Mercosur: la UIA y su par de Brasil apoyan la posición de Argentina

11 de junio, 2021

Mercosur: la UIA y su par de Brasil apoyan la posición de Argentina

A pocos días de su debut como líder de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, ya sentó posición sobre un tema de agenda no menor: el Mercosur. Si bien la postura no sorprendió (es la que viene sosteniendo la entidad), había dudas sobre cómo iba a “jugar” en ese asunto.

La declaración de la UIA fue en conjunto con la Confederación Nacional de la Industria de Brasil (CNI). Es decir, hablaron las dos principales entidades fabriles de los principales socios del bloque regional. El timing no es inocente. La semana que viene se vuelven a ver la cara los cancilleres del bloque para tratar dos temas candentes: el Arancel Externo Común (AEC) y la propuesta, algo exótica, del uruguayo Luis Lacalle Pou de que cada país pueda hacer la suya. Así, la UIA y la CNI sentaron posición sobre esos temas. Y no dejaron dudas.

Sobre el AEC, y siguiendo lo manifestado en el Consejo Industrial del Mercosur (CIM), “desde el sector privado industrial consideramos inoportuno plantear su reducción unilateral en una coyuntura global tan compleja e incierta, que genera además la dificultad de medir su impacto competitivo para la actividad productiva de la región, frente a la inminente competencia desleal de excedentes de la producción mundial de bienes en condiciones no competitivas”. Esa es la posición de Argentina, y en menor medida de Paraguay, que pretenden ser muy cuidadosos con podar la alícuota del AEC y exigen reciprocidad de otros bloques. En el bando contrario están Uruguay y Brasil.

La postura de la UIA y la CNI fue casi calcada a la que dieron, días atrás, dos expresidentes de Brasil: Lula y Fernando Henrique Cardoso (FHC). “Este no es el momento para reducciones tarifarias unilaterales por parte del Mercosur, sin ningún beneficio para las exportaciones del bloque”, sostuvo el comunicado de Lula y FHC.

Sobre las negociaciones extrarregionales y con respecto a las negociaciones comerciales con terceros países, los industriales dijeron: “Es fundamental que se mantenga la obligación de actuar en forma conjunta, como bloque, a fin de preservar y potenciar la capacidad negociadora de nuestra región”. Lula y FHC plantearon lo mismo.

Uruguay también teje su juego. Ayer, el canciller Francisco Bustillo viajó a Brasil acompañado por la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, para sostener una reunión con sus pares brasileños en busca de consensos sobre la propuesta que comparten de hacer una fuerte rebaja del AEC.

Por ahora, las divisiones siguen. Hay tres caminos posibles: se arriba a un consenso que incluya a todos, las negociaciones se estancan y, por ahora muy poco probable, alguno patea el tablero.