El cambio climático como multiplicador de cambios

Los procesos de calentamiento global se están dando en forma más acelerada a la esperada.

14 de septiembre, 2021

El cambio climático como multiplicador de cambios

Por Fernando Perez Eseiza (*)

En el mes de agosto fue presentado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (Intergovernmental Panel on Climate Change, IPCC, por sus siglas en inglés) un informe que alertó sobre los efectos del cambio climático y, en particular, la correlación entre las emisiones de gases de efecto invernadero, el aumento de la temperatura a nivel global, los posibles escenarios y afectaciones en las diferentes regiones del planeta. Pero, ¿por qué la relevancia de este informe? ¿Qué lo diferencia de otros? ¿Por qué ocupó un lugar central en los principales medios locales y globales?

Muchas pueden ser las causas posibles, pero atendiendo el contenido técnico del nuevo informe presentado, podemos advertir o por lo menos me permito destacar los siguientes cuatro aspectos que a mi entender explican su relevancia: los procesos de calentamiento global se están dando en forma más acelerada a la esperada, seguir con el aumento de temperatura hará que los cambios sean mayores, el calentamiento global está afectando a todas las regiones del planeta y el nexo causal entre las actividades antrópicas y el cambio climático.

Estamos enmarcados en un escenario global donde tienen lugar grandes acuerdos, llamados globales y agendas, tales como la Agenda al 2030 para el Desarrollo Sostenible, la Encíclica Papal Laudato Si’ sobre “El Cuidado de la Casa Común”, el Acuerdo de París, el Pacto Verde europeo.

Sin embargo, el nuevo informe del IPCC da cuenta de los enormes esfuerzos restantes a realizar y alianzas globales a generar, que permitan reducir de forma “fuerte, rápida y sostenida las emisiones de dióxido de carbono” para evitar el calentamiento por encima de las proyecciones realizadas por ese mismo panel, tal como también señalan expertos argentinos integrantes del equipo de elaboración del reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos.

Sumado a lo anterior, otro aspecto fundamental a destacar son las causas antrópicas del Calentamiento Global. Como mencioné anteriormente y en línea con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 17 sobre “Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible”, son esenciales las agendas comunes y acuerdos globales para tomar acciones inmediatas en materia de mitigación y adaptación al cambio climático.

Sin embargo, me permito preguntarme e invito al lector a hacer lo mismo. ¿Qué acciones concretas están a mi alcance en materia de mitigación y adaptación? Desde mi profesión, mi empresa, mi familia, mi rol ciudadano…

¿Puede ser el cambio climático multiplicador de cambios? ¿Puedo incorporar cambios? ¿Puedo desde mi lugar ser multiplicador de cambios? Sin dudas creo que el cambio climático motoriza de manera ineludible cambios, y que cada uno de nosotros podemos y debemos ser multiplicador de cambios (siempre con base técnica-científica), sin permanecer ajenos al complejo escenario que vivimos.

Enfatizando sobre la trascendencia de los cambios que se plantean a escala global, poniendo también de manifiesto la revisión existente sobre las actividades antrópicas, destaco, por ejemplo, la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios que tendrá lugar este mes, la cual posee entre sus propósitos “generar importantes acciones medibles para el cumplimiento de los ODS a todo nivel y tanto en el sector público como privado, como así también sensibilizar y elevar el debate público sobre cómo la reforma de los sistemas alimentarios puede ayudar al cumplimiento de la Agenda para el Desarrollo Sostenible al 2030, enfatizando en reformas buenas tanto para el planeta como para las personas”, como se señala entre los propósitos de la cumbre.

En ese sentido, destaco a Argentina como pionera en adopción de prácticas sostenibles en sus sistemas agroalimentarios, como así también su capital humano, profesional y académico en materia de agroindustria, bioeconomía y economía circular.

Asimismo, creo importante destacar que nuestro país cuenta con  una ley para garantizar acciones, instrumentos y estrategias adecuadas de mitigación y adaptación al cambio climático en todo el territorio nacional. Es la Ley N° 27520, de Presupuestos Mínimos de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático Global Para alcanzar los objetivos establecidos.

Dicha ley crea el Gabinete Nacional de Cambio Climático (GNCC) y establece la implementación del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático. También, siguiendo con el marco normativo, destaco a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que posee una Ley de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, para establecer las acciones, instrumentos y estrategias adecuadas de adaptación y mitigación.

Nuestro país, en virtud de la adopción del compromiso con la Agenda al 2030 para el Desarrollo Sostenible, inició su implementación en el 2016 (a la fecha habiendo realizados dos presentaciones de su Informe Voluntario Nacional), designando como punto focal al Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales. Dicho consejo conformó la Comisión Nacional Interinstitucional de Implementación y Seguimiento de los ODS.

Para concluir, es importante resaltar que hemos iniciado la denominada “Década de Acción”, en vista a cumplir con los 17 ODS y 169 metas que posee la Agenda para el Desarrollo Sostenible al 2030. En ese sentido, conscientes de los enormes desafíos, ante evidencia científica contundente sobre las causas y consecuencias del cambio climático vuelvo a preguntarme y reitero la invitación a preguntarnos: ¿podemos ser multiplicadores de cambios? Yo creo que sí.

(*) Ingeniero en Producción Agropecuaria (MN 1012*33*15 / MP 2433)