Malas noticias: las emisiones mundiales de CO2 serán récord en 2023

Los países no estarían realizando los esfuerzos suficientes para desarrollar energías renovables en sus planes de recuperación.

21 de julio, 2021

Malas noticias: las emisiones mundiales de CO2 serán récord en 2023

Según un informe de la Agencia Internacional de

la Energía (IEA, según sus siglas en inglés), las emisiones mundiales de dióxido de carbono alcanzarán nuevos récords en 2023. Esto se debe a que los países no estarían realizando los esfuerzos suficientes para desarrollar energías renovables en sus planes de recuperación económica.

La IEA explicó que los estados occidentales invirtieron grandes sumas de dinero para sostener sus economías desde 2020. Sin embargo, tan solo el 2% de los recursos se destinaron a las energías renovables.

Por el momento, se gastaron unos US$ 16 billones para combatir la pandemia, aunque la mayoría estuvieron destinados a medidas sanitarias y de apoyo a las compañías y/o familias. En esa línea, unos US$ 2,3 billones se utilizaron para la recuperación económica, pero solo US$ 380.000 millones para fomentar las energías verdes.

Teniendo en cuenta las previsiones actuales de gasto público, las emisiones de CO2 siguen una trayectoria que las llevará a niveles récord en 2023 y seguirán creciendo los años siguientes”, explicó el informe.

Si bien la trayectoria de emisión que plantea la proyección es 800 millones de toneladas más baja en 2023 de lo que hubiera sido sin ningún esfuerzo sostenible, aún está 3.500 millones de toneladas por encima de la trayectoria deseada.

Por su parte, Fatih Birol, director de la IEA, dijo que desde el inicio de la crisis del Covid-19, numerosos gobiernos destacaron la importancia de reconstruirse con un modelo mejor, para un futuro más limpio, pero muchos de ellos aún deben convertir sus palabras en hechos”.

La única verdad sigue siendo la realidad. “No solo la inversión en energías limpias aún está lejos de lo que se necesita para poner al mundo en el camino de alcanzar emisiones netas cero a mediados de siglo, sino que ni siquiera es suficiente para evitar que las emisiones globales alcancen un nuevo récord”, dijo Birol.

La IEA estima que se necesita un billón de dólares de inversión verde adicional anual durante tres años con respecto a lo pactado en el acuerdo climático de París de 2015.

Los mayores problemas se registran en los países en desarrollo, que aún dependen del uso del carbón para poseer energía. Estas regiones registran apenas 20% de las inversiones necesarias para reducir sus emisiones.