Pampa E como los papeles más perjudicados.

Entre las commodities la volatilidad también fue el patrón que guió todos los negocios. El petróleo subió 1,4%, los metales preciosos estuvieron en descenso, los metales básicos actuaron mixtos, en Chicago y en Rosario los granos actuaron hacia arriba (muy beneficiados por lluvias que trajeron alivio), al tiempo que las criptomonedas volvieron a mostrar debilidad, con el bitcoin achicando otro 1,1%, pero con estocadas mayores para el stellar y el cardano.

¿Qué ocurrirá hoy? Seguramente el pulso del día irá surgiendo de entre las consultas que se harán los operadores vinculadas a la licitación. Aunque Guzmán, para atenuar, se prepara una segunda vuelta, el lunes, haciendo un llamado adicional por si el dinero recaudado no alcanzó, y queda en evidencia que le deberá seguir pidiendo más emisión al BCRA. Los titulos en oferta son bien diferentes. Habrá tres letras en pesos para los denominados creadores de mercado y dos bonos dolar linked para inversores en general. 

Orientados a los Creadores de Mercado se ofrece una  letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de enero de 2022 (s31e2 – reapertura), una letra del Tesoro nacional en pesos ajustadas por Cer a descuento con vencimiento 18 de abril de 2022 (x18a2 – reapertura) y una letra del Tesoro nacional en pesos ajustadas por Cer a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022 (x29l2 – reapertura). Y para los más renuentes inversores en general se ofrecen dos bonos atados al dólar oficial más una mínima tasa de interés extra: un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,20% vencimiento 30 de noviembre de 2022 (t2v2d – reapertura) y un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,30% vencimiento 28 de abril de 2023 (nuevo). Hay que estar muy atentos porque si esta licitación vuelve a fallar y si el domingo la elección entrega un resultado sorpresivo, los cambios por venir pueden seguir entregando un vértigo importante.