Cepo ganadero: el Gobierno analiza si lo flexibilizará o deja todo igual

El próximo martes termina en esquema actual y en el Gobierno analizan dejar todo igual o elevar un poco el cupo.

26 de agosto, 2021

La Mesa de las Carnes pidió al Gobierno que levante las restricciones para exportar carne

El próximo martes terminará el plazo establecido en el artículo dos del Decreto 408/2021 por el que el Gobierno limitó los embarques de carne vacuna hasta 50% del promedio despachado el año pasado.

En ese marco, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, aseguró que aún no está definido cómo continuará este tema, aunque adelantó que “las posibilidades son que se sostenga el cupo o que se amplíe un poco más”.

Actualmente, y hasta el 31 de agosto, está permitida la exportación de poco más del 50% de lo exportado durante 2020. A ese cupo se suma la llamada cuota Hilton y a la recientemente aprobada cuota Kosher.

En mayo, el Gobierno decidió suspender por 30 días las exportaciones de carne vacuna al exterior, decisión que fue flexibilizada posteriormente con la prohibición de vender al mundo cortes de consumo popular, como el asado. Esa medida fue adoptada debido a las fuertes subas en el precio local de los cortes, en algunos casos de hasta 100% interanual, con el objetivo de “reordenar el mercado interno y corregir algunas irregularidades en el mercado externo”.

Ante esto, el sector ganadero hizo público su descontento y viene reclamando la apertura total de exportaciones de carne bovina. Por su parte, las cámaras, entidades y asociaciones que integran la Mesa de las Carnes solicitaron ayer al Gobierno nacional “repensar y levantar” las restricciones a la exportaciones de carne vacuna a días de que venza la iniciativa oficial.

“La Mesa de las Carnes invita al Presidente y al Gobierno a repensar y levantar las restricciones a las exportaciones de carne bovina, ya que con la continuidad de esta medida perdemos todos y pierde Argentina”, indicó un comunicado de la agrupación firmada por 34 entidades del sector.

Según la entidad agropecuaria, estas restricciones afectan a “los trabajadores de la industria frigorífica, donde hay múltiples reportes de suspensiones, reducciones horarias, adelantos de vacaciones y parada de frigoríficos”, como así también a los que “se dedican a la genética, a la cría, a la invernada, a la alimentación en corrales, al transporte, a la comercialización”.

Por otro lado, afirmaron que estas limitaciones derivan en pérdidas de ingresos de divisas al país por US$ 100 millones mensuales y que “los productores pierden $6.500 millones por mes por el impacto en los valores de la hacienda”.

Para las entidades del sector cárnico, el “problema” de los aumentos nació en la caída del poder adquisitivo y en la inflación. “El salario real ha caído 20% entre enero de 2018 y junio de 2021. Con una situación peor para los trabajadores informales y los cuentapropistas, a lo que se debe sumar la caída en el nivel de empleo. Esto significa que los argentinos tenemos menos capacidad para comprar no sólo carne, sino también nafta o ropa”, aseveró el escrito.

“Tenemos que ser respetuosos de la palabra del Presidente. Me lo dijo mirándome a mí, que si el precio se estabilizaba en diez días ‘levanto el tema de la exportación’. Ante los hechos que pasaron, que la carne subió un poco y se estabilizó, ¿por qué vamos a dudar de la palabra del Presidente?”, dijo Nicolás Pino (SRA) ante La Nación.

Por su parte, el ministro Kulfas destacó que “las exportaciones de carne hoy están habilitadas, Argentina está exportando carne incluso por encima del promedio histórico, por encima de 2018 y varios años para atrás”.

También sostuvo que existe una administración de ese comercio, “donde hay una cupificación de 50% en estos meses respecto de lo que ocurría en 2020”. En tanto, el titular de Desarrollo Productivo ratificó que continuará la restricción total para las exportaciones de cortes populares como el vacío y el asado.

Según informó ayer el Consorcio de Exportaciones de Carnes Argentinas, las ventas externas de ese producto registraron en julio una baja de 1% respecto de junio, acumulando un descenso del 3% en los primeros siete meses del año respecto al nivel de 2020.

“Vamos a agotar el diálogo hasta el último momento para encontrar alguna solución. El esfuerzo lo voy a hacer, lo más probable es que no tenga ningún resultado”, dijo ayer Mario Ravettino de ABC.

En ese sentido, Kulfas evaluó que pese a los niveles inferiores de este año, los mismos son “superiores al promedio histórico de los últimos años”. “La proyección obviamente será inferior a 2020 y 2019, pero estará muy por encima de 2018, 2017 y años anteriores”, comentó, y aseguró que con las medidas dispuestas los precios se estabilizaron a partir de finales de junio.

Asimismo, los ministerios de Desarrollo Productivo y de Agricultura, Ganadería y Pesca diseñaron un Plan Ganadero que busca impulsar la producción, para aliviar dichas tensiones. Esa carta es la que quiere utilizar el Gobierno para calmar las aguas con el campo y plantear una agenda común.