Inflación finalizaría agosto por debajo del 3%, pero todavía preocupan los alimentos

La semana pasada, el ministro de Economía adelantó que la inflación de agosto será “más baja” que el 3% registrado en julio. Los analistas coinciden, pero advierten sobre la situación poselectoral.

30 de agosto, 2021

A pesar de la desaceleración, los alimentos todavía suben por encima de la inflación general

Con la mira puesta en las elecciones, el Gobierno confía en que la inflación continuará desacelerándose en los próximos meses y que agosto finalmente podría perforar el piso de 3%, algo que no sucede desde septiembre del año pasado. Algunos analistas coinciden en esa proyección, aunque advierten por mayores variaciones en el rubro más caliente del IPC: alimentos y bebidas.

La semana pasada, el ministro de Economía, Martín Guzmán, adelantó que la inflación de agosto será “más baja” que el 3% registrado en julio. “Por cuestiones de estacionalidad puede haber algún mes en el cual la variación de precios intermensual suba, pero la tendencia que vemos es hacia la baja”, comentó el titular del Palacio de Hacienda.

Para el Gobierno esta variable resulta vital de cara a las elecciones y para sostener la demanda en un proceso de recuperación como el actual. En julio se agotó la pauta del 29% que esperaban que acumule el Indice de Precios al Consumidor (IPC), que releva el Indec, para todo 2021. A pesar de extremar controles, sumados al ancla tarifaria y cambiaria, este terreno les terminó resultando esquivo.

Otro compromiso del oficialismo tenía que ver con que los salarios le ganarían a los precios en 2021. En este punto, los resultados hasta ahora tampoco ayudaron demasiado a la gestión de Alberto Fernández. En la comparación interanual con datos oficiales, los sueldos perdieron más de siete puntos contra la inflación desde junio de 2020 hasta el mismo mes de este año. En ese lapso, el índice de salarios total avanzó 43% mientras que la inflación escaló 50,2%. El resultado final dependerá, en parte, de qué ocurra con el IPC desde septiembre.

Inflación de agosto

Desde la consultora Ecolatina comentaron que su medición de precios para el Gran Buenos Aires se ubicará en agosto en la zona del 2,6%, algo por debajo del índice nacional. “Agosto podría perforar el 3%, en línea con una desaceleración para este segundo semestre, con los alimentos por encima del promedio general”, agregaron.

“Para el resto del año, esperamos que la inflación se ubique, con altibajos, en la zona del 3%”, proyectó Ecolatina. De esta manera, la suba de precios acumularía en torno al 18,5% en el segundo semestre, lo cual implicará una desaceleración respecto al semestre anterior (25,3%). “Teniendo en cuenta estos números, la inflación anual volverá a la zona de 2018 y 2019, cerrando el 2021 en torno al 48,5%”, afirmaron.

Por su parte, el director de C&T Asesores Económicos, Camilo Tiscornia, coincidió en que la variación de precios del octavo mes quedará por debajo del 3%. “Los alimentos estarán cerca del promedio seguramente”, confió.

Asimismo, la consultora Eco Go proyectó para agosto una inflación de 2,8%, por debajo del 3% que marcó julio. Esa estimación coincide con el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que difunde mensualmente el Banco Central, que arrojó la misma cifra para el octavo mes.

Para el director de LCG, Guido Lorenzo, la reducción en la tasa de inflación no es sostenible por mucho tiempo más. “Se logró aplicando todas las anclas de la economía y eso tiene un límite y, mientras más provecho se le quiera sacar, más dificultoso será realinear los precios relativos”, argumentó.

Alimentos

Al igual que los meses anteriores, los precios estarán empujados al alza sobre todo por las variaciones de los alimentos y bebidas. De los últimos 18 meses, solamente en seis la inflación de alimentos quedó por debajo del índice general. Más aún, en los últimos tres años, los alimentos quedaron por encima del índice general de precios.

De acuerdo con datos de la consultora LCG, la suba de alimentos a lo largo de agosto escaló hasta 3,2%, impulsada por panificados, condimentos y bebidas. Esto representó una baja de 0,1 puntos porcentuales respecto del promedio de las cuatro semanas de julio y de 0,5 puntos en la variación punta a punta, aunque todavía marca un nivel superior a la inflación general de julio.

Los incrementos de la última semana, en la medición de LCG, estuvieron motorizados por los aumentos en bebidas e infusiones para consumir en el hogar (3,4%), aceites (3,3%); azúcar, miel, dulces y cacao (1,8%) y comidas listas para llevar (1,4%). Por otro lado, hubo bajas en frutas (-0,9%), así como condimentos y otros productos alimenticios (-0,1%), y avances moderados en carnes (0,2%), verduras (0,6%) y lácteos y huevos (0,7%).

En tanto, el último relevamiento de Eco Go sobre alimentos proyectó un aumento promedio del 3,1% de alimentos para todo agosto. “Este rubro tiene un impacto muy importante en las zonas más pobres y tiene una incidencia importante sobre la inflación general”, remarcó el director de Eco Go, Sebastián Menescaldi. De todas formas, el economista comentó que existe un marcado proceso de desaceleración, explicado por las anclas cambiarias y tarifarias, y que el Gobierno “está atendiendo adecuadamente la situación social”.

En un contexto de 42% de pobreza, donde casi seis de cada 10 niños son pobres, atender la evolución de los alimentos resulta vital. Difícilmente se sienta un alivio antes de las elecciones primarias del 12 de septiembre, pero el Gobierno deberá hacer su mayor esfuerzo para que los bolsillos, sobre todo de los sectores de menores ingresos, lleguen con más aire a las generales de noviembre.

***

EL DATO
2,7%

En agosto, el dólar oficial subió por cuarto mes consecutivo cerca del 1% mensual. En ese contexto, y en un mes casi sin aumento en tarifas, la inflación desaceleraría a 2,7%, dijo FMyA. Así, empataría finalmente con la tasa Badlar: hay que remontarse a julio de 2020 para encontrar una tasa real mensual que no haya sido negativa.

Español: “Vamos a tomar medidas para que no haya abuso”

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, advirtió ayer que si se determina que la concentración en la producción de insumos difundidos impacta en la inflación, se tomarán “medidas para que no haya abuso de poder por parte de los grandes formadores de precios”. Desde la Secretaría, agregó, “a través del seguimiento que hacemos de los mercados, detectamos que este año hubo una aceleración en el precio de los insumos difundidos usados en la fabricación de paquetes y envases”. Español también remarcó que “esto también lo habían planteado las empresas productoras de bienes de consumo masivo en distintas conversaciones, señalando que estos aumentos terminan impactando en el precio final de los productos que se compran todos los días en los hogares argentinos”. Por eso, dijo, “abrimos esta investigación que nos va a permitir tener toda la información necesaria para saber si la concentración de este mercado está impactando en la cadena de valor y, de ser así, poder tomar medidas para que no haya abuso de poder por parte de los grandes formadores de precios”.