Con ahorristas sin aire, el blue frenó por el fin de mes

Cada vez más cerca de las PASO y los inversores atentos a la próxima reunión de la FED, la Bolsa porteña no tuvo un mal día, mientras que el dólar blue retrocedió $1.

27 de julio, 2021

Con ahorristas sin aire, el blue frenó por el fin de mes

Por Luis Varela

La primera hora del arranque de la última semana de julio tuvo ayer en el mundillo de los negocios locales dos temas dominantes: la medición de ganadores y perdedores por el cierre de listas para las PASO y la reacción que pueden llegar a tener hoy los mercados globales por la reunión que realizará la Reserva Federal, donde en hipótesis se definirá si EE.UU. sigue tirando dólares desde helicópteros o si esto de la híper liquidez mundial empieza a terminarse.

Sin embargo, ya antes del mediodía esos dos temas fueron desvaneciéndose, como si fueran una nube que desaparece y la realidad de las órdenes de compra o venta empezaron a demostrar que los inversores locales no creen que la elección, gane quien gane, cambie nada, y que Jerome Powell desde la Fed no tiene demasiado espacio como para achicar la compra de bonos, ya que la cepa Delta del Covid sigue generando problemas y las economías no están recuperadas como para seguir caminando sin ayuda.

En consecuencia, cuando llegó la hora de las decisiones, los inversores globales sintieron que la liberación de dólares continuará, lo cual generó una venta de bonos norteamericanos y una consecuente suba de sus tasas a vencimiento. Y, en línea con eso, el dólar global anotó un retroceso, sin excepciones, contra la canasta mundial de monedas principales.

El mercado local

Y a nivel local, la cercanía de fin de mes, el peso del supermercado y el costo de llenar la heladera, determinó que los ahorristas chicos dejaran de presionar en el mercado del dólar blue, por lo que el precio del paralelo bajó apenas, tras una sucesión de largas subas muy sostenidas, pero los jugadores grandes, que ya triplicaron el denominado mercado senebi, continuaron demandando, por lo que el contado con liquidación blue volvió a subir.

El estado de situación del mercado, partido entre ahorristas pequeños en una pausa, hasta cobrar los sueldos de agosto, e inversores grandes, aún de salida del peso, encontró a un mercado de bonos híper concentrado, ya que el 70% de lo que se operó con títulos públicos se transó con apenas 2 papeles. Mientras que seca como el río Paraná, la Bolsa de Buenos Aires logró anotar una leve suba, pero con el menor volumen en papeles locales de las últimas 16 semanas.

Al mismo tiempo, mientras todos se preparan para seguir hoy la batuta que maneja Powell desde la Fed, se conoció en detalle que mañana el ministro Guzmán volverá a salir a tomar deuda a través de la colocación de siete Letras del Tesoro, en un día en el que queda demostrado que la liquidación de divisas se está agotando, ya que el Banco Central tuvo que afrontar una rueda con una consistente pérdida de reservas.

Todo esto vino regado con un repunte ayer de muertes por Covid-19 en Argentina, con la cepa delta afectando más a varios países de Europa, incluso generando problemas en Japón, donde se celebran los juegos olímpicos. Con un rebrote de contagios y muertes que empieza a preocupar y que pone en barbecho la hipótesis de que la normalización global de la economía llegará tan pronto como se esperaba.

El dólar en el mundo

En números concretos, en el exterior el dólar bajó contra todas las monedas: perdió 0,5% contra el real y la libra, 0,3% contra el euro y el chileno, 0,2% contra el mexicano y 0,1% contra el yen. Los inversores globales esta vez parecieron convencidos de que Powell no achicará la compra de bonos hipotecarios, como anticipó en la última reunión, por lo que los bonos del Tesoro norteamericano perdieron precio y las tasas largas de ese país subieron apenas: colocándose a 5 años de EE.UU. al 0,72% anual, a 10 años fue al 1,29% y a 30 años volvió al 1,95%.

A nivel local, a pesar de que el BCRA sigue sin mover las tasas (pagó 38% por Leliq y los bancos pagaron 37% por los plazos fijos), el poco dinero que quedó en las cuentas hizo que no hubiera presión sobre el paralelo. Así, el dólar turista subió 3 centavos hasta $167,93, el oficial subió 2 centavos hasta $101,77, el blue bajó $1 hasta $184, el Senebi subió 43 centavos hasta $177,79. El dólar mayorista subió 12 centavos hasta $96,54, con el BCRA perdiendo US$ 84 millones en reservas hasta US$ 43.027 millones. Mientras que el dólar MEP subió 33 centavos hasta $166,81 y el contado con liquidación bajó 49 centavos hasta $167,51. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 80,8% y la del CCL con el mayorista fue del 73,5%. Mientras que medidos en pesos, la libra subió 86 centavos hasta 133,43, el euro subió 53 centavos hasta 113,96 y el real subió 12 centavos hasta 18,64.

