Bolsonaro desafiante: “Me sacarán muerto o con la victoria”

En el aniversario de la independencia de Brasil, miles de personas salieron a las calles para respaldar al presidente Jair Bolsonaro.

8 de septiembre, 2021

Bolsonaro desafiante: “Me sacarán muerto o con la victoria”

Ayer, en un nuevo aniversario de la independencia de Brasil, miles de personas salieron a las calles para respaldar al presidente Jair Bolsonaro.

Con la consigna “defensa de la libertad” como bandera, los brasileños se manifestaron en las ciudades de todo el país, y se destacaron las concentraciones en Brasilia, San Pablo y Río de Janeiro.

El mandatario sobrevoló en helicóptero Brasilia y más tarde dio dos polémicos discursos desde la capital y San Pablo. En ambos, volvió a amenazar al Supremo Tribunal Federal y al Tribunal Superior Electoral, los cuales no aceptan su pedido de contar los votos manualmente en las elecciones de 2022 y lo están investigando por difundir noticias falsas sobre las instituciones democráticas.

Respecto al juez Alexandre de Moraes, quien lo investiga por sus ataques a las instituciones y que recientemente ordenó la detención de varios de sus aliados, Bolsonaro expresó: “No es posible admitir que una persona, un solo hombre perturbe nuestra libertad. Decirle a este ministro que todavía tiene tiempo para redimirse, todavía tiene tiempo a presentar sus disculpas (…) deja de ser un sinvergüenza. Deja de oprimir al pueblo brasileño, deja de censurar al pueblo”.

Además, dijo que a partir de ahora desobedecerá las disposiciones de Moraes, ya que “la paciencia de nuestro pueblo se agotó (…) no podemos aceptar más prisiones políticas en nuestro Brasil. O el jefe de ese poder encuadra a los suyos o ese poder puede sufrir aquello que nosotros no queremos”.

“Les digo a los canallas que nunca iré preso (…) me sacarán muerto o con la victoria”, agregó en tono desafiante.

Según el analista Oliver Stuenkel, “el peligro más inmediato que enfrenta la democracia brasileña no es un golpe militar, ya que Bolsonaro es demasiado débil para eso, sino un caos constitucional permanente”.

En ese sentido explicó que, durante el resto del mandato del actual presidente, que finaliza en diciembre de 2022, “la política brasileña estará determinada por dos realidades: el presidente es demasiado débil para organizar un golpe militar y la oposición es demasiado débil para acusarlo”.

Aunque la asistencia fue multitudinaria, no se contabilizaron los 2 millones de personas que el oficialismo esperaba. Ante la tensa situación, en algún momento se temió que algunas personas atacaran edificios gubernamentales, como sucedió el pasado 6 de enero en Estados Unidos.

Sin embargo, más allá del pedido de una intervención militar y algunos enfrentamientos menores, no hubo grandes problemas.

Por su parte, de Moraes publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en donde pedía que “este siete de septiembre, conmemoremos nuestra independencia, que garantizó nuestra libertad y que solamente se fortalece con un respeto absoluto a la democracia”.

En esta línea, el presidente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Bruno Araújo, convocó una reunión partidaria para discutir el apoyo a una eventual apertura del juicio político contra Bolsonaro por sus “amenazas”.

Las marchas a favor de Bolsonaro se dieron en un momento en que su imagen está en el nivel más bajo desde que llegó al poder. Según muchas encuestadoras, el líder de ultraderecha podría perder las elecciones en primera vuelta con el expresidente Lula da Silva.

Por ello, en las últimas semanas Bolsonaro criticó duramente el sistema de votación electrónico que se utiliza en su país desde 1996, ya que considera que es muy manipulable y se utilizará para realizar fraude electoral en su contra. Una estrategia similar a la implementada por su amigo y expresidente Donald Trump en EE.UU.