Los “gatos fumones” muestran el futuro del streaming y hay buenas noticias para los cumplidores

El lanzamiento de la serie animada “Stoner Cats” presentó una posibilidad de cómo podría funcionar la industria del streaming en el futuro de la mano de las criptomonedas.

4 de agosto, 2021

Los “gatos fumones” muestran el futuro del streaming y hay buenas noticias para los cumplidores

Por Gonzalo Martínez Mosquera

La semana pasada terminamos nuestra habitual columna mencionando unos videos muy graciosos que el actor Ashton Kutcher publicó en su cuenta de Instagram con su mujer Mila Kunis.

En los mismos se los ve en su casa junto al joven ruso-canadiense Vitalik Buterin, uno de los creadores de la red Ethereum, explicando conceptos tales como qué es la blockchain, por qué es importante la descentralización y qué rol cumplen los NFTs (Tokens No Fungibles , por sus siglas en inglés).

Era una forma de promocionar el lanzamiento de la serie animada “Stoner Cats” (“gatos porreros” o algo así, en inglés), una producción de Kunis que tuvo una gran demanda en su lanzamiento.

Una descripción de este fenómeno puede explicarnos cómo podría funcionar la industria del streaming en el futuro.

Si uno se mete en la página www.stonercats.com encontrará una breve intro a la serie, pero si quiere ver cómo sigue se debe conectar a una billetera digital de la red Ethereum para poder pagar el acceso usando las criptomonedas que tiene conectadas a su wallet.

Sí, ya se, parece ciencia ficción pero es como todo en la tecnología, solo hay que dejar pasar el tiempo para que lo que hoy es “rocket science” se convierta en algo tan simple como enviar un mail. Y si no puede con la ansiedad entonces, con paciencia, todo se aprende.

La idea del formato elegido es poder financiar el 100% de la producción utilizando la plataforma para recibir criptomonedas a través de ella. Para poder ver la serie uno debe comprar uno de los 10,420 NTFs, que son representaciones digitales únicas en la blockchain, en este caso de los gatos que “actúan” en la serie.

Las voces de los dibujos animados fueron provistas por el mismo Kutcher, Jane Fonda, Chris Rock, e incluso por Buterin.

Tal fue el éxito que el proyecto completo se vendió en 35 minutos por aproximadamente US$ 8 millones. Eso implica que cada comprador pagó US$ 800 en promedio para adquirir uno de esos gatos y poder acceder a la serie.

¿Veremos a Netflix o Amazon mudarse a este nuevo formato de streaming?

Definitivamente la tecnología deberá avanzar rápido en Ethereum (o utilizar otra red) para que ello suceda. Aproximadamente US$ 700.000 se perdieron en transacciones que no llegaron a buen puerto.

Mucha gente intentó comprar su “gatito porrero” (a veces me pregunto si realmente estoy escribiendo esto) y su transacción no llegó a ser minada a tiempo porque alguien más se hizo con aquella mascota digital. Obviamente recuperó el dinero que pagó por la misma pero lo que sí perdió fue el dinero utilizado para que el minero subiera la transacción (el fee).

Dicen los productores que devolverán el dinero a quienes hayan tenido esa mala suerte. Una ventaja de este mundo descentralizado es que es muy fácil rastrear qué billetera debe ser reembolsada, por qué monto y, además, se puede chequear si Kunis cumple con su palabra. ¿Se acabó la letra chica?

La duda que me queda es si el pago utilizará como unidad de cuenta a Ether (que es lo que se utiliza para pagarle a los mineros) o dólares. Son dudas monetarias que siempre se cruzan en este ambiente.

Por supuesto, semejante éxito generó un ruido enorme en la red Ethereum que, como era previsible se saturó. La gran demanda de transacciones en poco tiempo no se lleva bien con una red que usa “Proof of Work” para validar sus transacciones (al igual que Bitcoin).

Es una tecnología que requiere el gasto de energía llamado minería y que supone una demora entre bloque y bloque para darle seguridad. Es el mismo proceso de minería que fue prohibido en China, como contamos en esta columna, hace un mes.

Aquel esfuerzo se mide en “hashrate” y, según The Block Crypto, se está recuperando dado que los mineros se estarían reinstalando en otras locaciones.

Alguno de ellos probablemente se haya mudado a los Estados Unidos. Si es así entonces deberá tal vez tenga que pagar impuestos sobre sus transferencias cripto que realice en ese país.

El gobierno norteamericano está impulsando con éxito el “Bipartisan Infrastructure Bill” que pretende gastar 1 trillón de dólares (es el trillón de EE.UU. con 12 ceros) en el transcurso de 10 años para actualizar, como su nombre lo indica, la infraestructura del país. Quien haya viajado por China notará que Estados Unidos se está quedando peligrosamente atrás en ese aspecto.

Para pagar una parte de aquella iniciativa se apunta a recaudar unos US$ 28.000 millones durante la duración del proyecto en el ecosistema cripto. Sin embargo, una nota del New York Times informó que los lobbistas habrían logrado avances “de último minuto”.

La preocupación surgía porque la nueva norma incluía a la mayoría de los participantes en el mundo cripto como “brokers”. Ello implicaría la obligatoriedad de presentar información detallada al IRS, organismo encargado de la recaudación impositiva en aquel país, para mineros y operadores de nodos.

No es algo que pareciera preocuparle mucho a Michael Miebach, CEO de Mastercard. “Tenemos que estar en el espacio cripto”, dijo la semana pasada en la presentación de resultados de la compañía en una buena señal para el ecosistema.

Tan buena como la exitosa ronda de inversiones que realizó Paxos y que según anunció la semana pasada logró recaudar la suma de US$ 300 millones en una vuelta que incluyó, entre otras empresas, al Bank of America.

Paxos se define a sí misma como la “primera plataforma de infraestructura blockchain regulada” y ya logró reunir US$ 540 millones implicando una valuación de US$ 2.400 millones. “Smart money” que le dicen.

Es la misma Paxos que, como explicamos la semana pasada, emite una de las stablecoins más serias del mercado. Hay quienes la definen en el polo opuesto al conocidisimo cripto dólar Tether, que goza de una pésima fama en el mercado.

Como si fuera poco se supo que los ejecutivos detrás de ella afrontan cargos criminales por fraude bancario. Aparentemente habrían ocultado sus vínculos cripto a la hora de abrir una cuenta bancaria. “Con eso no se jode”, dicen los que saben.

Marca los límites que existen para el mundo cripto cuando quiere relacionarse con el mundo tradicional. Es seguramente algo que Kutcher y Kunis tuvieron en cuenta a la hora de lanzar sus “Stoner cats”.

Por lo pronto, mejor no estar bajo los efectos de ninguna sustancia extraña a la hora de maniobrar con criptos. Un error allí suele costar dinero y muchas veces es sin vuelta atrás.

Ventajas y desventajas de la descentralización.