Neme sobre el Mercosur: “Las negociaciones se inician en bloque y terminan en bloque”

A su vez, Jorge Neme aseguró que la Argentina no puso "ningún palo en la rueda" durante las negociaciones sobre la reducción de los aranceles desde que Alberto Fernández asumió a la presidencia del Mercosur.

15 de julio, 2021

Neme sobre el Mercosur: "Las negociaciones se inician en bloque y terminan en bloque"

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Jorge Neme, aseguró que “el Mercosur es la base de un proyecto de integración sudamericana que se debe construir” y señaló que Argentina tiene “una mirada amplia y receptiva”, pero que “las reglas del consenso son inmodificables”.

El Mercosur es beneficioso para todos los países, más allá de que debe crecer nuestro comercio. Tenemos una enorme capacidad productiva para desarrollar, con un conjunto de bienes y servicios que producimos que van desde maquinaría agrícola, biotecnología, a energías renovables”, en declaraciones a la radio uruguaya M24.

Las diferencias sobre la velocidad y modalidad de los acuerdos extrazona y la reducción del Arancel Externo Común (AEC) son los temas centrales que se están discutiendo al interior del bloque regional, con posiciones disímiles entre sus integrantes.

Consultado sobre la intención de Uruguay de iniciar de manera unilateral negociaciones con terceros mercados, Neme reafirmó que “las negociaciones se inician en bloque y terminan en bloque”.

“Este tipo de tratados tienen ventajas y limitaciones. Uruguay tiene que tomar una decisión política. El consenso es una regla establecida claramente en todo el cuerpo jurídico constitutivo de los tratados que rigen el Mercosur”, expresó el funcionario.

Desde el otro lado del charco dicen que la decisión en cuestión (la 32/00) “no está en vigor, ya que nunca fue internalizada”. Los expertos coinciden en que se trata de una interpretación equivocada del cuerpo normativo. El canciller uruguayo, Francisco Bustillo, dijo: “Si llegamos a un acuerdo con China y Argentina dice que no igual va a entrar en vigencia”. El país vecino también se ha acercado al Reino Unido, deseoso de nuevos mercados tras el Brexit.

No obstante, Neme declaró que desde la asunción de Alberto Fernández en diciembre de 2019 y también durante el ejercicio pro témpore de la presidencia del bloque, Argentina “no puso ningún palo en la rueda en ningún proceso de negociación”.

“Hemos colaborado, ayudado y discutimos, por ejemplo, con la Unión Europea en primera línea, para firmar ese acuerdo”, destacó el secretario, según las declaraciones citadas mediante un comunicado de la Cancillería.

Sobre el potencial acuerdo entre Uruguay y China aseveró que “no tiene sentido hablar de estas cosas como hipótesis ni incrementar el nivel de pólvora verbal”. Cuando exista, dijo, “se verá si es bueno, se analizará si se puede adecuar a la norma del Mercosur”.

“Es una cuestión de economía política: tiene que ver con los intereses económicos de la mayor parte de los sectores productivos uruguayos cuyo comercio está fuera de la región y el Mercosur los ata, les impide avanzar en una flexibilización que por otro lado es una gran ficción porque está lleno de flexibilizaciones de hecho. El Mercosur se convertido en una ficción. Era un proyecto que tenía una vocación estratégica muy comprensible y que yo apoyé muchísimo en su momento fundacional y que ha perdido. Entonces hace rato que estamos diciendo que acá alguien tiene que sacudir el avispero y lo interesante es que lo hace el más chico, porque los grandes no lo hacen por los costos políticos y partes de los costos económicos, es pura retórica”, señaló el experto Roberto Russell en diálogo con La Nación.

Está claro que el Mercosur está en su peor momento y que el riesgo es que el corto plazo, ahora con Brasil con la batuta por algunos meses, sea aún peor. 

Aunque no se va a plantear estrictamente en estos términos, la situación parece ser una tal en que Argentina deja ese pasado adorador de la sustitución de importaciones o el Mercosur como lo conocimos vuela en pedazos. Los socios argentinos no le encuentran demasiado sentido al Mercosur. No sólo se trata de mayor apertura comercial. Es también como se enfrentan temas como el cambio climático ahora que Europa va a cobrar por la huella de carbono implícita en sus importaciones”, señaló un informe de Econviews. 

“Las opciones disponibles para Argentina parecieran ser convencer a sus socios que el Mercosur vale la pena con una propuesta de cambio o aislarse más. El problema es que para tomar la primera de las opciones se necesita una determinación e iniciativa que hoy no parece estar presente en ningún sector del Gobierno”, agregaron. La otra opción es planchar todo hasta que Lula gane las presidenciales de 2022. Considerando que asumirá en 2023 recién, ¿habrá tiempo? ¿Y si no gana Lula?