El FMI formalizó la asignación especial de DEG y giró US$ 4.334 millones a la Argentina

Tras el anuncio de Georgieva, se estima que Argentina podrá recibir más DEG si el FMI aprueba la creación de. Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza, donde los países más ricos le podrán otorgar parte de sus DEG a países menos desarrollados.

23 de agosto, 2021

El FMI formalizó la asignación especial de DEG y gira US$ 4.355 millones a la Argentina

El Fondo Monetario Internacional (FMI) formalizó hoy la asignación histórica de los US$ 650.000 millones en recursos para los países miembros y la Argentina recibió alrededor de US$ 4.300 millones, que se verán reflejados en las reservas.

Desde el ministerio de Economía informaron que Argentina obtuvo este lunes 3.055 millones de DEG, que equivalen a US$ 4.334 millones. Este monto se definió por la cuota de participación que tiene cada estado miembre en el organismo: Argentina tiene una cuota del 0,67%.

Con ese dinero, la Argentina incrementará sus reservas y contará eventualmente con los fondos necesarios para cumplir con el pago de compromisos en dólares con los organismos internacionales para lo que resta del año en curso, en el caso de que no alcanzara antes un acuerdo con el FMI para reprogramar los vencimientos del préstamo por 44.000 millones de dólares contraídos durante la administración de Mauricio Macri.

El anuncio del FMI

“La mayor asignación de derechos especiales de giro (DEG) de la historia, alrededor de 650 mil millones de dólares, entra en vigencia hoy”, expresó la titular del FMI, Kristalina Georgieva, a través de un comunicado. Consideró que “la asignación es un gran tiro en el brazo para el mundo y, si se usa con prudencia, una oportunidad única para combatir esta crisis sin precedentes”.

Los países emergentes y en desarrollo recibirán unos US$ 275.000 millones de dólares. “La asignación de DEG proporcionará liquidez adicional al sistema económico mundial, complementando las reservas de divisas de los países y reduciendo su dependencia de una deuda interna o externa más cara. Los países pueden utilizar el espacio proporcionado por la asignación de DEG para apoyar sus economías e intensificar su lucha contra la crisis”, ahondó Georgieva.

Por último, la titular del organismo multilateral adelantó que es esta evaluando la creación de un mecanismo que los países más ricos podrán utilizar para darle parte de sus DEG a países más necesitados. Este recurso sigue las líneas de los pedidos del ministro de Economía, Martín Guzmán, que solicitó que el FMI permita que los países en desarrollo puedan recibir los DEG que otros países no usarán. 

“Para amplificar los beneficios de esta asignación, el FMI alienta a los países con sólidas posiciones externas a canalizar parte de los DEG en forma voluntaria hacia los países más necesitados. En los últimos 16 meses, algunos países ya se han comprometido a prestar USD 24.000 millones, incluidos USD 15.000 millones de sus actuales DEG, al Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (FFCLP), a través del cual se otorgan préstamos en condiciones concesionarias a países de bajo ingreso. Esto es solo el comienzo, y el FMI seguirá trabajando con los países miembros para redoblar estos esfuerzos”, detalló.

Además, informó que el FMI está evaluando “la posibilidad de crear un nuevo servicio financiero —el Fondo Fiduciario para la Resiliencia y la Sostenibilidad— que podría canalizar DEG para ayudar a los países más vulnerables en su transformación estructural y a afrontar, entre otros aspectos, los desafíos relacionados con el cambio climático. Otra posibilidad sería canalizar DEG para respaldar el financiamiento otorgado por los bancos multilaterales de desarrollo”.

Esta asignación de DEG es un componente fundamental del esfuerzo más amplio desplegado por el FMI para respaldar a los países durante la pandemia, que incluye: USD 117.000 millones en nuevo financiamiento a 85 países; alivio del servicio de la deuda a 29 países de bajo ingreso, y asesoramiento sobre políticas y fortalecimiento de las capacidades para más de 175 países a fin de lograr una recuperación sólida y más sostenible”, concluyó.