“Mirá como te como hermano”: la restricción frenó al dólar

El BCRA y la Comisión Nacional de Valores tomaron medidas para restringir el uso de los dólares financieros libres, frenando su tendencia alcista. Sin embargo, el dólar blue tuvo un salto que lo posicionó en su valor máximo más alto del año.

13 de julio, 2021

“Mirá como te como hermano”: la restricción frenó al dólar

Por Luis Varela 

A 61 días de las PASO y a un par de jornadas para que el país llegue a la irreparable cantidad de 100.000 muertos por Covid-19, el ala política más dura del Gobierno sumó ayer mucho nerviosismo, presionando a los funcionarios vinculados al ala económica, ya que el mercado cambiario se está calentando demasiado, hay riesgo de desmadre, y una nueva corrida podría determinar una dura derrota en las elecciones parlamentarias que vienen. 

Por esa razón, mientras el ministro Martín Guzmán está en Venecia, negociando con el FMI y con EE.UU. garantizando que se va a pagar la deuda con el organismo, asegurando además que estamos en un sendero de normalización, los funcionarios que se quedaron en Argentina hicieron todo lo contrario: retrocedieron, aumentaron aún más el cepo cambiario, con la idea de que aquietando el dólar se gana tranquilidad, y el mercado real tuvo ayer una jornada a los saltos.

Con alta presión desde la política, advirtiéndoles a todos que si la elección se pierde muchos de los que ocupan lugares actuales pueden llegar a quedar fuera del juego, el BCRA y la Comisión Nacional de Valores tomaron, como ya dijimos, medidas para restringir el uso de los dólares financieros libres (acotando plazos y montos a las grandes empresas), y el resultado fue un día con un gran brinco oficial, en el que finalmente el contado con liquidación (CCL) y el dólar MEP pudieron ser frenados, pero el dólar blue pegó un salto, a un valor máximo desde la corrida del año pasado.

Un contexto favorable

El lunes estaba pintado para que fuera una fiesta: el viernes pasado (feriado en Buenos Aires) los ADR argentinos habían subido mucho y garantizaban un buen día bursátil en la apertura de la semana, veníamos además con el golpe anímico del triunfo futbolístico sobre Brasil, pero el Gobierno cerró más, achicó más, y ciertamente redujo sustancialmente los volúmenes operados, alejándonos todavía más del mundo, pero en la pequeñez los bonos lograron subir, ya que el Gobierno casi no los usó, la Bolsa también anotó la suba del viernes, y las reservas terminaron con alzas, ya que los granos dieron un alivio al subir tanto en Chicago como en Rosario.

O sea, todo más chiquito y todo más bajo control, apretando todas las clavijas hasta que se vote, para tratar de ir a un acuerdo con el FMI que quite presiones. Y así como lograron poner bajo control ayer a los dólares financieros libres, irán en las próximas ruedas a tratar de acotar también el mercado blue, donde ayer los precios llegaron a superar los $180, pero manos amigas operaron al cierre y la cotización final fue algo más baja.

Por supuesto, esta condición de inestabilidad y de alta volatilidad (que llevó ayer a provocar un cambio en la cúpula de la CNV, bajando de nivel a Mónica Erpen y colocando como vice de esa entidad a Sebastián Negri), está generando fuertes problemas en todas partes (vemos por ejemplo todo lo que ocurre en Cuba) y los mercados del mundo están en estado de alerta ya que hoy se difundirá el índice de precios al consumidor de Estados Unidos, e inmediatamente después de eso el testimonio del jefe de la Fed, Jerome  Powell, dará en el Congreso nuevas pistas sobre lo que pasará en lo inmediato en la política monetaria norteamericana.

La marcha del dólar

Con la inflación de EE.UU. en el centro de la escena, en el exterior el dólar estuvo ayer mixto, no tan firme como en las últimas semanas: subió 0,3% contra el yen, avanzó 0,2% contra el euro y 0,1% contra la libra, no cambió contra el mexicano, pero bajó 0,5% en Chile y achicó 1,6% en Brasil, algo muy positivo para Argentina.

Y en el mercado local el tema cambiario está entrando en una zona de fuerte intensidad. Este jueves el Indec difundirá la inflación de junio, ayer economistas plantearon que hubo fuertes subas en medicamentos y alimentos y que la variación del mes estará más cerca de 3,5%, que del 3,2% que había planteado Orlando Ferreres. Y, sea como fuere, muchos ahorristas están indecisos, no sacan su dinero del banco, pero en vez de renovar sus plazos fijos dejan los pesos en cuentas a la vista, ya que las tasas del 37% anual que fija el BCRA desde diciembre no convencen.

