En julio, el comercio con Brasil se ubicó 12% arriba del nivel de 2019

Sin embargo, el crecimiento se explicó casi totalmente por las importaciones, que crecieron 25% contra julio de 2019. Las exportaciones de Argentina cayeron 1%.

2 de agosto, 2021

En julio, el comercio con Brasil se ubicó 12% arriba del nivel de 2019

En julio, el flujo de intercambio de bienes con Brasil, el principal socio comercial de Argentina, creció 58%.

Así, acumula una racha de 7 meses al hilo creciendo y un alza de 48% acumulado en lo que va del año. La compraventa de bienes se recuperó más que totalmente del impacto de la cuarentena de 2020: en julio, fue 12% superior al intercambio de julio de 2019 y en los primeros 7 meses del 2021 se ubica 5% por encima del mismo lapso del último año de la gestión Cambiemos.

En julio, Argentina exportó US$ 915 millones a Brasil e importó por US$ 1.081 millones.

Esa mejoría fue producto de una suba tanto de las compras como de las ventas. Por el lado de las importaciones, el avance fue de 61% (acumulando una mejora de 54% en el período enero-julio).

Con ese dato, ya demandamos a Brasil 25% más envíos que en el mismo mes del 2019. Respecto a las exportaciones, la suba interanual fue de 70% en julio (45% en el acumulado anual). Sin embargo, comparando con el mismo mes de 2019, sin embargo, las ventas se redujeron en 1%.  

El intercambio comercial con Brasil sigue recuperándose

“La recuperación del intercambio es una buena noticia, ya que implica un mayor nivel de actividad en ambas economías. Sin embargo, la ‘vuelta a la normalidad’ también implica un mayor déficit por esa cuenta: el intercambio bilateral es deficitario desde 2004 (con la excepción de 2019). Aunque las expectativas de crecimiento de Brasil siguen trepando y ya alcanzan 5,3%, el intercambio dejó un saldo negativo de US$ 170 millones en julio y US$ 560 millones en lo que va del año”, advirtió Ecolatina.  “Es el peor saldo para el periodo desde 2018”, apuntó Abeceb.

Ese rojo comercial no está vinculado con una menor participación de productos argentinos en el mercado brasileño. Por el contrario, dijo Ecolatina, las ventas de Argentina a Brasil están siendo más dinámicas que las del resto del mundo. El aumento global de las importaciones del gigante sudamericano fue 10 puntos menores al salto de las ventas argentinas en julio, y 14 puntos inferior en lo que va del año. De este modo, la participación de los productos argentinos en el mercado brasileño creció 0,5 puntos en el mes respecto del 2020, pasando de 4,7% en julio de 2020 a 5,2% en 2021, aunque todavía se encuentra muy lejos de la media de los últimos diez años (6,5%).

“Más allá del dato de julio, la recuperación está siendo más veloz por el lado de las importaciones que por el componente exportador, generando que el saldo de divisas sea desfavorable”, dijeron desde Abeceb.

Exportaciones a Brasil

Teniendo en cuenta los productos con mayor participación durante el mes de julio, las ventas externas de vehículos automotores de mercancías y pasajeros traccionaron el crecimiento de las exportaciones agregadas con una suba de US$ 100 millones a US$ 238 millones y de US$ 35 millones a US$ 102 millones, respectivamente, rubros que registraron incrementos de triple dígito. En términos de incidencia, le siguieron los envíos de trigo y centeno (US$ 93 millones a US$ 121 millones), partes y accesorios de vehículos automotores (US$ 16 millones a US$ 31 millones) y maíz (se exportó por US$ 34 millones frente a exportaciones nulas en julio 2020).

Durante enero-julio, tres productos explican más del 70% del incremento de las exportaciones totales: vehículos automotores para el transporte de mercancías (US$ 695 millones a US$ 1.240 millones); energía eléctrica (US$ 9 millones a US$ 472 millones) y vehículos automotores de pasajeros (US$ 314 millones a US$ 659 millones).

Importaciones desde Brasil

Teniendo en cuenta los productos con mayor participación en las importaciones, los productos laminados planos de hierro; productos semi-acabados, lingotes y otras formas de hierro y/o acero; mineral de hierro y sus concentrados y autopartes traccionaron la suba de las compras externas con un incremento de US$ 194 millones tras registrar en algunos casos exiguos niveles de importaciones en julio del año pasado. Finalmente, en términos de incidencia le siguieron vehículos automotores de pasajeros, mostrando una merma de US$ 134 millones a US$ 78 millones.

“Durante los primeros siete meses del año, cuatro productos explican el 43% del incremento de las importaciones totales: partes y accesorios de vehículos (+US$ 311 millones a US$ 616 millones); mineral de hierro y sus concentrados (US$ 81 millones a US$ 351 millones); productos semi-acabados de hierro y acero (US$ 2 millones a US$ 256 millones) y vehículos automotores de pasajeros (US$ 643 millones a US$ 812 millones)”, dijeron desde Abeceb.

 Las perspectivas

En un contexto de fuerte repunte en el intercambio comercial, Abeceb estima “una profundización del déficit comercial con nuestro principal socio, producto de un mayor dinamismo en las importaciones que en las exportaciones”. No obstante, dijeron, “no esperamos que el desbalance comercial bilateral implique un contratiempo severo”.

“Por el lado de las ventas externas, vemos un fuerte crecimiento en las exportaciones del sector automotriz y de las manufacturas de origen industrial sin autos, impulsadas por la recuperación de la producción industrial de Brasil (de acuerdo con el consenso de mercado, ese segmento crecería 6,4%, por encima del 5,3% promedio de la economía). De esta forma, las exportaciones totales superarían levemente los niveles prepandemia”, detallaron.

 “Esta contribución será fundamental para que el crecimiento de nuestras importaciones, necesario para nutrir el proceso de recuperación económica, no deterioren significativamente el saldo comercial favorable que se obtuvo en 2020 y contribuyan a administrar sin mayores sobresaltos las tensiones cambiarias de cara a las elecciones”, agregaron.

 “Por el lado de las compras, vehículos y autopartes serían los rubros más dinámicos, mientras que las importaciones totales se ubicarían bien por encima de los niveles prepandemia”, complementaron.

“Hacia adelante, esperamos que el saldo bilateral siga siendo deficitario, aunque las exportaciones a Brasil crecerían más de 25%. Sin embargo, ese rojo será más que compensado con saldos positivos con otros destinos”, proyectó Ecolatina.