Confalonieri: “Cada vez más pymes se van animando a entrar al mercado”

21 de julio, 2021

Confalonieri: “Cada vez más pymes se van animando a entrar al mercado”

Por Ariel Bazán

La mayor digitalización que trajo la pandemia y el crecimiento de la oferta de productos se han combinado para acercar cada vez más pymes a financiarse en el mercado. Entre otros temas, en una entrevista con El Economista, Lucas Confalonieri, Managing Director de AdCap, explicó cuáles son los instrumentos más usados, cuál es el rol de las SGR y por qué las facturas de crédito electrónica aún no terminan de despegar.

¿Cómo vino el financiamiento pyme en el mercado en 2021?

El financiamiento pyme en el primer semestre realmente vino mostrando signos de crecimiento mensual en forma constante y al ver los volúmenes operados en descuentos de cheque de pago diferido, pagarés, y facturas de crédito electrónica, se ve que crecieron más del doble respecto a 2020. Y si vamos al 2019 se multiplicaron por tres los volúmenes operados, con lo cual el incremento del segmento fue muy grande. 

¿Entonces las pymes se están animando cada vez más a lanzarse al mercado?

Cada vez vemos más pymes que se van animando a entrar al mercado y siempre decimos que el mercado es un complemento de los bancos. Las pymes siempre trabajan con los bancos, pero tienen que acostumbrarse a tener una cuenta abierta en una ALyC para poder negociar sus cheques y hacerse calificadas por el régimen de SGR. El mercado es muy competitivo en tasas y ha logrado mucha agilidad y flexibilidad con el tema del e-check.

¿El contexto de pandemia influyó en acercar más a las pymes al mercado?

La mayor digitalización que trajo la pandemia, que incluyó el lanzamiento del e-check, hizo acercar muchísimo a las compañías del interior al mercado y a generar una agilidad súper importante al momento de la operatoria. El acceso de las empresas es mucho más rápido y accesible que en pre pandemia, en donde por ejemplo las empresas del interior a veces tardaban 24 o 48 horas en mandar los cheques físicos hacia Capital para que puedan negociarse. Lo mismo pasó con la emisión de obligaciones negociables, segmento en el cual participamos activamente en el mercado tanto avalados por SGR como por bancos.

¿Cuáles fueron los instrumentos más usados por las pymes?

El mayor fue el e-check, que hoy representa el 80% del mercado tanto en el segmento avalado como no garantizado, y en segundo lugar estuvieron las obligaciones negociables pyme. Ambos fueron los instrumentos que mayor volumen han generado, mientras que la factura de crédito electrónica todavía viene con un volumen de operación relativamente bajo.

¿Por qué la factura de crédito electrónica aún no está despegando?

Primero porque con la digitalización del e-check muchas grandes empresas terminan pagando con este instrumento y entonces la factura queda cancelada. Todo el proceso de emisión del e-check es bastante simple y muchas compañías están yendo por ese lado. Y segundo porque todavía falta ajustar determinadas cuestiones para que el instrumento sea finalmente aceptado por los fondos comunes de inversión, relacionado básicamente con la forma de negociación y en cómo se computan.

¿Qué nivel de participación tuvieron las SGR en las operaciones?

Tuvieron un rol importante no solamente por el surgimiento de nuevas SGR, sino también porque sus fondos de riesgo fueron aumentando a lo largo del año. Dentro del volumen que se negocia por día en el Mercado Abierto de Valores (MAV), que está en alrededor de $1.000 millones, 70% aproximadamente corresponde al segmento avalado por SGR.

¿Están siendo muy usadas las ON Pyme?

Vemos realmente muy importante ese instrumento para las compañías sobre todo porque les permite ampliar un poquito los plazos más allá de los cheques. A través de las ON Pyme pueden ampliar un poquito el horizonte, extender la ‘duration’ de las formas de financiarse, y es un instrumento que con el aval de las SGR o bancos tiene muy buena aceptación en el mercado.