Familia tipo precisó $100.000 por mes para ser considerada de clase media en la Ciudad

Una pareja compuesta por una mujer y un varón de 35 años, ambos económicamente activos y propietarios, con dos hijos varones de 9 y 6 años, precisó $99.684 para ser catalogada como sector medio.

14 de julio, 2021

Inflación: el Gobierno espera una desaceleración leve tras 4,8% de marzo

Según la estratificación social que utiliza la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), una familia porteña “tipo” necesitó en junio un ingreso de $99.684 para ser considerada de clase media. Queda evidenciado el impacto de la inflación en el costo de vida de los últimos años.

Ese umbral representa la necesidad de esas familias de contar con un presupuesto diario de $3.322, 2,77% más que en mayo. En términos interanuales, los ingresos necesarios para alcanzar ese nivel socioeconómico aumentaron casi 45%.

Los datos surgen de la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que publicó los datos de costo de vida, líneas de pobreza y canastas de consumo para la Ciudad de Buenos Aires del mes de junio. El reporte, entre otros datos, fija los criterios actualizados que toma el distrito para delimitar los niveles socioeconómicos en base al ingreso. Así, una familia de cuatro integrantes necesitó ganar entre $99.683 y $318.988 mensuales el mes pasado para entrar en el “sector medio”.

“Esta estratificación brinda, por un lado, la posibilidad de identificar a los sectores más desprotegidos de la sociedad en términos de situaciones de indigencia y de pobreza y, por el otro, da cuenta de la heterogeneidad de los sectores no pobres de manera de facilitar un análisis más integral de la situación social de la Ciudad, la de cada uno de los estratos definidos y su evolución en el tiempo”, explicó el informe.

En base a esos estratos, los ingresos teóricos necesarios de una pareja de clase media compuesta por una mujer y un varón de 35 años de edad, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda en la que viven, con dos hijos varones de 9 y 6 años, se dispararon en el último año de la mano de una inflación interanual del 48,8%, según el dato de Indec a mayo. La inflación interanual en la Ciudad, mientras tanto, fue del 41,4% según el Ipcba porteño.

Visto en términos de necesidades diarias, esa familia teórica necesitó cada día al menos $3.322,80 para alcanzar un nivel de consumo consecuente con el estrato medio. Para no caer en la pobreza (situación denominada “no pobres vulnerables”), mientras tanto, se necesitaron $2.166,46 al día, 47% más que hace un año. Por último, quienes superan los $2.658,24 por día pero no alcanzan los $3.322,80 diarios son considerados “sector medio frágil”.

Familia tipo precisó $100.000 por mes para ser considerada de clase media en la Ciudad

Canasta básica de la Ciudad

Respecto a las líneas de pobreza e indigencia, sin contar el alquiler, la misma familia tipo necesitó más de $34.580 mensuales para no ser indigente y más de $64.994 para no ser pobre, según los mismos datos de la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad. En relación a un año atrás, la canasta de indigencia (sólo alimentos básicos) tuvo un aumento del 54,2% y la canasta de pobreza, que incluye otros gastos generales, un alza de 47,6%.

En 12 meses, la canasta de indigencia aumentó en $12.155: pasó de $22.425 a $34.580, mientras que la canasta familiar de pobreza se incrementó en $20.983: subió de $44.011 a $64.994. La canasta “de pobreza” porteña, además de alimentos incluye otros gastos generales, pero no el alquiler de la vivienda. Así la canasta básica porteña para una familia que alquila una vivienda modesta superaría los $85.000 mensuales, si se tiene en cuenta el costo promedio de un alquiler.

En junio, los alimentos básicos aumentaron el 2,9% y la canasta total el 2,7%. Con estas cifras, entre enero y junio, la canasta familiar alimentaria básica aumentó en la Ciudad 26,6% y la canasta de pobreza el 24,6%. Así, por su magnitud e incidencia, la suba de los precios de los alimentos, demás bienes y servicios golpea con mayor fuerza a los indigentes y a los pobres, que utilizan un mayor porcentaje de su ingreso para satisfacer necesidades básicas.

Los últimos datos de la DGEyC (primer trimestre de 2021) marcan que en CABA uno de cada 4 porteños es pobre y 4 de cada 10 niñas, niños y adolescentes menores de 17 años viven en hogares pobres. Son 114.000 pobres más que un año atrás, sumando un total de 817.000 personas.

Ese porcentaje representa el 26,5% de los 3.078.000 que viven en la Ciudad que no logra cubrir el costo de una canasta básica de bienes y servicios, versus un 22,9% de un año atrás, antes de la irrupción de la pandemia y las restricciones a la actividad. En tanto, de los 817.000 pobres, 290.000 son indigentes (9,4% de la población porteña), lo cual representa un incremento de 50.000 personas en esa condición en relación a un año atrás, que no cubren el costo de una canasta básica sólo de alimentos.

Estos porcentajes son los más altos desde 2015 cuando el organismo estadístico de la Ciudad empezó a medir las condiciones de vida de los ciudadanos porteños. La estadística oficial de pobreza porteña muestra un fuerte deterioro en 2016, una mejora en 2017, y de ahí con el 14%, siguió en ascenso continuo: 16% en 2018, 19,1% en 2019, 22,9% en 2020 y 26,5% este año.

La indigencia tuvo el mismo recorrido ascendente: del 4% en 2017, subió al 4,3% en 2018, 6% en 2019, 7,8% en 2020 y 9,4% en 2021. De estas cifras se desprende que en 4 años, en la Ciudad se agregaron 361.000 pobres, de los cuales 167.000 son nuevos indigentes.