El Gobierno confirmó que analiza volver a subir el salario mínimo (por consenso o decreto)

Buscarán una recomposición de entre 7% y 10% en la revisión prevista para septiembre: si no sale por consenso, decreto.

5 de agosto, 2021

El Gobierno confirmó que analiza volver a subir el salario mínimo (por consenso o decreto)

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, confirmó ayer que está en agenda reunir al Consejo del Salario “para evaluar dar otro aumento más” en el Salario Mínimo Vital y Móvil. Así, el Gobierno buscará, de cara a las elecciones, mejorar el ingreso de los trabajadores informales y beneficiarios de asistencia social en el segundo semestre.

Desde el Ministerio de Trabajo dejaron trascender que buscarán una recomposición de entre 7% y 10% en la revisión que está prevista para septiembre. La intención oficial es conseguir un consenso entre las partes para poder sacar la iniciativa por decreto lo antes posible.

El mes pasado, el gabinete económico decidió anticipar el pago de las siete cuotas fijadas en el acuerdo de abril, que se extendían hasta febrero próximo, para que el haber mínimo pase de $21.600 a $29.160 en septiembre. En ese momento, la suba acumulada fue del 35%, pero el Gobierno quiere llevar este ingreso a la nueva pauta oficial del 40-45%.

Las proyecciones de las consultoras privadas estiman, en promedio, una inflación cercana al 3% para julio y un acumulado de 28% en los primeros siete meses, por lo que casi se consumiría la pauta de inflación que marca el Presupuesto de 29% para 2021. En tanto, se espera que los precios avancen un poco por debajo del 50% en 2021, con un segundo semestre un poco más calmo.

La cartera laboral que administra Claudio Moroni plantea comenzar las discusiones con los 32 integrantes de la mesa, entre los que se cuentan organizaciones empresarias y entidades sindicales, para eventualmente aprobar una suba de entre 7% y 10% a lo ya acordado en abril. De fracasar la instancia de negociación, recién allí podría aparecer un eventual decreto que fije aumentos en forma unilateral, aunque el oficialismo prefiere que salga por consenso.

El poder adquisitivo de los salarios quedó por debajo de la inflación en los últimos tres años, sobre todo el del sector informal. Por eso, el Gobierno se comprometió a que este año los sueldos le ganarían a los precios, algo que quedó muy en duda durante los primeros meses del año, ya que la pauta del 29% murió muy pronto.

En ese contexto, se viene fomentando una reapertura de paritarias para los sectores que cerraron primero sus acuerdos salariales. Un ejemplo claro fue el caso de Comercio que había cerrado 32% en abril y el martes acordó una suma no remunerativa por única vez de $4.000 a cobrar en agosto y un 9% extra a lo firmado meses atrás.

Subir el salario mínimo tendrá un efecto económico relevante a la hora de reactivar el consumo porque no solo impactará sobre los trabajadores que lo cobran, sino también en cerca de un millón de beneficiarios de distintos programas sociales como el plan Potenciar Trabajo y las becas Progresar que también dependen de ese haber.

La cartera laboral también tiene previsto avanzar en la reapertura del sector de la administración central de los trabajadores estatales. En esa línea, el encuentro con los gremios será el 19 de agosto y se buscará recomponer los salarios de los empleados públicos para que su poder adquisitivo no quede por detrás de la inflación.