Desastres naturales se multiplicaron por cinco en los últimos 50 años

"El número de estos fenómenos extremos está aumentando, y serán más frecuentes y severos", dijo Petteri Taalas de la OMM

2 de septiembre, 2021

Desastres naturales se multiplicaron por cinco en los últimos 50 años

La Organización Meteorológica Mundial de las Naciones Unidas alertó que los desastres climáticos se multiplicaron por cinco en los últimos 50 años, aunque aclaró que las innovaciones en los sistemas de alerta permitieron reducir el número de víctimas fatales.

Durante 1970 y 2019 se registraron más de 11.000 desastres causados por estos fenómenos extremos. Esto provocó la muerte de más de 2 millones de personas (el 91% en países en vías de desarrollo) y generó pérdidas materiales por más de US$ 3,64 billones. El promedio es de casi un desastre natural, 115 muertes y pérdidas de US$ 202 millones por día.

“El número de estos fenómenos extremos está aumentando. Debido al cambio climático serán más frecuentes y severos en muchas partes del mundo”, explicó Petteri Taalas, secretario general de la OMM.

“Esto significa más olas de calor, sequías e incendios forestales como los observados recientemente en Europa y América del Norte. Tenemos más vapor de agua en la atmósfera, y ello exacerba las lluvias extremas y las inundaciones mortales. Además, el calentamiento de los océanos ha modificado tanto la frecuencia de las tormentas tropicales más intensas como la zona en la que se producen”, comentó el profesor Taalas.

“Durante los últimos 18 meses, la pandemia de Covid‑19 se ha sumado a muchos otros peligros, tanto naturales como de origen humano, en particular fenómenos meteorológicos extremos. Ello no hace más que evidenciar la necesidad de invertir más en reducción de riesgos de desastre y de incorporar a la gestión de ese tipo de riesgos y a los sistemas de alerta temprana un enfoque multirriesgos que permita reducir los riesgos y reforzar la preparación ante aquellos casos en los que puedan coexistir varios desastres”, afirmó Mami Mizutori, Mami Mizutori, Representante Especial del Secretario General para la Reducción del Riesgo de Desastres y Jefa de la UNDRR.

Desastres naturales se multiplicaron por cinco en los últimos 50 años

Según estudios revisados por pares publicados en el suplemento anual del Bulletin of the American Meteorological Society (Boletín de la Sociedad Meteorológica de Estados Unidos), durante el período comprendido entre 2015 y 2017, en 62 de los 77 fenómenos analizados se aprecia una influencia humana significativa. En casi todos los estudios sobre olas de calor importantes sucedidas desde 2015 se ha determinado que la probabilidad de ocurrencia de ese tipo de fenómenos ha aumentado notablemente como consecuencia del cambio climático antropógeno.

Hoy, un ejemplo de esta situación es el huracán Ida, que arrasó con la costa sudeste de Estados Unidos, golpeando de lleno a Luisiana y Misisipi. Los expertos estiman que esa catástrofe podría convertirse en la más cara de la historia, superando incluso al huracán Katrina, en 2005, que afectó a Nueva Orleans y costó US$ 163.600 millones.

Un dato a tener en cuenta es que tres de los diez desastres más costosos se produjeron en 2017: los huracanes Harvey (US$ 96.900 millones), María (US$ 69.400 millones) e Irma (US$ 58.200). Por sí solos, esos tres representaron el 35% de las pérdidas económicas totales ocasionadas por los diez desastres más importantes ocurridos en estos últimos 50 años.

Según la OMM, las sequías y las tormentas fueron los desastres que más muertes provocaron, con 650.000 y 577.000, respectivamente, seguidos por las crecidas (58.700) y las temperaturas extremas (55.736).

En lo que refiere a daños económicos, estos se incrementaron con el paso del tiempo. En los ‘70, el promedio arrojó una pérdida diaria de US$ 49 millones mientras que entre 2010 y 2019 se reportaron US$ 383 millones por día, un aumento de más de siete veces.

Lo positivo es que, gracias a los novedosos sistemas de prevención, el promedio diario de decesos se redujo considerablemente de 170 en la década de los ‘70 a 40 desde 2010 en adelante. Sin embargo, un problema a resolver es que solo la mitad de los 193 miembros de la OMM poseen sistemas de alerta adecuados.

En esta línea, Taalas explicó que “la mejora de los sistemas de alerta temprana multirriesgos ha permitido reducir considerablemente la mortalidad”. En otras palabras, dijo, “nunca antes hemos estado tan capacitados para salvar vidas”.

En América del Sur, los diez desastres más importantes ocasionaron el 60% del total de víctimas mortales (34.854 muertes) y 38% de las pérdidas económicas (US$ 39.200 millones). Las crecidas causaron el 90% de los episodios que conforman la lista de los diez principales desastres por número de muertos y el 41% de los episodios que figuran en la lista de los diez principales por pérdidas económicas.

Peligran los arboles

Según un informe de Botanic Gardens Conservation International, casi un tercio de las especies de árboles en el mundo están en peligro de extinción. Uno de los datos más alarmantes es que el número de especies amenazadas es el doble del número combinado de mamíferos, aves, anfibios y reptiles amenazados.

Unas 17.500 especies, alrededor del 30% mundial, están en peligro de extinción, mientras que a 440 especies les quedan menos de 50 ejemplares en estado salvaje. Algunos de los tipos de árboles mencionados son las magnolias, robles, arces y ébanos.