La provincia de Buenos Aires deja las fases y adopta un sistema nuevo para enfrentar la pandemia

El nuevo sistema que adoptó la provincia de Buenos Aires ahora consistirá de dos fases según la situación sanitaria de cada municipio: una “general” y una de “reserva”.

10 de agosto, 2021

La provincia de Buenos Aires deja las fases y adopta un sistema nuevo para enfrentar la pandemia

El Gobierno bonaerense modificó el sistema de fases que regía desde junio de 2020 y estableció una nueva estrategia de gestión de la pandemia de coronavirus en la que los en base a los indicadores de la situación sanitaria y epidemiológica.

Así lo explicó este martes el jefe de Gabinete de la provincia, Carlos Bianco, durante una conferencia de prensa que encabezó en la Casa de Gobierno, en La Plata, junto al ministro de Salud, Nicolás Kreplak

Allí, Bianco dijo que el sistema va “en consonancia con las nuevas normativas dispuestas el viernes por el Gobierno nacional”. De ese modo, el decreto 583 que ayer firmó el gobernador Axel Kicillof y que se publicará hoy en el Boletín Oficial del distrito, dispone que se actualiza el sistema de fases.

Desaparecen las fases de alto, medio y bajo riesgo sanitario y epidemiológico (fases 2, 3 y 4). Sólo contaremos con dos fases: la general, que aplica a toda la provincia de Buenos Aires, y la de reserva, que es la de alarma sanitaria y epidemiológica“, explicó el funcionario.

En ese sentido, sostuvo que en la fase general, en la que actualmente se encuentran los 135 municipios, se pueden llevar adelante distintas actividades recreativas, culturales, comerciales o de servicios. 

El funcionario recalcó que en esas actividades en espacios cerrados “el aforo es de hasta el 70%, salvo bingos o casinos, que es del 30%”. No obstante, remarcó que “quedan suspendidos viajes grupales, reuniones sociales de más de 10 personas en el interior de las viviendas, las reuniones de más de 20 personas ​en espacios exteriores, las reuniones en espacios públicos de más de 100 personas, las actividades en discotecas, salones de fiestas o de baile”. “Sí se pueden realizar eventos masivos hasta 1.000 personas”, destacó.

Respecto a la fase de reserva, de alarma epidemiológica y sanitaria, expresó que “en caso de que tenga que ponerse en vigencia, sólo se aplicará en aglomerados urbanos o distritos de más de 300 mil personas; es decir, en el AMBA 40 o en los municipios de Mar del Plata y Bahía Blanca”.

Los parámetros nuevos que estableció el Gobierno nacional y que la provincia ha adoptado, a partir de los cuales eventualmente esos municipios pasarían a fase de reserva, son dos: una ocupación de camas UTI superior al 80% y además una variación porcentual un 20% superior a la semana previa de las internaciones en UTI“, detalló Bianco.

En esos casos, subrayó que hay “restricción de circular de 20 a 6 horas, se prohíbe cualquier tipo de evento masivo, hay un aforo máximo de 50% para actividades económicas, comerciales y de servicios, y del 30% en actividades recreativas, culturales y religiosas”. También puntualizó que en la fase de reserva “no se pueden realizar reuniones sociales en domicilios particulares ni en espacios públicos al aire libre” e indicó que “el transporte público sólo podría ser utilizado por personal esencial”.

Toda la provincia se encuadra ahora en la fase general. Hoy en día no tenemos distrito en situación de alarma sanitaria”, celebró y atribuyó ese hecho a los cuidados mantenidos por los bonaerenses y al avance de la campaña de vacunación.

Por último, el funcionario remarcó que “la pandemia no terminó” e hizo hincapié en la necesidad de “seguir cumpliendo protocolos y manteniendo los cuidados como uso de barbijo, ventilación y distanciamiento”. “Estamos en una situación más holgada, pero nos tenemos que seguir cuidando. Agosto es el mes de las segundas dosis. Tenemos que terminar de inmunizar a toda la población, como corresponde, como es el derecho de todos los bonaerenses”, concluyó Bianco.