Sin que nada importe, la Bolsa repite otro salto preelectoral

Con precios de liquidación, los inversores especulativos vuelven a repetir los movimientos que se ven antes de cada elección.

31 de agosto, 2021

Sin que nada importe, la Bolsa repite otro salto preelectoral

Por Luis Varela

Tal como ocurre generalmente en cada “rush” preelectoral, sin que importe demasiado cuál puede ser la reacción del Gobierno después del resultado de las urnas, la apuesta de inversores altamente especulativos se triplicó en las olvidadas acciones locales, sus precios volvieron a subir muy fuerte, mientras que los bonos están sostenidos pero sin volumen, al tiempo que el drenaje de dólares del BCRA continúa, con los dólares fuga firmes y el dólar blue absolutamente maniatado.

En general, dentro de este caer indefinidamente que es Argentina desde hace varias décadas, el valor de los activos locales ha venido retrocediendo año tras año, pero casi siempre tienen un pulso alcista, en algo parecido a un vuelo de perdiz, cuando llega un momento electoral, en el que la población siente que se puede rectificar la orientación de los gobiernos, obligarlos a realizar una administración más austera, en un sueño que por supuesto se evapora un segundo después de que el voto atravesó la ranura de las urnas.

Motivos para la suba

Más allá de esa realidad histórica, en las últimas 100 horas se dieron circunstancias que ayudaron a que el pulso alcista de los destruidos activos argentinos puedan tener una mejora, dentro de su realidad agónica. El viernes, el presidente de la Reserva Federal de EE.UU. dijo que al menos hasta fin de año el mundo seguirá con dólares gratis. También el viernes Guzmán volvió a tener una licitación de deuda fracasada, ya que no alcanzó los objetivos, y tuvo que volver a intentar colocar deuda ayer y consiguió nuevamente migajas. El domingo, en Corrientes, el gobierno sufrió una verdadera paliza electoral, con la taba de los votos dada vuelta. 

“La foto que tenemos -dijo un analista de la city- parece indicar que el proyecto de vamos por todo está terminado, no hay manera de que vayamos a una venezualización, Guzmán no está consiguiendo financiamiento en pesos, eso obligará a seguir financiándonos con emisión del Banco Central, por lo que todos los caminos conducen al FMI, a un acuerdo obligado antes de febrero, que no se podrá eludir, y eso promete un país un poco más ordenado y posible, por lo que comprar acciones que hoy tienen valores 80% más bajos que hace tres años es un camino absolutamente aconsejable”.

En base a ese razonamiento, la Bolsa de Buenos Aires anotó ayer el mayor volumen operado en acciones locales de los últimos ochenta días y los precios saltaron 4,3%, con brincos de hasta el 21% en los ADR argentinos que cotizan en Nueva York. Al tiempo que los bonos argentinos también estuvieron en positivo, aunque sin un volumen destacado, con una mejora leve en los precios, que les permitió bajar al menor riesgo país en once semanas: cedió en 21 unidades, hasta 1.509 puntos básicos.

Frente a este movimiento, las preguntas que se repetían en el microcentro eran las mismas. ¿Puede durar esta mejora? ¿Puede extenderse? ¿Hay chances de que el índice Merval, que hace poco tiempo estaba en US$ 300 y hoy acaba de superar los US$ 400, pueda ir a US$ 500 o más? Y nadie se animaba a contestar esas dudas con certezas: la masa de inversores sigue de salida, los dólares no entran, ayer mantuvieron el dólar blue maniatado, pero los otros 13 dólares de Alberto volvieron a subir, y lo que es peor de todo es que en las últimas seis ruedas las reservas del Banco Central se siguen yendo por el drenaje.

En palabras de un operador: “Desde que el BCRA recibió el regalo de los DEG del FMI perdió reservas en cinco de seis ruedas, por lo que se fueron por el drenaje US$ 228 millones, una cifra insostenible de acá a la elección de noviembre, dentro de once semanas”.

Dólares de exportaciones

Si se quiere, lo más preocupante de este movimiento no tiene tanto que ver con la necesidad de dólares de los importadores, ni con la presión que vienen haciendo los ahorristas, sino porque el ingreso de dólares que espera el Gobierno por la exportación agropecuaria está en serio riesgo. Ayer, por factores esencialmente climáticos, los granos en Chicago acusaron un derrumbe del 1% al 4%, con la soja y el maíz como los más perjudicados, y en Rosario también hubo bajas, aunque menores, porque la seca del Paraná está generando una distorsión importante. 

