Argentina y Brasil celebran hoy los 30 años de la ABACC: iniciativa de Alfonsín y Sarney

19 de julio, 2021

Argentina y Brasil celebran hoy los 30 años de la ABACC

Ayer, la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC) celebró su 30 aniversario. Pese al desconocimiento popular, la misma representa uno de los mayores logros de la política exterior argentina en las últimas décadas.

Sus orígenes se remontan a los años ‘80, cuando la tensión entre Argentina y Brasil se encontraba en su máximo nivel. En plena Guerra Fría, ambos países eran gobernados por militares, que desconfiaban mutuamente respecto a los programas nucleares de, hasta ese momento, sus “enemigos”.  Había una “hipótesis de conflicto”.

Sin embargo, con la vuelta de la democracia, se comenzó a gestar uno de los grandes hitos de la relación bilateral. El proceso se inició en 1987, cuando el presidente brasileño José Sarney visitó la planta de enriquecimiento de uranio de Pilcaniyeu. Un año más tarde, Raúl Alfonsín recorrió el centro experimental de uranio enriquecido de Aramar.

Tras un largo proceso de negociaciones, el 18 de julio de 1991, durante la presidencia de Carlos Menem, se estableció el Sistema Común de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (SCCC) y se creó la Agencia Brasileña-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC).

Unica en su especie, no existe otra agencia binacional de salvaguardias nucleares en el mundo. Por ello, es muy valorada por toda la comunidad internacional, ya que le brinda a nuestro país una gran credibilidad respecto al uso pacífico de la energía nuclear. Las consideraciones sobre la ABACC son tan positivas que hasta se ha puesto de ejemplo para solucionar el conflicto entre India y Pakistán, dos países fronterizos con armamento nuclear.

Hace un tiempo, en una entrevista con El Economista, el argentino Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica de la ONU (OIEA), explicaba que “los presidentes Alfonsín y Sarney comprendieron que tener una carrera armamentística en países tan desprovistos de lo mejor para sus pueblos en salud y educación habría sido un gran error”.

Además, agrega: “Sabían que debíamos dejar de lado ese recelo que había existido por décadas y unirnos a través de un sistema que diera confianza al mundo (…) y esto posibilitó avanzar hacia el Mercosur. Sin un acuerdo nuclear, no habría existido ningún tipo de integración”.

Justamente Grossi participará hoy del evento conmemorativo que se realizará en Río de Janeiro. Junto al diplomático estarán presentes los cancilleres de Argentina y Brasil, Felipe Solá y Carlos Alberto Franco França, respectivamente.

Además, también asistirán (de manera presencial o virtual) la secretaria de la ABACC, Elena Maceiras y el secretario adjunto Marco Marzo; el secretario general de la ONU Antonio Gutérres; el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Roberto Salvarezza; y el embajador Daniel Scioli, entre otros.