El Gobierno destacó la recuperación de la industria: el mejor junio en 4 años

El minsitro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, destacó el crecimiento de la producción industrial y aseguró que los primeros datos de julio son “buenos”.

6 de agosto, 2021

El Gobierno destacó la recuperación de la industria: el mejor junio en 4 años

La producción industrial tuvo un repunte en junio y creció 10,5% intermensual, un número que sorprendió hasta los más optimistas. Así, se ubicó 8,5% por encima del nivel previo al comienzo de la pandemia, recuperándose de las bajas mensuales registradas en abril (-0,7%) y mayo (-5,6%) explicadas por las medidas de restricción implementadas ante el avance de la segunda ola. 

Según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el índice de producción industrial manufacturero (IPI manufacturero), creció en junio 19,1% respecto al mismo período de 2020. Este es el octavo aumento consecutivo del sector. Así, en el primer semestre acumuló un aumento de 22,4% interanual y, si se netea el “efecto Covid”, se observa una suba de más de 4% respecto al primer semestre de 2019. 

El 10,5% de junio implicó una recuperación de las bajas registradas durante los meses de abril y mayo. Desde el Ministerio de Economía remarcaron que en junio “aún persistieron los problemas asociados a la provisión de oxígeno, sumado al ausentismo por contagios de Covid y las dificultades de logística internacional en la industria automotriz”.

Los datos de producción industrial de junio muestran una importantísima recuperación tras la baja de mayo, que fue el peor momento de la segunda ola. Con esto, la industria operó en el mayor nivel desde mayo de 2018 y fue el mejor junio para la industria en cuatro años”, comentó ayer, tras conocerse los datos, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

El ministro además destacó que en el primer semestre, a pesar de la pandemia y la segunda ola, la industria creció 4,6% respecto al mismo lapso de 2019. “10 de 16 sectores industriales produjeron más en el primer semestre de este año que en 2019”, aseguró Kulfas.

Por sectores

Durante junio, 14 de los 16 sectores relevados por el organismo estadístico crecieron y 11 de ellos a dos dígitos. Además, todos los sectores se ubican por encima del nivel previo a la pandemia, con excepción de tabaco, refinación de petróleo y otro equipo de transporte.

De acuerdo con el informe del Indec, el mayor incremento se registró nuevamente en vehículos automotores con una suba de 103,6% interanual. La producción de vehículos automotores constituye la principal incidencia y subió 154,3% interanual.

A su vez, los sectores que crecieron por encima del 50% son prendas de vestir y calzado (68,2%), metálicas básicas (61,6%) y otro equipo de transporte (53,2%). También hubo crecimiento en los sectores menos afectados por el ASPO de 2020: alimentos y bebidas (5,1%); madera, papel, edición e impresión (7,2%) y químicos (11,6%). Por su parte, los únicos sectores en baja fueron muebles y colchones (-8,2%) y tabaco (-46,6%). En este último caso se dio por la alta base de comparación por recomposición de stocks luego del cese de actividades en abril 2020. 

Comparado con junio de 2019, la producción se incrementó en 13 de los 16 sectores. Las máximas subas corresponden a vehículos automotores (39,1%), maquinaria y equipo (35,3%) y químicos (20,6%). En tanto, cayeron refinación de petróleo, muebles y colchones y otro equipo de transporte. El Palacio de Hacienda remarcó que el 16 de junio de 2019 se registró un apagón eléctrico general que afectó fundamentalmente a los sectores de proceso continuo como siderurgia, papel, químicos y refinerías.

Expectativas empresarias 

Por otra parte, el Indec realizó un relevamiento entre los empresarios sobre las expectativas para el tercer trimestre. Sobre la demanda interna, el 45,1% de las compañías prevé que la misma no variará, mientras que el 23,1% cree que decaerá y el 31,8% anticipa una suba. 

A su vez, el 47% de los empresarios considera que sus exportaciones totales no tendrán ningún cambio en dicho período, el 29,5% respondió que aumentará y el 23,5% espera una baja. En tanto, sobre cómo esperan que evolucionen las importaciones totales de insumos utilizados en el proceso productivo, el 51,8% respondió que no habrá cambios, el 15,8% que bajarán y el 32,4% que se incrementarán. 

