Con menos reservas y más Leliq, el mercado tuvo un buen día

Los bonos mostraron una mejora, mientras que el dólar tuvo una jornada tranquila. A su vez, el mercado bursátil tuvo un muy buen día, siguiendo el impulso que tuvo Wall Street.

11 de agosto, 2021

Con menos reservas y más Leliq, el mercado tuvo un buen día

Por Luis Varela

En campaña, usando todas las herramientas que le permite el brazo del Estado, sin importar los costos, cueste lo que cueste, el Gobierno busca ir creando un escenario más optimista, que cambie el clima social, que tranquilice todas las variables y ayer lo consiguió: el dólar estuvo tranquilo, los bonos se movieron muy poco, pero con un riesgo país en descenso y la Bolsa porteña logró una suba interesante, con un buen aumento en el volumen negociado.

Por supuesto, este esfuerzo estatal que es pagado por todos los contribuyentes, tiene detrás de sí costos que se van tirando debajo de la alfombra y que, después de que se consiga el resultado electoral, ya se verá desde el Ejecutivo de qué manera se puede seguir adelante. Y los principales costos que se vieron ayer fue una nueva pérdida de reservas en el Banco Central y un nuevo aumento en la deuda de Reconquista 266, cuyo rojo ya equivale a la bomba de Lebac que terminó con el proyecto de reelección de Macri, a comienzos de 2018.

Las reservas del Central

Con fuerte presencia de la mirada de Martín Guzmán en el organismo que  dirige Miguel Angel Pesce, el BCRA perdió ayer otros US$ 60 millones en las reservas, con lo que en las últimas doce ruedas se esfumaron US$ 1.167 millones, por lo que las reservas brutas de la autoridad monetaria regresaron a los niveles que había en mayo último, cuando el país estaba en el furor de la liquidación de soja, con el yuyito llegando a cotizar a US$ 610 en Chicago, su valor más alto en nueve años.

Pero la pérdida de reservas no fue todo. Ayer también el Banco Central volvió a prender la aspiradora, ya que absorbió de los plazos fijos que tiene la gente en los bancos otros $246.920 millones en Leliq, al 38% anual, mientras que las entidades les pagan a los ahorristas 37% por los plazos fijos, con una inflación anual que según los especialistas ya supera el 50% anual, y que puede llegar a colocarse cerca del 55%, por los fuerte aumentos en alquileres, prepagas, GNC, peajes, expensas y otros costos.

Y por si todo eso no fuera suficiente carga para los contribuyentes, ayer hubo mucho contacto con los contadores, ya que se está preparando el pago de bienes personales: la liquidación anual ahora a mediados de mes y el primer anticipo del año entrando. Y esta obligación está provocando, como pasó con el impuesto a la riqueza (que no fue solidario, ya que fue obligatorio), una creciente venta de dólares para hacerse de pesos y poder cumplir con el Fisco, en una corriente que se superará antes de fin de mes, cuando los pagos se realicen.

El dólar en el exterior

Mientras eso pasa en la Argentina, en EE.UU. el presidente Joe Biden está logrando una autorización bicameral para aumentar el gasto y además están entrando buenos balances a Wall Street, con lo que los inversores globales siguen confiando en el dólar (a pesar de la lluvia de estímulos) y el billete tuvo otro día en general positivo. Tanto que en el exterior el dólar subió 0,2% contra el yen y 0,1% contra el euro y la libra, no cambió contra el mexicano, pero bajó 0,8% en Chile y 0,9% en Brasil.

Con ese cuadro externo, con el BCRA trabajando a dos manos y con la AFIP preparada para pasar el rastrillo, los dólares conocidos por el público estuvieron ayer con valores tranquilos, pero el dólar oculto, conocido como dólar senebi, volvió a mostrar una suba, lo cual indica que las operaciones entre especialistas sigue mostrando una corriente de salida del peso argentino.

En números concretos, el dólar turista subió 2 centavos hasta $168,86, el  oficial subió un centavo hasta $102,34, el blue bajó $1 hasta $178 y el mayorista subió 3 centavos hasta $97,03. El BCRA perdió US$ 60 millones en reservas hasta US$ 41.944 millones. El dólar Senebi subió $1 hasta $176, el dólar MEP bajó 7 centavos hasta $169,87 y el contado con liquidación subió 6 centavos hasta $171,03 pesos. Y, medidos en pesos, el real subió 18 centavos hasta $18,68, la libra bajó 7 centavos hasta $134,26 y el euro bajó 15 centavos hasta $113,69. 

El mercado de bonos

En cuanto a las operaciones con titulos públicos, con pocos negocios, se mostró una rueda con alguna debilidad para los títulos que debe empezar a pagar el Gobierno a partir de enero próximo, y que no entraron en el canje en agosto del año pasado. Por ejemplo, volvió a tener una fuerte baja el bono AY24, que emitido por Cristina por casi US$ 20.000 millones, se había convertido en el papel con más volumen antes de la reestructuración organizada por Guzmán. Pero los bonos del canje tuvieron una mejora leve y, con tranquilidad cambiaria, el riesgo país cedió 15 puntos, hasta 1.563 puntos básicos.

La negociación con papeles privados tiene bastante inquietos a los inversores, porque Biden está haciendo de todo para reactivar a la economía norteamericana y los balances que entran son buenos, pero Wall Street navega con tendencia casi lateral, en una espuma, en zonas de récords. Aunque ayer los principales índices estuvieron mixtos, con el Dow industrial 0,5% arriba y el Nasdaq tecnológico 5% abajo. Al tiempo que la Bolsa d México pudo subir apenas, pero la de San Pablo volvió a bajar, con un Bolsonaro enfrentado contra el mundo, con los militares atrás, y con precios bursátiles brasileños que se van debilitando.

En cambio, el mercado bursátil local tuvo un muy buen día. Con $1.150 millones operados en acciones y $2.737 millones en Cedears, hubo una suba del 2,9% en la Bolsa de Buenos Aires. Mientras que hubo subas de hasta el 7% en los ADR argentinos que cotizan en Nueva York, con Mercado Libre, Francés y Supervielle en la cresta de la ola.

Finalmente, sin tanto susto por la cepa Delta, el petróleo logró un fuerte repunte, los metales preciosos siguieron débiles, se anotó un rebote para los metales básicos, los granos se mantienen con buena cotización tanto en Chicago como en Rosario (con gran preocupación por la seca en el Paraná, que permite incluso cruzar a pie desde Argentina a Paraguay, algo insólito). Y por último, después de una recuperación rápida y asombrosa, las criptomonedas frenaron en bloque y tuvieron leves bajas, salvo Cardano, que siguió subiendo, desafiando todos los pronósticos.