Llegaron los DEG y sólo las acciones pudieron sonreír

Con el anuncio de la asignación especial de DEG que hizo ayer el FMI, la bolsa porteña tuvo una jornada, con un dólar quieto y el riesgo país por debajo de los 1.600 puntos.

24 de agosto, 2021

Llegaron los DEG y sólo las acciones pudieron sonreír

Por Luis Varela

Como en el “Antón Pirulero”, cada una de las partes involucradas en los movimientos del poder atendieron juegos diferentes: en el Gobierno estuvieron ampliamente aliviados porque entraron desde el FMI los Derechos Especiales de Giro equivalentes a US$ 4.335 millones, en la política todos siguen revisando y respondiendo a encuestas que vienen con votos mucho más dispersos que lo imaginado hasta ahora y los inversores propiamente dichos vivieron una mañana de tensiones ultimando VEPs y tokens para cumplir con el vencimiento de Ganancias y Bienes Personales.

Detrás de esos intereses absolutamente contrapuestos, la confirmación de que la ayuda del Fondo ya está en Reconquista 266 garantiza que al menos este año Argentina no entrará en default con ese organismo, tiene los dólares suficientes como para cumplir con dos cuotas de vencimiento de capital e intereses que vencen en septiembre y diciembre, y eso permitió que las acciones argentinas tuvieran un muy buen día, sobre todo los ADR en la Bolsa de Nueva York, mientras que los bonos siguen sin reacción, pero con la sola aparición de los DEG fue posible que el riesgo país cediera 27 puntos, hasta 1.572 puntos básicos.

El rumbo de los dólares

En el mercado cambiario, mientras tanto, la oferta y la demanda se movió con un desequilibrio poco habitual. Así como ocurrió hace cuatro meses, cuando se pagó el impuesto a la riqueza, esta vez también hay una mayor oferta de dólares de parte de inversores que deben cumplir con la AFIP, por lo que creció por ese flanco la venta de dólares para conseguir pesos, y en muchos casos lo más traumático fue el amontonamiento de pedidos a contadores, que mandaban los VEPs para pagar los impuestos desde los homebanking, pero muchos inversores medianos no tenían el token actualizado, y se vieron corridas a cajeros automáticos, para confeccionar aplicaciones que para algunos están en castellano y para otros en japonés.

Sea como fuere, el resultado del día, a pesar de las restricciones puestas por el BCRA para que se opere sólo por cuenta propia en el contado con liquidación, de los 14 dólares de Alberto ayer el dólar blue volvió a estar quieto, con intervención de venta de bonos y de dólares orientadas desde el Gobierno, pero los otros 13 tipos de cambio se colocaron para arriba. Y no hubo mucho nerviosismo cuando Alberto Fernández, en campaña, en San Juan, vociferó que los DEG del FMI no serán usados para pagarle al organismo, sino para pagar deuda social. Eso fue como un eco: Cristina ya sentenció hace unos días que se le pagarán al FMI las dos cuotas de septiembre y diciembre, que totalizan US$ 4.550 millones desde ahora hasta a fin de año (US$ 3.800 millones de capital y US$ 750 millones de intereses), US$ 215 millones más que los DEG ingresados ayer.

Política y mercados

Mientras Argentina se debate en todas estas movidas a 450 horas de las PASO, los negocios financieros mundiales están prestándole atención a otra orquesta. 

El jueves se reúnen en Jackson Hole (EE.UU.) muchos de los principales banqueros mundiales del mundo, aunque con ausencias importantes, ya que hasta este momento Chirstine Lagarde, titular del BCE,  no confirmó su asistencia. Pero definitivamente, en la reunión se buscará acordar las bases de política monetaria global para la presente salida de la pandemia, con el covid todavía causando muchos contagios y muertes, y con gran incertidumbre, que obliga a muchos países a iniciar la vacunación con tercera dosis.

Hasta el momento, debido a la cantidad de daño del covid, los inversores siguen sin estar convencidos de que la Reserva Federal iniciará en noviembre un tapering (corte de compra de bonos) demasiado agresivo, lo cual hace que muchos crean que seguirán lloviendo dólares desde helicópteros, por lo que las bolsas del mundo, esencialmente Wall Street, seguirá regado con liquidez, y la efervescencia de la cotización de los papeles privados seguirá bailando un tiempo más en la zona de récords, navegando en la espuma de una burbuja ciertamente peligrosa.

Esa convicción hizo que el dólar retrocediera ayer contra casi todas las monedas del mundo y que hubiera dispersión en el interés por los bonos del Tesoro norteamericano. Así, en el exterior, el dólar no cambió ayer en Brasil, pero bajó 0,1% contra el yen, 0,2% contra el mexicano, 0,3% contra el chileno, 0,4% contra el euro y 0,8% contra la libra. Al tiempo que hubo tendencia mixta en los Fed Bonds, con la tasa a 5 años ubicada en el 0,77% anual, a 10 años del 1,25% y a 30 años del 1,88%.

