Con una inversión de más de US$ 26 millones, Penalty vuelve a fabricar en el país

Penalty contará con tres localidades para su producción en la Argentina, e impulsará un plan de inversión hasta 2023.

24 de agosto, 2021

Con una inversión de más de US$ 26 millones, Penalty vuelve a fabricar en el país

La empresa brasileña Penalty le anunció al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, que ya se encuentra produciendo en el país calzado e indumentaria deportiva, con una inversión superior a los US$ 26 millones. El plan de inversiones consiste en la producción nacional hasta el año 2023. 

Acompañaron al ministro en la reunión el embajador de Argentina en Brasil, Daniel Scioli, y el secretario de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale.

Emerson Shiromaru, el presidente de Penalty Argentina, fue quien detalló el plan de inversiones y luego expresó: “Estamos muy contentos porque luego del anuncio de la semana pasada, llegó el momento de materializar nuestro retorno al país para producir aquí una importante línea de productos. Vemos una verdadera oportunidad para jugar fuerte en el mercado argentino que tiene una demanda constante de botines, pelotas e indumentaria, fruto de esa relación tan intensa que tienen aquí con el deporte. Los argentinos son muy apasionados por los deportes de equipo, lo que hace que Penalty tenga una visión muy positiva del trabajo en la región y este es sin duda uno de los grandes factores que motivan la participación de nuestra empresa en el país”.

El retorno de Penalty generará unos 150 puestos de trabajo iniciales, con una perspectiva de expansión real que tendrá un impacto muy positivo en las 3 localidades donde ya produce y en comercios de todo el país. El mayor volumen de producción se concentrará en la fábrica de Bicontinentar que está en Chivilcoy.

“Nuestro objetivo es impulsar la producción nacional mediante, ensamble de partes y componentes, como suelas y capelladas, como así también productos terminados 100% nacionales orientados al calzado e indumentaria. Es una apuesta a la industria nacional generando mano de obra y puestos de trabajo, tanto en las fábricas como así también en los comercios de todo el país”, completó Shiromaru, el ejecutivo brasileño que dirige las operaciones de Penalty en Argentina.

La empresa destacó la gran colaboración del embajador Scioli, en el regreso de Penalty al país. Además, aseguraron que generó los vínculos para facilitar todo lo necesario para retomar la producción.

Penalty desembarcó en el país en 1998 y luego logró un importante crecimiento en el mercado local. En diciembre de 2018, sufrió el efecto de una apertura importadora y debió cerrar sus fábricas de Florencio Varela. En marzo de este año, la empresa de capitales argentinos, Bicontinentar Footwear Technologies, volvió a reabrir la fábrica que pertenecía a Paquetá, que por años le produjo a grandes marcas y desde allí es donde Penalty producirá sus botines para abastecer al mercado interno.