Mercosur, pandemia y crisis hídrica: acercamiento con Lacalle Pou y dardos contra Bolsonaro

Fernández recibió a Lacalle en un día agitado.

16 de agosto, 2021

Mercosur, pandemia y crisis hídrica: acercamiento con Lacalle Pou y dardos contra Bolsonaro

El pasado viernes, con la agenda dominada por #LaFoto, el presidente Alberto Fernández recibió a su par uruguayo, Luis Lacalle Pou, en la Quinta de Olivos con el objetivo de mejorar la relación entre ambos y, sobre todo, encontrar un mecanismo para acercar posiciones sobre el tema que los había enfrentado: el Mercosur.

Junto a los mandatarios estuvieron presentes los cancilleres Felipe Solá y Francisco Bustillo. En general, el encuentro terminó en buenos términos y ambas partes acordaron mantener el “diálogo directo frente a cualquier problema que se presente” en el bloque regional.

Sin embargo, aunque Fernández le expresó a Lacalle que comprendía la necesidad uruguaya y se comprometió a “buscar una fórmula dentro de la institucionalidad del organismo regional que sea útil a esa demanda”, ninguno dio señales de que cambiaría su postura a corto plazo.

Los mandatarios tuvieron dos fuertes cruces debido a dos exigencias del eje uruguayo-brasileño para flexibilizar el Mercosur. Uno es la negociación de acuerdos comerciales individualmente y el otro corresponde a la reducción  del Arancel Externo Común (AEC) a la mitad.

Esto, y la postura proteccionista argentina, provocó que, durante la celebración por los 30 años del bloque regional, Lacalle llamará a nuestro país un “lastre”. Por su parte, Fernández le recomendó “bajarse del barco” si algo no le gustaba.

Unos meses después, el pasado 7 de julio, Uruguay anunció que, pese a que el Tratado de Asunción lo prohíbe, comenzaría a negociar pactos individualmente. Un día después, cuando Jair Bolsonaro asumió la presidencia pro-tempore del Mercosur, Fernández le recordó “que nadie se salva solo”.

Justamente, ahora que Brasil lidera el bloque regional, se espera que las propuestas de modernización tomen un nuevo impulso. En esa línea, el país oriental se conformaría con que la Argentina no se interponga en sus conversaciones con países como el Reino Unido y China.

Ante la negativa de ambas partes a ceder, una de las grandes cuestiones es qué futuro le depara al Mercosur. Consultado por El Economista, el politólogo Ignacio Labaqui dijo que desde principios de siglo el bloque “no muestra progreso alguno”, al menos respecto de los compromisos asumidos en Asunción y Ouro Preto.

“El componente novedoso de estos últimos dos años es tal vez la frialdad en la relación entre Argentina y Brasil. Y también en el hecho de que Argentina tiene posturas que van a contrario de las de los otros socios”, agrega.

En esta línea, Francisco de Santibañes, vicepresidente del CARI, explicó que “en la medida en que Brasil y la Argentina no coordinen su política exterior y busquen profundizar su alianza estratégica no podemos ser muy optimistas respecto al futuro del bloque”. Además, agrega: “La ideologización de la política exterior y su subordinación a cuestiones partidarias viene dañando no sólo al Mercosur, sino al proceso de integración regional en general”.

Sin embargo, eso parece poco probable. El fin de semana, el presidente Fernández presentó el programa PreViaje desde Misiones y se encargó de criticar a su par brasileño por la pandemia y la bajante del Paraná.

Sobre el primer asunto, el mandatario dijo que “muchos argentinos llegaron a través de Foz de Iguazú cuando Brasil era bastante liberal en el tratamiento de la pandemia y de ahí llegaban, y con esos pasajeros muchas veces venía un virus y se propagaba entre todos nosotros”.

Por otra parte, a la hora de analizar la situación del Paraná, explicó que existen países que “prefieren cuidar los pulmones del mundo, mientras en otros lugares prefieren sembrar soja y avanzar con la deforestación”.