Con ese marco, en la apertura hubo una fuerte presión sobre todos los dólares. Los inversores más chicos, sin tantas trabas para operar, llevaron al contado con liquidación a un insólito salto de $4 hasta superar los $171, un número solo sobrepasado durante algunas horas del overshooting del 22 de octubre pasado, pero inmediatamente las limitaciones fijadas por el BCRA y la CNV, con impedimento para operar, hicieron que con poca intervención el precio cediera de nuevo y que quedara incluso por debajo del cierre del jueves pasado.

Con este nuevo corsé, que entrega cada vez menos libertad para hacer negocios, el dólar turista subió 11 centavos hasta $167,34, el oficial subió 7 centavos hasta $101,42 y el blue fue la noticia del día ya que pegó un salto de $5 hasta $179 (con un poscierre que cedía algo más). Mientras que el dólar mayorista subió 10 centavos hasta $96,09, con un BCRA que finalmente logró sumar US$ 85 millones de dólares a las reservas hasta US$ 42.840 millones, sin que se registraran problemas de operaciones para los importadores. Y el dólar MEP bajó 37 centavos hasta $166,05 mientras que el contado con liquidación finalmente bajó 26 centavos contra el cierre del jueves hasta $167. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue saltó hasta el 76,5% y la del CCL y el mayorista fue del 73,8%. Eso sí, en otras monedas, en las que la estructura de Economía no tiene tanto dominio, el peso argentino siguió retrocediendo: medidos en pesos, el euro subió 28 centavos hasta $113,97, el real subió 33 centavos hasta $18,58 y la libra subió $1,13 hasta $133,42.

Las incógnitas por lo que viene son por supuesto muchas. Especialistas de la talla de Javier Timerman (AdCap) o José Echagüe (Consultatio) salieron a decir que estas restricciones que se presentan en este momento “son una aspirina, que no resuelven nada y crean otros problemas”. 

Timerman dijo que “debemos recordar que hace diez días nos bajaron la nota en el MSCI por las restricciones cambiarias y ahora las acentúan. Y la tensión va a seguir, ya que si la gente se baja de los plazos fijos habrá presión, aunque el BCRA tiene por ahora mucho poder de fuego”. Y Echagüe manifestó: “Es extraño que con Guzmán negociando con el FMI, desde acá un ala política del Gobierno juegue en contra. Y, evidentemente, más temprano o más tarde, estas restricciones nos llevan a un tipo de cambio más alto”.

Bajó el riesgo

En lo concreto, en el día de ayer, sin embargo, el Gobierno logró ganar el día. Un operador ironizó “fue algo así como atajar un penal, nos dijeron ‘mirá como te como hermano’ y por ahora no nos comieron, no usaron bonos, los dólares libres se plancharon y el riesgo país fue más bajo”. Efectivamente, sin tanto gasto oficial en los canales CCL y MEP, los bonos argentinos lograron recuperar 0,8% promedio y con eso el riesgo país bajó 27 unidades hasta 1.585 puntos básicos.

Y en cuanto al mercado bursátil el día tampoco fue en absoluto negativo. Con un ojo en la inflación norteamericana que se anunciará hoy, Wall Street logró nuevos máximos, con subas del 0,2 al 0,4% en los principales índices de la bolsa de Nueva York, mientras que hubo suba del 1,7% en la Bolsa de San Pablo y cierre casi sin cambios en la de México.

En el mercado bursátil local, luego de un viernes feriado en el que los ADR subieron afuera más del 4%, ayer fue un día que se equilibró con aquella suba. Se negociaron $904 millones en acciones y $1.795 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires, con una suba del 3% para el índice Merval. Mientras que los ADR argentinos en Nueva York tuvieron ayer un buen día para Francés e YPF con subas de hasta el 6%, pero una jornada mala para Cresud y MercadoLibre, con bajas de hasta el 3,4%.

Atados a las nuevas cepas del Covid y a las aperturas o los cierres de la economía global, las commodities tuvieron un día mixto. El petróleo bajo 0,7%, los metales preciosos estuvieron mixtos, los metales básicos actuaron débiles, hubo un muy buen día para los granos tanto en Chicago como en Rosario por los problemas climáticos de EE.UU. Y las criptomonedas, cada vez más vigiladas, volvieron a perder nuevamente, con baja para el bitcoin pero sobre todo para el ethereum.

¿Qué se ve venir por delante? El horizonte presenta grandes desafíos. El Gobierno de EE.UU. elevó sus pronósticos de algunas cosechas y eso plantea que las subas de ayer pueden ser circunstanciales, lo cual garantiza un segundo semestre seco para el BCRA, con una probable pérdida de reservas por más de US$ 3.000 millones. 

Y los analistas profundos de valores advierten: “Estamos colgados de lo que pase con el FMI y con la elección. El MSCI, que nos bajó al último de los subsuelos, nos dejó fuera de las inversiones de todo el mundo. Somos un mercado chico, mínimo y aislado. El MSCI fue contundente, nos revisará otra vez la nota a fines de noviembre, después de la elección. Solo las urnas y un avance con el FMI nos pueden volver a poner en órbita”.