En Argentina mientras tanto, atentos a lo que dijo Alberto en San Juan, y a que en pocos días ya estarán cubiertos los pagos impositivos gruesos de este mes, solo el blue estuvo quieto, al tiempo que el resto de billetes verdes estuvo en alza. Considerando que las tasas de interés siguen quietas como desde hace nueve meses (38% las Leliq y 37% los plazos fijos), el BCRA recibió US$ 4.335 millones en DEG, pero al final del día las reservas crecieron en solo US$ 4.258 millones, lo cual significa que en el balance diario se usaron 77 millones por importaciones o por participación en el mercado de cambios, con venta de bonos, lo cual llevó al título más corto del canje (el AL29) a una tasa a vencimiento otra vez hirviendo, en el 22,5% anual.

La calma del mercado

 Debajo de esos esfuerzos oficiales para mostrar en campaña que el mercado cambiario está muy en calma, el dólar turista subió 19 centavos hasta $169,55, el oficial subió 12 centavos hasta $102,76, el blue cerró sin cambios en $182, el dólar mayorista subió 9 centavos hasta $97,40, el dólar Senebi subió 42 centavos hasta $175, el dólar MEP subió 14 centavos hasta $169,46 y el contado con liquidación subió 14 centavos hasta $169,41. Y con eso, la brecha entre oficial y blue fue del 77,1% y la del CCL con el mayorista fue del 73,9%. Y, medidos en pesos, la libra subió $1,26 hasta $133,67, el euro subió 66 centavos hasta $114,39 y el real subió 2 centavos hasta $18,10.

Y estos números reflejan otra particularidad: el Gobierno está muy enfocado en mantener al dólar quieto, pero ayer el peso argentino volvió a retroceder contra otras monedas no dólar. Y, por cierto, a sabiendas de que la preocupación oficial es únicamente el dólar, sobre todo el blue, porque influye en las remarcaciones de precios, en la calle Florida los arbolitos empezaron a lanzar una cantinela distinta: ya no dicen “dólar cambio”, sino que canturrean “dólar, euro, real, cedears, criptos, cambiooo”.

En base a todas estas actuaciones de campaña, los títulos argentinos volvieron a perder otra vez un poco de precios, con muy bajo volumen operado y más del 60% de lo transado utilizando únicamente los dos bonos que llevan al dólar: el AL30 al dólar MEP y el AG30 al contado con liquidación, aunque las vías pueden ser igualmente realizadas con otros títulos.

En cuanto al resto de los valores del día, lo más importante fue una gran reacción de los commodities a la debilidad del dólar. El petróleo pegó una recuperación formidable de casi 6%. Los metales básicos subieron 2% y los metales preciosos también subieron en consonancia. Los granos estuvieron en cambio sin tanta sonrisa, ya que casi no se movieron en Chicago pero siguieron muy firmes en Rosario, bajo influencia de la seca del Paraná. Y el día se inició con un brinco para las criptomonedas, ya que PayPal anunció que comenzará a usarlas en Gran Bretaña, por lo que el Bitcoin superó en la apertura los US$ 50.000 (70% más que desde la última caída), pero con el correr de las horas ese valor no se sostuvo y terminó apenas 0,5% arriba del viernes, a US$ 49.400.

Donde el optimismo no termina de agotarse es en el mundo de los papeles privados. Después de una mala evolución a lo largo de la semana pasada, los rumores de que Jackson Hole puede venir líquido hicieron que los índices de Wall Street volvieran a subir 1% promedio, con el Nasdaq como el mejor de todos. Con la Bolsa de México también subiendo de manera firme, pero la de San Pablo aún sumergida en un cono de sombras, convirtiéndose este año (con Bolsonaro hoy y Lula mañana) en el peor recinto entre los principales del mundo.

El mercado bursátil local, en cambio, con los DEG en casita, mostró un buen resultado: con $828 millones operados en acciones y $1.985 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,8%. Y lo mejor del día fueron los ADR argentinos en Nueva York, donde con subas de hasta el 9% los papeles argentinos brillaron, con Edenor, Macro, Galicia, TGS, Francés y Central Puerto a la cabeza.

¿Cómo sigue? Con un Presidente que hace tres días dijo que los DEG se usarían para pagar al FMI y que ahora dice que se usarán para pagar gasto social, el ulular de las encuestas refleja que el 35% de la gente está indefinida y que puede llegar a haber 10% de voto en blanco o gente que directamente no vaya a votar por temor al virus. De hecho, ayer la cantidad de muertes y contagios volvieron a crecer (257 y 6.135) y ya hubo dos decesos con la cepa delta, lo cual plantea por delante un horizonte completamente desconocido.