Migliore: “Las empresas van incorporando a la economía social y popular a su cadena de valor”

El Gobierno porteño lanzó FONDES, un fideicomiso público-privado que busca impulsar los emprendimientos de la economía social y popular en la Ciudad de Buenos Aires. María Migliore, la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, destacó el rol de los empresas para la inclusión de estos sectores.

2 de agosto, 2021

Migliore: “Las empresas van incorporando a la economía social y popular a su cadena de valor”

Por Agustina Parise

Según información del Gobierno porteño, 500.000 personas trabajan y se desarrollan en la economía de manera informal y tienen dificultades para crecer por distintas barreras estructurales. La ministra de Desarrollo Humano y Hábitat de la ciudad de Buenos Aires, María Migliore, destacó en una entrevista con El Economista el papel del sector privado para la inclusión de emprendimientos de la economía social y popular en el circuito formal. 

Allí es donde entra el FONDES, un fideicomiso en el Banco Ciudad del sector público y privado destinado a atacar uno de los problemas que enfrentan los emprendimientos de la economía popular y social: el financiamiento de entidades financieras. 

En un momento marcado por la pandemia, ¿cuáles son los mayores desafíos que encuentra la economía popular y social?

La economía social para crecer tiene siempre tres barreras que son estructurales. Tienen barreras en la producción, en los canales de comercialización y en el acceso al  financiamiento. Nosotros lo que hicimos en cada una de las barreras o desafíos que enfrentan es tratar de ir creando distintas herramientas para poder ayudarlos a poder destrabarlas y crear nuevas oportunidades. En ese sentido, para lo que tiene que ver con la producción, estamos trabajando mucho para lo que tiene que ver con habilitaciones y con asistencias técnicas. Para la comercialización, estamos diversificando canales a través de programas de compra pública sustentable con empresas a partir de lo que fue la Ley de Economía Social y Popular para que puedan trabajar con el estado. Y, lo que tiene que ver con acceder con financiamiento, justamente la herramienta que diseñamos es el FONDES, una inversión pública-privada que queremos hacer crecer y que estamos presentando a distintas empresas del sector privado para que puedan sumarse e invertir acá. Para nosotros esta herramienta es importantísima. Es una herramienta que vemos novedosa también para poder hacer una inversión social que tenga mayor impacto. Esa es una de las claves más importantes para que la inversión del sector privado pueda multiplicarse y para que los emprendimientos de la economía social y popular, que tienen tanto valor y que necesitan financiamiento para poder invertir, tengan una herramienta accesible para ellos. Sabemos que hoy están muy lejos de que puedan acceder a un crédito bancario. Entonces, nos parece muy importante poder desarrollar esa herramienta y que pueda ir creciendo para poder ofrecer una herramienta estructural en el mediano y largo plazo.

Respecto al sector privado, ¿de qué manera se puede integrar en la inclusión de las economías populares y sociales? ¿Qué rol cumplen las empresas B en este punto?

Nosotros no entendemos que sea posible un proyecto de desarrollo sin prescindir del involucramiento del sector privado. Lo que nosotros observamos es que muchas veces los procesos de desarrollo no impactan de forma directa en lo social. Entonces, lo que queremos del Estado es generar un puente entre ambos sectores para que puedan integrarse. Un ejemplo de esto tiene que ver con que contraten gente. Otro con que incorporen a los emprendimientos de economía popular dentro de la cadena de proveedores de las empresas. Esto está pasando mucho para compras de producción de alimentos o textiles. Distintas empresas se animan a incorporar a la economía social y popular como parte de su cadena de valor. Para nosotros, para la inclusión de la economía social, el impacto es central. Ahí vemos que hay una gran oportunidad para empezar a construir diagonales y crear un paradigma que nos permita producir y crecer de una manera sustentable en términos medioambientales y sociales. 

La mayor parte de los emprendimientos de economía popular y social se encuentran dentro del trabajo informal, ¿qué aspectos se deben tomar en cuenta para disminuirlo?

Nuestro trabajo es crear marcos nuevos que puedan generar accesos posibles para la formalización, acompañarlos en eso y que de ahí puedan crecer. Es central acompañarlos para que puedan seguir esos pasos y que esos pasos sean accesibles también. 

Por otro lado, ¿cómo ve la situación habitacional de la Ciudad? 

Nosotros en los barrios populares trabajamos mucho para generar igualdad de oportunidades y trabajamos en distintos procesos de manera integral en la infraestructura y en componentes de vivienda, en componentes desde lo socioproductivo. Es un camino que hay que seguir profundizando. Vemos que los principales problemas son el acceso a la vivienda y la calidad de ellas. En los barrios populares hay un cierto déficit de estructura, y en eso estamos trabajando a través de programas de construcción de viviendas nuevas o del mejoramiento de las existentes, haciendo intervenciones para que sean habitables con ciertos servicios mínimos y una calidad estándar para que estén bien los vecinos y vecinas que viven ahí. 

¿Cree que una de las principales barreras para acceder a una vivienda digna tenga que ver con los aumentos en los alquileres que se están observando en la Ciudad? ¿Cómo se ataca ese problema?

Nosotros creemos que el problema tiene que ver mucho con una dinámica nacional. Sí, desde la Ciudad se sancionó una Ley de Alquileres justamente para hacer más accesible el ingreso a una casa bajando la comisión y todo ese tipo de cuestiones para que pueda ser accesible alquilar. Pero son temas que hay que trabajarlos desde la Ciudad y también desde las dinámicas nacionales.