Ferreres: la inversión real aumentó 23,4% anual en julio

A pesar del incremento en la inversión real, Ferreres advirtió que se observa un claro estancamiento desde fines de 2020, aunque con una gran volatilidad.

30 de agosto, 2021

Ferreres: la inversión real aumentó 23,4% anual en julio

El Centro de Estudios Económicos de la consultora Orlando J Ferreres & Asociados informó que en julio la inversión real tuvo un fuerte incremento que representó el 17,9% del PBI de la Argentina.

El IBIM-OJF registró para julio un crecimiento de la inversión de 23,4% anual medido en  términos de volumen físico (descontando el efecto precios), acumulando en el período  enero-julio un crecimiento de 27,7%. En la medición en dólares, se estima una inversión de US$ 6.170 M”, detalló en un informe. 

Ferreres: la inversión real aumentó 23,4% anual en julio
Fuente: Orlando J Ferreres & Asociados

El documento destacó que el aumento afectó a dos sectores particularmente: la producción de maquinaria y equipos, y la construcción.

En el primer caso, remarcó que la inversión en este segmento anotó un alza del 4,8% anual, y acumula un aumento de 23,2% en lo que va del 2021. “El contraste con la cifra del mes  precedente (+26,1%) se debe a la desaceleración reportada en la adquisición de maquinaria  importada, que mostró un aumento de 8,5% anual, cuando en junio había crecido más de  50%. Por otro lado, la inversión en equipo durable de producción nacional tuvo un incremento de 1,5% respecto a julio de 2020”, explicó Ferreres.

En el caso de la construcción, la consultora indicó que tuvo un incremento de 43,7% de la inversión, lo que implica una variación acumulada de 32,1% en el transcurso de 2021. “Lo elevado de la cifra se debe a la pobre base de comparación de 2020, año que mostrará cifras sumamente negativas entre marzo y agosto”, agregó. 

Frente a este panorama, Ferreres observó que el nivel de inversión muestra un claro estancamiento desde fines de 2020, aunque con una gran volatilidad. “La misma es una herencia del entorno  macroeconómico, que alterna períodos de cierta calma relativa con períodos de reversión, sobre todo en el frente cambiario”, aseveró. 

“Además, también hay una alta volatilidad en la política económica, en donde las regulaciones y los  permisos de importación se van modificando conforme evoluciones la coyuntura. Si bien en los próximos meses  puede haber cierta mejora de la actividad, con la contracara del aumento de la inversión, el escenario electoral elevará los niveles de incertidumbre, por lo que no podemos esperar un cambio muy significativo sobre la tendencia actual”, concluyó.