Suecia se consolida como la Silicon Valley de Europa

Tiene 0,8 unicornios por cada 100.000 personas.

12 de agosto, 2021

Suecia se consolida como la Silicon Valley de Europa

Silicon Valley, en la zona sur de San Francisco, es conocida internacionalmente por alojar a muchas de las mayores corporaciones de tecnología del mundo. La supremacía del hub ideado por la Universidad de Stanford en los ’40 del siglo pasado es indiscutible. Sin embargo, un país nórdico comienza a posicionarse como la opción europea.

Actualmente, Suecia (y su capital, Estocolmo, en particular) posee la tercera tasa de startups (empresas creadas sobre una base tecnológica y con una elevada capacidad de crecimiento) más alta del mundo, solo por detrás de Turquía y España, con 20 startups cada 1.000 empleados. Además, según la OCDE, posee la tasa de supervivencia más alta para startups en cualquier región (74%).

Por otra parte, Estocolmo ocupa el segundo lugar después de Silicon Valley en términos de unicornios per cápita. La región europea posee cerca de 0,8 por cada 100.000 habitantes, mientras que la norteamericana posee 1,4. La capital sueca también alberga a muchas de las grandes empresas del momento, como Spotify, Skype y Klarna (especializada en soluciones de pago y fraccionamiento de compras sin intereses).

Como es de esperar, estas increíbles cifras no son una casualidad, sino una consecuencia del Estado de Bienestar sueco: a finales de los ‘90, el Gobierno implementó una política que les permitiría a todas las familias adquirir una computadora. El plan, que se aplicó entre 1998 y 2001, posibilitó la compra de más de 850.000 computadoras, llegando a casi una cuarta parte de los cuatro millones de casas del país.

Al mismo tiempo, se realizó una temprana inversión en conectividad a Internet. En 2005 había 28 suscripciones de banda ancha por cada 100 personas en Suecia, mientras que en Estados Unidos la proporción era de 17 y el promedio global era de 3,7.

Por otra parte, también existe una red de seguridad social que le permite a la población ser menos vulnerables a la hora de asumir riesgos. Por ejemplo, una pareja con un hijo podría estar relativamente tranquila gracias a un sistema que les garantiza hasta el 80% de su salario anterior durante los primeros 300 días de desempleo.

Sin embargo, más allá de las buenas noticias, las ganancias de capital en Suecia se gravan al 30% y el impuesto sobre la renta es de hasta el 60%, lo cual podría frenar ese increíble auge. Spotify, por ejemplo, amenazó irse de su país natal porque le costaba atraer talentos.