Martín Guzmán habló sobre el piso impositivo para las multis

130 países de todo el mundo, incluidos, fundamentalmente, China e India, acordaron ayer una tasa impositiva corporativa mínima del 15%, en una medida diseñada para evitar lo que la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, llamó una "competencia fiscal internacional contraproducente".

2 de julio, 2021

Martín Guzmán habló sobre el piso impositivo para las multis

El impuesto global a las multinacionales está más cerca. Ayer, en una reunión de la OCDE, un total de 130 países que representan 90% del PIB mundial llegaron a un histórico acuerdo para poner un impuesto mínimo de 15% para ese tipo de empresas.

El asunto será analizado la semana que viene en la cumbre de ministros de Economía y Finanzas del G20 en Venecia. Según diversos cálculos, esta nueva alícuota representaría un aumento de US$ 150.000 millones en recaudación y reasignará otros US$ 100.000 millones.

Según lo acordado habrá dos pilares. El primero afectará a las empresas que tengan un volumen de negocios mundiales de más de 20.000 millones de euros y una rentabilidad (ganancia antes de impuestos) superior a 10%. Según la declaración, el umbral podría reducirse a los 10.000 millones de euros en los próximos 7 años.

“Reasignaría algunos derechos impositivos sobre las empresas multinacionales de sus países de origen a los mercados en los que tienen negocios”, dijo. En principio, la ganancia extra por sobre ese 10% se distribuirá en base a cuánto ganó esa firma en determinado mercado. Ese volumen a distribuir sería de US$ 100.000 millones.

Por otra parte, el “pilar 2” implica una tasa del 15% a las compañías con un volumen de negocios superior a los 750 millones de euros.

“Este plan de dos pilares será de gran ayuda para los países que necesitan movilizar los ingresos fiscales necesarios para restablecer sus presupuestos y finanzas públicas, al tiempo que invierten en los servicios públicos esenciales, en las infraestructuras y en las medidas necesarias para una recuperación sólida y sostenible después de la crisis”, expresó la OCDE en su comunicado.

“Tras años de trabajo y negociaciones intensas, este paquete de medidas históricas garantizará que las grandes empresas multinacionales paguen su parte justa de impuestos en todo el mundo”, agregó.

Una de las buenas noticias fue que China, que en un principio no estaba convencida de apoyar la medida, finalmente aceptó sumarse. Por otra parte, un grupo de países se opuso a firmar la declaración. Entre ellos se encuentra Irlanda, que en los últimos años atrajo a las principales tecnológicas con sus esquemas de bajos impuestos y una tasa de 12,5%.

El nuevo documento se basa en el acuerdo alcanzado durante la Cumbre del G7 hace unas semanas en el Reino Unido. Los países firmantes dijeron que los trabajos técnicos estarán terminados en octubre y que la idea es aplicar efectivamente el impuesto en 2023.

Tras conocer la noticia, el presidente Joe Biden, el principal impulsor del proyecto, expresó: “Con una tasa mínima, las corporaciones multinacionales ya no serán capaces de enfrentar a unos países con otros para bajar los impuestos y proteger sus beneficios a expensas de los ingresos públicos. Ya no serán capaces de evitar pagar su parte justa ocultando los beneficios generados en EE.UU., o en cualquier otro país, en jurisdicciones de bajos impuestos”. La propia Casa Blanca quiere llevar esa tasa (“corporate tax”) del 21% que dejó Donald Trump a 28%.

¿Qué dijo Martín Guzmán?

“Hoy se alcanzó un amplio consenso internacional para dar un paso importante para resolver uno de los problemas de la globalización que más daño le ha hecho al mundo: la elusión impositiva por parte de las empresas multinacionales”.

“Aún cuando queda mucho camino por recorrer, estamos frente a un momento histórico; una verdadera oportunidad para coordinar globalmente y terminar con las guaridas fiscales que perjudican a los pueblos de todo el mundo y a las posibilidades de desarrollo de los pueblos”.

“El acuerdo incluye una tasa mínima global a corporaciones multinacionales de al menos el 15%, que aún estando por debajo de lo que consideramos óptimo, ayudará a fortalecer la capacidad de los Estados para implementar políticas públicas que contribuyan al progreso de las sociedades”.

“Argentina, luego de firmes y valiosas negociaciones multilaterales en las que se construyeron entendimientos, acompañó el consenso. De aquí a la cumbre del G-20 en octubre, hay que seguir trabajando en los detalles del acuerdo para que efectivamente sea sano para el mundo”

“En las negociaciones, desde Argentina hemos manifestado la importancia de resolver dos cuestiones esenciales antes de octubre de este año. Primero, establecer un mecanismo de resolución de controversias que sea internacionalmente equilibrado y eficaz

“Segundo, que el compromiso de eliminar medidas unilaterales se circunscriba únicamente a las empresas comprendidas por el acuerdo logrado, de manera de proteger la soberanía de imposición”.

“Continuaremos trabajando junto a la comunidad internacional y sobre la base de este valioso consenso para construir reglas de juego globales que apunten a dos objetivos centrales: el bienestar de nuestro pueblo y el desarrollo equitativo y sustentable del mundo”