El súper cepo organizado por el BCRA y la CNV está permitiendo que el Estado no tenga que vender tantos bonos para enfrentar la presión alcista del dólar, por lo que los precios de los títulos están casi laterales, por lo que el riesgo país subió 6 unidades, hasta 1.586 puntos básicos. Y eso que hubo dos señales que debieron haber mejorado mucho ese indicador: Kicillof cerró muy apurado la semana pasada la deuda de la provincia de Buenos Aires y Cristina Kirchner, más “abuenada” en plena campaña, aclaró con todas las letras que se le pagará al FMI y que los DEG que lleguen en agosto irán a ese destino.

Más emisión

En fondo del tema sigue siendo preocupante, porque el BCRA sigue emitiendo pesos para el Tesoro. Y, como no alcanzan, para enfrentar inminentes vencimientos, Guzmán tiene que salir mañana a tomar más deuda, esta vez con siete Letras del Tesoro: una Lete a descuento con vencimiento 30 de septiembre de 2021 (s30s1 – reapertura); una Lete a tasa variable más 2% con vencimiento 30 de septiembre de 2021 (ss301 – reapertura); una Lete a descuento con vencimiento 30 de noviembre de 2021 (s30n1 – reapertura); una Lete a tasa variable más 3% con vencimiento 30 de noviembre de 2021 (nueva); una Lete a descuento con vencimiento 31 de diciembre de 2021 (s31d1 – reapertura); una Lete a descuento con vencimiento 31 de enero de 2022 (s31e2 – reapertura); y una Letra ajustadas por CER a descuento con vencimiento 30 de junio de 2022 (x30j2 – reapertura).

Mientras tanto, con la sensación de que la liberación de dólares de la Fed los mercados que ofrecen materias primas siguen sonriendo y la Bolsa de Nueva York navega indecisa, pero en una cumbre histórica. Así, ayer Los principales índices de Wall Street mejoraron 0,2%, con el Nasdaq sin variación. Mientras que hubo una suba del 0,8% en la Bolsa de San Pablo Y una mejora del 1,2% en la de México.

A los papeles argentinos no les fue mal. La sensación de que los precios de los commodities continuarán sostenidos y la difusión de que la siembra de la nueva cosecha agregará 500.000 hectáreas genera una luz de esperanza en algunos sectores, y hay cierto sostén para papeles argentinos que tienen precios bajísimos. Sin embargo, a nivel local el volumen operado en acciones fue mínimo, el menor desde la apertura de abril, aunque los ADR argentinos en Nueva York tuvieron un muy buen día.

Con $417 millones operados en acciones y $2.380 millones en Cedears, hubo una suba del 1,1% en la Bolsa de Buenos Aires. Al tiempo que casi todas los ADR anotaron subas de hasta el 5,8&, con Central Puerto, IRSA P y Loma Negra como los papeles más beneficiados, justo en un día en el que los escribanos porteños confirmaron la información que dieron el viernes los escribanos de provincia de Buenos Aires: este año hay muchos más negocios, aunque el 2021 será el segundo peor año de las últimas décadas.

Finalmente, como se espera que la Fed siga obligada a continuar con la emisión, y como los metales preciosos se mantienen no tan lejos de los máximos logrados en agosto del año pasado, a los que les tocó el mejor día ayer fue a las criptomonedas. Hay varias empresas importantes como Amazon y Bank of América que salieron a decir que empezarán a operar con esos valores, y el bitcoin literalmente resucitó: desde los US$ 29.500 tocados el martes pasado, ayer pegó un brinco hasta alcanzar al cierre los US$ 37.500, con un alto del 27% en una semana.

El resto de las commodities tuvo una situación expectante, esperando ver en detalle los gestos que salgan mañana de la cara de Powell. El petróleo cerró el lunes sin cambios. Los metales preciosos casi no se movieron. Los metales básicos estuvieron selectivos, con muy buen día para el cobre. Y los granos estuvieron también repartidos, con valores sostenidos para el maíz y la soja, pero con el trigo algo más flojo.

Mañana veremos qué dice Powell. Y también mañana veremos cómo reacciona el mercado ante esta nueva licitación de Martín Guzmán. Los inversores están mirando a los candidatos que surgieron de las listas. Por ahora nadie presenta soluciones concretas. Surgen palabras muy de la política, pero sin que nadie muestre de qué manera se saldrá de una situación de exceso de deuda, alto gasto, impuestos altísimos, inversión inexistente y empleos nuevos completamente ausentes.