Pareciera que en el cálculo de Martín Guzmán no ha entrado todavía que el ciclo alcista de los granos terminó: en las últimas quince semanas en el mercado de Chicago la soja cayó 22% y el maíz se desplomó 31%, y el Gobierno pretende subirle retenciones a los choclos, a un producto que está perdiendo precio de manera acelerada.

Con ese escenario a nivel local, los mercados externos están flotando en la cima de una burbuja que nadie sabe cuándo se va a pinchar. Ayer, a pesar de que Powell continuará lanzando dólares desde helicópteros (el 21 de setiembre se reúne la Fed y puede marcar las fechas y los detalles del tapering), el billete verde sigue aguantando como reserva de valor: en las últimas 24 horas subió 0,1% contra la libra y el yen, no cambió contra el euro y el chileno, y bajó apenas 0,2% contra el real y el mexicano.

El mercado local

En Argentina, en cambio, el Gobierno se ocupa a través de manos amigas que el dólar blue siga completamente maniatado, ya que su valor despierta a la población y provoca un salto inflacionario y riesgo de problemas de gobernabilidad. Pero los otros 13 dólares de Alberto volvieron a subir. Mientras el BCRA mantuvo las tasas quietas, en 38% anual las Leliq y 37% los plazos fijos, el dólar turista subió 23 centavos hasta $170,13. El dólar oficial subió 14 centavos hasta $103,11, el blue no cambió y siguió a $182, el mayorista saltó 15 centavos (más de lo habitual) hasta $97,71, con el BCRA perdiendo reservas ya que ayer bajaron en US$ 43 millones hasta US$ 46.155 millones. 

Al tiempo que el dólar Senebi subió 55 centavos hasta $173,55, el dólar MEP subió un centavo hasta $169,98 y el contado con liquidación subió 25 centavos hasta $170,12. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 76,5% y la del CCL y el mayorista fue del 74,1%. Y, medidos en pesos, el euro subió 18 centavos hasta $115,17, la libra subió 15 centavos hasta $134,31 y el real subió 6 centavos hasta $18,82.

En la apuesta preelectoral que hacen muchos inversores especulativos, no alcanzó para que se reuniera un buen volumen en bonos: fue relativamente bajo el monto operado, pero los precios volvieron a crecer otro 0,8%, ya que el único vendedor en estos precios (el Estado) no se ve tan apremiado desde que Miguel Pesce colocó el ultra cepo reforzado, mientras las ALYC están aparejando sus oficinas en territorio uruguayo, para seguir operando sin amenazas de inspecciones que los dejen clausurados, fuera de juego.

Pero mientras los mercados externos navegaron en zona de duda, en la Bolsa local hubo fiesta. Hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York, con suba del 0,9% para el Nasdaq, alza del 0,4% para el S&P y baja del 0,2% para el Dow Jones, con un daño provocado por la cepa delta que debe ser observado con atención. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó 0,8% y la de México subió apenas 0,3%.

En la Bolsa de Buenos Aires, con $2.432 millones operados en acciones y $1.810 millones en Cedears, hubo un salto del 4,3% en el índice S&P Merval. Con los ADR volando en bloque, con subas de hasta el 21%, con Edenor al tope del listado ya que ni bien se coloquen las urnas habrá suba selectiva de tarifas eléctricas, pero también hubo un gran día para IRSA P, Supervielle, Central Puerto y los bancos Macro, Francés y Galicia.

La presente euforia bursátil argentina y el nivel sostenido de los bonos no se inmutan ante el rebrote de contagios y muertes que se ve en el mundo. Hasta el domingo aquí hubo muy pocos fallecidos, pero ayer el número volvió a subir a 224, y la cepa Delta ya tiene 92 contagiados en todo el país, lo cual plantea serias incógnitas. Y las commodities, frente a una enfermedad que aún tiene derivaciones desconocidas, siguen colocadas en un sube y baja. Ayer el petróleo subió apenas, los metales preciosos estuvieron débiles, los metales básicos actuaron quietos, las criptomonedas volvieron a funcionar sostenidas. Pero lo más preocupante para Argentina, fue la baja en los granos. Y cisnes negros, como el problema con Chile, que coloca a la Cancillería en la discusión con otro vecino, como si la tensión con Uruguay, Paraguay y Brasil no fueran suficientes.