El Gobierno expresó su preocupación por la situación en Afganistán

A partir de la ocupación de Kabul por parte de los talibanes, el Gobierno argentino llamó al diálogo de todas las partes.

16 de agosto, 2021

El Gobierno expresó su preocupación por la situación en Afganistán

El Gobierno nacional indicó que “sigue con preocupación el desarrollo de los acontecimientos en Afganistán” e insistió en que se abra el diálogo entre todas las partes “para que la población pueda volver a vivir en paz”. 

“Llama a todos los actores políticos de Afganistán, en particular a aquellos que ejercen el poder, a respetar plenamente las obligaciones internacionales de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario y a restablecer de inmediato la seguridad y el orden civil”, informó la Cancillería a través de un comunicado.

“Mientras persisten circunstancias de transición deben promoverse la apertura de los pasos fronterizos de modo a permitir que aquellos que deseen partir de Afganistán puedan hacerlo y se de paso a la necesaria ayuda humanitaria”, pidió el Gobierno argentino.

El domingo los talibanes anunciaron la toma de la capital afgana, Kabul, y proclamaron el fin de su ofensiva contra las tropas gubernamentales que habían intensificado desde el comienzo de la retirada de las fuerzas de EE. UU. y la OTAN -presentes en Afganistán desde 2001- prevista para completarse el 31 de agosto. El presidente afgano, Ashraf Ghani, abandonó el país “para prevenir una masacre”, según su declaración.

Los talibanes ya dejaron claro que no habrá un gobierno de transición en Afganistán, sino “un traspaso completo” del poder. Mientras continúa este proceso, el movimiento se comprometió a mantener el orden y la seguridad en las localidades bajo su control.

Tras este acontecimiento, se difundieron en las redes video donde se puede ver decenas de personas corriendo alrededor de un avión de carga militar estadounidense que se preparaba para comenzar el despegue del aeropuerto de Kabul.

Argentinos en Afganistán 

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores, liderado por Felipe Solá, detallaron que hay cuatro argentinos en Afganistán. Confirmaron que se encuentran bien y  están en contacto con la embajada argentina en Pakistán, que administra los asuntos en territorio afgano.

Según trascendió, uno de los argentinos varados en suelo afgano es Gilberto Velázquez Franco, miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que mañana partirá rumbo a Kazajistán.

Además, hay dos miembros de una ONG internacional. Se trata de Melisa Rolls y Rodolfo Yamila, que tienen pasaje comercial para mañana con destino Estambul.

El último de los argentinos varados en Kabul es Andrés Arévalo, quien se desempeña como piloto y también pertenece a una ONG. El hombre -casado con una mujer brasileña y padre de dos hijos brasileños- saldría de Afganistán hoy, rumbo a Uzbekistán, junto a otros pilotos, en un avión privado.

Por separado, los ciudadanos argentinos tienen ya preparada su salida hacia Kazajistán, Turquía y Uzbekistán.

El embajador argentino en Pakistán, Leopoldo Sahores, que atiende los asuntos de Afganistán, dijo en declaraciones a la TV Pública argentina que esa legación diplomática se encuentra “en contacto permanente” con el grupo que espera se active un plan de evacuación.

“Hacemos un seguimiento permanente con los argentinos, que se encuentran en Kabul, tienen provisiones, no están en situación de vulnerabilidad, aunque sí están preocupados por el clima social tras los acontecimientos del fin de semana”, dijo Sahores.

Miles de personas acudieron hoy al aeropuerto de Kabul en un intento por huir del país tras la ofensiva relámpago de los insurgentes que desató el colapso del Gobierno y la huida al extranjero del presidente Ashraf Ghani.

El fulgurante triunfo de los insurgentes, que celebraron anoche ocupando el palacio presidencial en Kabul, y las aglomeraciones en la terminal aérea desencadenaron el pánico en la única salida del país, donde miles intentaban huir del nuevo régimen que el movimiento islamista radical, de regreso al poder luego de 20 años de guerra, promete establecer.