El turismo no volvería a la normalidad hasta 2023

Con el avance de la vacunación y la recuperación económica, se espera que el turismo tendrá que esperar dos años más para superar el impacto de la pandemia.

20 de julio, 2021

El turismo no volvería a la normalidad hasta 2023

Por Agustín Maza

Las vacaciones de invierno, el avance de la campaña de vacunación, cierta mejora en el poder adquisitivo del salario en el segundo semestre y el deseo de retomar hábitos prepandémicos podrían darle cierto impulso al sector turístico

Sin embargo, la crisis dejó heridas muy profundas que tardarán bastante tiempo en cicatrizar. Así lo aseguró el secretario de Turismo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), Gregorio Werchow, ante El Economista. “De acuerdo a nuestros datos, no creemos que volvamos a una normalidad turística antes del segundo semestre de 2023”, proyectó el secretario de Came.

“Las vacaciones de invierno y sobre todo esta semana, se va a sentir una mejora importante porque todas las provincias están de vacaciones de invierno”, añadió Werchow. Para el secretario de Came, el resultado de las vacaciones de invierno podría ser “satisfactorio”, aunque la oferta turística bajó mucho debido al cierre de empresas vinculadas al turismo.

Existen razones para pensar que el segundo semestre de 2021 podría traer una mejora en un sector de la economía que viene cayendo sostenidamente, incluso desde antes de comenzar la pandemia. El principal insumo tiene que ver con el aumento en el ritmo de vacunación. Ya ingresaron más de 38 millones de vacunas, con un ritmo de aplicación que aumenta semanalmente, y hacen presagiar un verano más normal.

Otro punto importante tiene que ver con una posible desaceleración de la inflación para la segunda mitad de 2021. El primer semestre acumuló 25,3%, aunque los especialistas prevén una merma en los próximos meses para que el 2021 finalice con un valor cercano al 48% o incluso un poco menos que surgió del último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza mensualmente el Banco Central.

Directamente relacionado a los precios, se encuentra una posible mejora en el poder adquisitivo de los salarios. La reapertura de paritarias hacia un nuevo piso del 40% o 45%, más el adelanto de algunos tramos pautados, “seguramente derivarán en una mejora del poder adquisitivo de los salarios, concentrado principalmente en el segmento formal de la economía”, explicaron desde LCG.

Crisis histórica

En tanto, el último informe de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica (Fehgra) señaló que desde el comienzo de la pandemia cerraron 118.000 hoteles y restaurantes de todo el país, de los cuales 3.800 debieron hacerlo en lo que va de 2021. Esta actividad está sumamente ligada al turismo. 

Cabe destacar que el sector representa el 3% del Valor Bruto de Producción (VBP) y que el 4% de los empleos totales del sector privado son generados por la hotelería y la gastronomía, es decir, más de 650.000. “En nuestro sector se perdieron 175.000 puestos de trabajo. No hay empresa que resista sin posibilidades de trabajar”, comentó en el trabajo la presidente de Fehgra, Graciela Fresno.

Según el informe, esta es la crisis más grave en la historia del sector, si se toman en cuenta datos oficiales desde 1980. “Es un retroceso de 40 años. La actividad agregada se hundió a niveles comparables a los de 1980″, aseguró el documento.

¿Qué podemos esperar?

El sector turístico aglutina muchas actividades de forma directa o indirecta, por eso afecta a distintos rubros”, comentó el economista sectorial de Abeceb, Santiago Manoukian, ante El Economista. “En el caso del segmento hoteles y restaurantes, que es una parte importante del complejo turístico, está funcionando un 53% por debajo de los niveles previos de la pandemia, mientras que la actividad general está más cerca de recuperar los niveles de febrero de 2020”, agregó.

“La vacunación, mayor flexibilidad para operar, mayor movilidad y una recuperación tanto de ingresos como de empleos, sumado al calor de la primavera, todo determina que el turismo interno será bastante beneficiado”, detalló Manoukian. Cabe recordar que, según los últimos datos del Indec, la llegada de turistas desde el exterior cayó en abril 97% respecto al mismo mes del año pasado. 

El economista sectorial explicó que es importante recuperar el empleo en este tipo de sectores, porque en general subsisten dentro de este segmento actividades de mucha demanda presencial de trabajo. “Tomando sólo hoteles y restaurantes, es importante recuperar el empleo ahí porque hay una mayor proporción de empleo informal que está relacionado con los sectores más vulnerables”, agregó Manoukian.

“Es importante trabajar para poder volver a recibir turistas, ya que es un generador muy importante de divisas para nuestro país”, aseguró Werchow. “En caso de no articular una vuelta a la recepción de turistas, la balanza comercial del sector va a quedar muy desbalanceada y se perderán muchos dólares al año”, concluyó el secretario de Came. 

***

La recesión hotelero-gastronómica es 14 veces más profunda

Analizando el promedio de tráfico de búsquedas en Google relacionadas con alojamiento en 17 ciudades argentinas (las que tienen mayor cantidad de viajeros según la Encuesta de Ocupación Hotelera de Indec), se observa que, desde principios de junio, el interés en hoteles comenzó a aumentar en forma significativa. Los datos surgen de un trabajo de Marcos Cohen Arazi y Lautaro Carranza de la Fundación Mediterránea. 

Sin embargo, aún con este importante impulso, en el periodo junio-julio 2021 el interés promedio se encuentra 61% por debajo del correspondiente al mismo periodo de 2019”, señalaron. El relevamiento que realiza la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT) entre sus asociados, estima que el nivel de ocupación en la temporada invernal será drásticamente menor que el que se observó en 2019, con una fuerte disparidad regional. 

Sin embargo, el golpe ha sido tal que la prepandemia aún sigue lejos. Considerando los primeros cuatro meses del año, la conclusión resulta similar. En relación enero-mayo de 2019, la actividad de la rama hoteles y restaurantes del mismo periodo de 2021 (usando datos del EMAE) reflejó una caída de 44,5%. “En el mismo periodo, la actividad económica en su conjunto cayó 3,1%, de modo que la recesión hotelero-gastronómica es 14 veces más profunda que la que aqueja al conjunto de la economía”, dijeron los autores. 

Los hoteles tienen una afectación mayor. Según la Encuesta de Ocupación Hotelera (EOH), en enero-abril de 2021 se hospedaron 3,32 millones de viajeros en hoteles del país. En el mismo periodo en 2019 se habían hospedado 7,63 millones.