Biden sobre Merkel: “Los buenos amigos pueden estar en desacuerdo a veces”

Hubo buena sintonía entre Merkel y Biden, aunque mantienen diferencias sobre China y Rusia

16 de julio, 2021

Biden sobre Merkel: “Los buenos amigos pueden estar en desacuerdo a veces”

Durante la presidencia de Donald Trump, la relación entre Estados Unidos y Europa tocó su punto más bajo en décadas. La situación fue tan tensa que Trump ordenó el retiro de 12.000 soldados norteamericanos de Alemania. Por su parte, un tiempo antes, la canciller Angela Merkel llegó a declarar que “la época en la que podíamos confiar en EE.UU. se acabó”.

Sin embargo, tan solo unos meses después de que el líder republicano abandonara la Casa Blanca, la situación pegó un giro de 180°. Con una política exterior multilateral, el presidente Joe Biden logró revitalizar la histórica alianza de su país con el Viejo Continente.

En esa línea, ayer el líder demócrata se reunió con su par alemana en Washington para analizar los distintos problemas que plantea el escenario internacional. Antes de la reunión privada, Biden dijo que Merkel era una “amiga personal” y una “amiga de Estados Unidos”. Por su parte, la dirigente alemana expresó su deseo de “profundizar la relación de nuevo”.

Más allá de la buena predisposición, tanto Alemania como otros países de la Unión Europea quieren llevar a cabo una política exterior más independiente de EE.UU. Por ello, durante este encuentro, se analizaron los distintos puntos de vista sobre China y Rusia.

En el caso del Gigante Asiático, el líder demócrata le pidió a Merkel que se sume a su cruzada global contra el autoritarismo chino. Aunque en los últimos meses Europa le envió algunos mensajes a Biden, Merkel mantiene una postura más cautelosa al respecto.

Esto se debe a que China es uno de los principales socios comerciales de Alemania: el 7,3% de sus exportaciones van hacia el país asiático, mientras que el 10% de sus importaciones provienen de allí.

Otro de los asuntos que mayor tensión genera entre Washington y Berlín es el gasoducto Nord Stream 2, el cual permitirá enviar 55.000 millones de metros cúbicos de gas ruso por año a Europa.

“Si bien reiteré mis preocupaciones sobre Nord Stream 2, la canciller Merkel y yo estamos absolutamente unidos en nuestra convicción de que no se debe permitir que Rusia use la energía como un arma para coaccionar o amenazar a sus vecinos”, dijo Biden. “Los buenos amigos pueden estar en desacuerdo a veces”, dijo el demócrata.

Para Alemania, que importa el 40% de su gas desde Rusia, el gasoducto es de vital importancia para asegurar sus suministros de energía. Intentando no tensionar aún más la situación, Biden dejó sin efecto las sanciones norteamericanas contra la construcción del mismo. El gasoducto está a punto de terminarse.

Más allá de estas diferencias, los mandatarios se comprometieron a continuar cooperando en cuestiones de importancia global, como el cambio climático y la lucha contra la pandemia del coronavirus. En los próximos meses, la contraparte teutona de Biden sería otra: Merkel, en el poder desde 2005, ya avisó que no irá por otro mandato.