El 24,5% espera un aumento en la utilización de su capacidad instalada, el 19% una baja y el 56,5% respondió que se mantendrá constante. Por último, respecto a la dotación de personal, el 74,6% contestó que no habrá variación alguna, pero el 10,7% advirtió que disminuirá y el 14,7% aseguró que contratará a más trabajadores.

Datos adelantados

Todo indica que el repunte de junio se mantendría durante julio y el Gobierno se esperanza con que la recuperación continúe, de no mediar algún inconveniente vinculado a la variante Delta. De todas formas, los sectores vinculados a la movilidad y la circulación, como hoteles y restaurantes, seguirán rezagados. 

Los últimos datos del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), bajo la órbita de la cartera productiva, mostraron que en julio la actividad industrial creció 4,8% en comparación al mismo mes de 2019. Además, la producción acumuló un 4% de incremento en lo que va del año contra los resultados de hace dos años. Esta información surge del consumo de energía de unas mil plantas industriales de todo el país en base a datos de Cammesa.

En junio de 2021, la industria produjo 11,7% más que en junio de 2019 e incluso 3,7% más que en junio de 2018. Fue el mejor junio en 4 años”, dijo Daniel Schteingart, quien maneja las riendas del CEP XXI.

 

Según el ministro Kulfas, los primeros datos de julio son “buenos”. “La industria lleva 12 meses seguidos creando empleo. Hoy tenemos 23.000 empleos industriales formales más que los que dejó (Mauricio) Macri”, aseguró. 

Respecto a la producción de autos, la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) informó que las terminales automotrices produjeron en julio 31.935 unidades, 20,2% menos respecto de junio. Sin embargo, atribuyeron esa baja a que “varias plantas otorgaron vacaciones que se vieron reflejados en las estadísticas del mes, no obstante estamos viendo valores tanto de producción como de ventas superiores al período prepandemia”.

Previsiones

“La recuperación que mostró la industria en junio fue muy importante, más teniendo en cuenta que venía de dos meses de caídas consecutivas, y opera bien por encima de los niveles prepandemia”, señaló el economista sectorial de Abeceb, Santiago Manoukian, ante El Economista. “Los obstáculos serán las restricciones cambiarias, el acceso a insumos y habrá que esperar para saber cuál será el impacto de la variante Delta, aunque no se esperan restricciones como las de 2020”, agregó.

Para el tercer trimestre, en un escenario electoral, esperamos suba del salario real por una moderación en la tasa de inflación y una brecha cambiaria más elevada”, proyectó el especialista. “Eso va a fomentar el aumento en la demanda de bienes durables”, finalizó Manoukian.

Por su parte, la consultora LCG espera que el crecimiento de la industria se modere a medida que nos acerquemos a fin de año. “Las tasas de crecimiento anuales que venían mostrando amplios desempeños ayudadas por las bajas bases de comparación se irán diluyendo producto de la reapertura de la economía a partir del tercer trimestre de 2020”, consignaron en un informe.

Respecto a los incentivos, expresaron que la mejora transitoria en el poder adquisitivo que se está buscando alcanzar con la reapertura de las paritarias podrían impulsar alguna recuperación en el consumo, aunque esperamos que esto sea en el margen. “Estimamos así a diciembre un crecimiento que promedie el 16% anual”, finalizaron.

ACM consideró que la industria va a consolidar su recuperación en los próximos meses. “En este sentido, si bien las restricciones a las importaciones podrían beneficiar en el corto plazo a ciertos rubros de la industria manufacturera, atenta contra el desarrollo de exportaciones industriales, al mismo tiempo que podría afectar el crecimiento de mediano plazo”, resaltaron.

Por último, la consultora mencionó que la industria será beneficiada por los créditos blandos a pymes que se plantea el Gobierno para las firmas industriales. “Los controles cambiarios podrían impulsar la demanda de bienes durables como los automóviles”, concluyeron