El Gobierno habilitó 15 frigoríficos para exportar carne kosher a Israel

El Gobierno liberó parcialmente el cepo ganadero ante el reclamo israelí. Los 15 frigoríficos autorizados podrán vender a Israel (top-3 entre los compradores de Argentina) hasta 3.500 toneladas por mes.

25 de agosto, 2021

El Gobierno habilitó 15 frigoríficos para exportar carne kosher a Israel

Luego de haber autorizado a mediados de agosto la exportación a Israel de un cupo mensual de carne bovina con el proceso kosher, el Gobierno reglamentó la autorización de 15 frigoríficos que podrán vender a ese país un total de 3.500 toneladas. Las ventas al exterior de carne vacuna aún se encuentran parcialmente restringidas.

Así lo plasmaron, a través de la resolución conjunta 6/2021 publicada ayer en el Boletín Oficial, los ministerios de Desarrollo Productivo y de Agricultura, Ganadería y Pesca. Allí habilitaron un total de 3.500 toneladas por mes que podrán salir del mercado local con destino exclusivo a ese país, que es uno de los mayores compradores que tiene Argentina, en el ranking que lidera cómodamente China.

Los frigoríficos beneficiados por la medida son Arrebeef, Azul Natural, Black Bamboo, Bernal, Ecocarnes, Alberdi, Gorina, Reconquista, Marfrig, Federal, Runfo, Importadora y Exportadora de la Patagonia, Santa Giulia, Carnes Pampeanas y Swift. Para ellos, la resolución estableció un cupo de exportación mensual, máximo e individual, con destino a Israel de 218,75 toneladas de carne bovina con rito Kosher.

Los establecimientos y plantas deberán registrar las Declaraciones Juradas de Operaciones de Exportación de Carne (Djec), que se imputarán al cupo de exportación mensual que corresponda al mes de su aprobación o utilización y hasta el límite máximo previsto. Superado ese límite, se deducirán del cupo general, siempre que el establecimiento o planta disponga de saldo.

No obstante, las toneladas disponibles para exportar mensualmente no se podrán acumular en los períodos siguientes. Aquellos establecimientos aprobados podrán transferir todo o parte del cupo máximo de exportación a otro establecimiento autorizado o a otro exportador.

Las ventas de carne bovina a Israel habían sido alcanzadas por las limitaciones a las exportaciones implementadas por el Poder Ejecutivo Nacional, a partir de la escalada de precios en el mercado local, para “ordenar el mercado interno”. Pero el 14 de agosto último el Gobierno destrabó esta situación, al establecer un nuevo cupo adicional de 3.500 toneladas por mes a través del Decreto 513/2021.

La decisión de autorizar un límite de exportación surgió luego de que la embajadora de Israel en Buenos Aires, Galit Ronen, advirtiera en una charla que su país iba “a buscar otros lugares” donde comprar este alimento en caso de que nuestro país no pudiera vendérselo.

Según el Instituto de Promoción de Carne Vacuna (Ipcva), durante los primeros siete meses del año Israel se constituyó como el tercer comprador de Argentina, con la adquisición de 17.087 toneladas de peso producto. Por delante estuvieron China, en primer lugar, y Chile, como segundo comprador.

De acuerdo con cifras oficiales, Israel importa unas 100.000 toneladas de carne congelada y enfriada cada año y en 2020, 27.300 toneladas de ese total provinieron de Argentina.

Además, con el objeto de incrementar la exportación de carne bovina con rito kosher, durante 2020 y 2021, los frigoríficos locales realizaron inversiones para la adaptación de sus instalaciones para la faena con la cooperación de empresarios y rabinos matarifes de Israel. En la actualidad, la carne bovina, congelada y enfriada representa aproximadamente 66% de las exportaciones totales de la Argentina a Israel.

***
Idígoras pide “comoditizar” la sustentabilidad

El presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Gustavo Idígoras, advirtió sobre los cambios que se registran en la demanda de alimentos a nivel mundial, con el pedido de trazabilidad y certificaciones de producción de los mismos. “El mundo demanda cada vez más alimentos, pero ya no lo hace como lo pensábamos algunos años atrás. Pide alimentos sustentables, que le brindemos garantías de ‘no deforestación’ de nada lo que hagamos en Argentina, que le demos certificaciones, de que capturamos carbono y así sucesivamente, entre ellas la trazabilidad”, dijo Idígoras durante su disertación en el coloquio Experiencia Idea Agroindustria. El dirigente empresario, que compartió el panel con el exministro de Agricultura Julián Domínguez, planteó que vender en 2022 “va a ser distinto” y subrayó que “Argentina es vista como uno de los grandes líderes de ese mercado internacional”, por lo que satisfacer esa demanda “depende de nosotros”. Según el pedido de que “no deforestemos una sola hectárea para producir los alimentos y que le demos garantías al consumidor final”, ya no solo provienen desde Europa, “sino también desde Vietnam”. Tenemos mucho, ratificó, “pero tenemos que demostrarlo integrando a la cadena de valor comoditizando la sustentabilidad”. Idígoras criticó una cumbre de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que se celebrará pronto en Nueva York, para discutir los sistemas alimentarios vigentes, donde se discutirán iniciativas “que van en contra de todos los sistemas productivos que conocemos y lo que plantean es que todo lo que hacemos no sirve”.