Un rebote a dos velocidades amenazado por la variante Delta

La variante Delta puede frenar el repunte que la economía está experimentando de la mano de la industria.

3 de agosto, 2021

Un rebote a dos velocidades amenazado por la variante Delta

La economía continúa con una recuperación que, el propio Gobierno reconoce, avanza a “dos velocidades”. Por un lado, se encuentran los rubros con mejores rendimientos: industria, construcción y comercio (aunque no todos los rubros) mientras los servicios, sobre todo los ligados a la movilidad, quedaron más rezagados. 

En ese marco, la variante Delta del Covid pone en peligro la recuperación y podría generar mayores heterogeneidades en la normalización de las actividades. El avance de la vacunación, que creció considerablemente en los últimos meses, será fundamental para absorber el impacto y evitar mayores complicaciones.

“La segunda ola ensanchó esa brecha entre la recuperación de los sectores vinculados a los bienes, como la industria manufacturera y la construcción, y los servicios no esenciales”, explicó el economista sectorial de Abeceb, Santiago Manoukian, ante El Economista. “Si hay nuevas restricciones, debido a la desmejora de la situación sanitaria, los sectores más vinculados a la movilidad y el ocio como hoteles y restaurantes o teatros, serán los más perjudicados”, agregó el especialista.

Los ganadores

Los últimos datos del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI),  mostraron que en junio y julio la industria superó el golpe que representó la segunda ola durante los dos meses previos. Actualmente, la producción industrial se encuentra por encima de los niveles en los que operaba en 2019. 

En concreto, junio marcó un incremento en la actividad industrial del 8,2% respecto al mismo mes de 2019 y en julio esa comparación arrojó un alza de 4,8%. Según el consumo de energía de unas 1.000 plantas industriales de todo el país en base a datos de Cammesa, el conjunto de las ramas que conforman la actividad manufacturera está 4% por arriba del nivel de producción de hace dos años atrás.

A esto se suman los datos de la construcción, que también anticipan buenos resultados en el sexto y séptimo mes del año. El fin de semana, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, comentó al respecto que estos datos demuestran que Argentina tiene una economía que funciona “a dos velocidades”, donde “hay sectores que están empujando bastante fuerte la recuperación y ahí destaco el caso de la industria”. 

Decimos dos velocidades porque industria, construcción, economía del conocimiento estuvieron creciendo muy bien y en muchos casos por encima de los niveles prepandemia. Y otros sectores, todavía siguen golpeados, como el turismo, gastronomía y la actividad cultural“, apuntó el ministro.

Por ahora, el equipo económico del Gobierno prevé un crecimiento del PIB en torno al 7% para 2021, aunque reconocen que esas estimaciones están plagadas de incertidumbre porque no hay certezas sobre lo que puede ocurrir con la pandemia. Si eso se despeja, los funcionarios se animan a pensar un crecimiento “un poco por encima” de ese 7%.

Hasta ahora los analistas privados también coinciden con ese diagnóstico, la caída del año pasado dejó un margen importante para la recuperación pero el futuro es algo muy poco claro. “Pensamos que la actividad económica ingresó en un sendero de crecimiento ininterrumpido a partir de junio que, de no ocurrir un rebrote epidemiológico y/o cambiario, durará hasta pasadas las elecciones”, comentó Econviews en su último reporte. 

Siendo optimistas, el crecimiento del 2021 podría estar incluso más cerca del 7,5% que del 7%, que por ahora mantenemos como escenario base, principalmente porque los riesgos mencionados tienen una probabilidad de ocurrencia para nada despreciable”, detallaron. 

Dos velocidades

Las actividades más ligadas a la movilidad continúan con un rezago bastante considerable. El ejemplo claro es el rubro de hoteles y restaurantes que, en base a los últimos datos del Indec, en los primeros cinco meses de 2021 tuvo una caída de 16,1% respecto al mismo período de 2020 y de 46,4% contra el mismo lapso de 2019. De todas formas, existen algunos indicios positivos para junio y, sobre todo, julio.

Los datos en tiempo real de movilidad que proporciona Google arrojaron en la última semana dos resultados muy positivos. En primer lugar, la movilidad a comercios y lugares de recreación alcanzó el mayor nivel desde que comenzó la pandemia, superando incluso los picos de diciembre último. 

Por otro lado, la movilidad a lugares de trabajo también se encuentra en los mayores niveles desde febrero de 2020. Sobre este último punto, todavía no es posible estimar la cantidad de trabajadores que actualmente desarrollan sus tareas mediante el teletrabajo o de manera mixta.

El riesgo de la Delta

En este escenario, un recrudecimiento de la situación sanitaria pone en alerta una recuperación de por sí incipiente y heterogénea. Los especialistas coinciden en que, si bien no habrá un confinamiento como el que comenzó en marzo de 2020, quedarían afectadas principalmente las actividades ligadas a la interacción social y a la movilidad, que ya vienen bastante rezagadas. 

Esta posible tercera ola por el ingreso de la nueva variante implicaría un crecimiento en la brecha entre los sectores de la economía que mejor rendimiento venían mostrando en detrimento de los que no”, estimó Manoukian. “Hay cambios que operan en la economía que no van a permitir una vuelta de esos sectores a los niveles de actividad previos a la pandemia, la recuperación además será más lenta”, agregó.

De ahí el riesgo que implica la variante Delta en nuestro país. El Ministerio de Salud confirmó ayer que se registraron 80 casos de esa cepa de coronavirus, la más contagiosa, en cinco jurisdicciones del país. Sin embargo, a estas 80 personas se les suman 12 más que fueron contacto estrecho de casos Delta que tienen diagnóstico de Covid-19, aunque todavía “sin secuenciación”.

La detección de los casos se da en un contexto epidemiológico de descenso sostenido del número de contagios desde hace nueve semanas, que representa una reducción del 67% de los casos de Covid-19, entre el pico de mediados de mayo de 2021 hasta ahora, según lo que informó la cartera de Salud.

Todo indica que la actividad económica se va a seguir recuperando este segundo semestre”, indicó el director del CEP XXI, Daniel Schteingart, ante El Economista. Para el especialista, “esta pandemia siempre puede generar dificultades, pero en el mundo todavía no hay un impacto económico de la variante Delta, por el momento” y comentó que “en el Reino Unido hay un aumento considerable de los casos, pero no así de muertes e internaciones”.

Lo más preocupante es que este factor no está asociado a decisiones directas del Gobierno, es un problema a nivel mundial. El presidente de la FED de Minneapolis, Neel Kashkari, afirmó este domingo que la variante Delta podría evitar que algunos estadounidenses busquen trabajo, lo que podría dañar la recuperación económica de los Estados Unidos.

“Consideramos que no va a volver a haber una situación de confinamiento como la que vimos el año pasado, hay un avance importante en la vacunación y se aprendió de aquella experiencia”, dijo director de Econviews, Andrés Borenstein, ante El Economista

“En un contexto de elecciones es muy poco probable que el Gobierno imponga restricciones que puedan complicar la recuperación. Hay que avanzar mucho con la segunda dosis durante agosto”, agregó Borenstein. “Programas como la ampliación del Ahora 12 necesitan una situación económica favorable para generar un buen clima social”, concluyó.

En ese marco, Argentina enfrentará en los próximos meses una suba en el aumento de casos que posiblemente pongan un freno a la recuperación en términos agregados. La vacunación, que avanza muy rápido, seguramente va a tener un rol muy importante. Algunos sectores, vinculados a los bienes, podrían continuar con buenos desempeños, mientras que los servicios serían los más afectados. Las elecciones están muy cerca y el Gobierno necesita mostrar una economía en recuperación.

**

Comercio no llegó a un acuerdo y seguirá negociando 

La reapertura de la paritaria de Comercio no llegó ayer a buen puerto y pasó a cuarto intermedio hasta esta tarde. El gremio quiere sumar, por lo menos, 10% al acuerdo firmado en abril (32%) para casi 1,2 millones de trabajadores mercantiles. La reunión tuvo lugar en el Ministerio de Trabajo y dejó un final abierto que, se espera, concluya esta tarde. 

La Federación de Empleados de Comercios y Servicios (Faecys), dirigida por Armando Cavalleri, volvió a reclamar que se adicione 10% remunerativo a los salarios, con el objetivo de alcanzar la nueva pauta que propone el Gobierno por encima del 40%. Además, Cavalieri pidió que se mantenga la cláusula de revisión prevista para enero de 2022 para sostener una nueva instancia de adecuación de los haberes. Eso, hasta ahora, es casi un hecho. 

La semana pasada, los empresarios ofrecieron porcentajes no remunerativos, pero eso no contentó a Cavalieri. Ayer volvieron a insistir con las sumas no remunerativas y el resultado fue el mismo. La negociación formal continuará hoy a las 14:30. La intención del gremio es sostener los pagos fijados por el acuerdo original firmado en abril: 8% en mayo, 8% en septiembre, 8% en enero 2022 y 8% en febrero de ese mismo año, y sumarle un 10% a cobrarse en este 2021.