Katopodis: “El que ha gestionado la unidad del FdT es Alberto Fernández”

De cara a las elecciones, Katopodis evaluó que “claramente dos posiciones que son muy antagónicas: la de Alberto y la de Macri”.   

30 de junio, 2021

Katopodis: “El que ha gestionado la unidad del FdT es Alberto Fernández”

Por Pablo Varela

El ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, recibió en su despacho a El Economista, en una charla en la que se repasó el repunte de la actividad económica, la obra pública y el panorama político. Katopodis dice que tienen el desafío de poder transmitirle a la sociedad que en esta elección hay 

El funcionario, con buena llegada con los intendentes y que tendrá un rol importante como articulador en el territorio bonaerense durante la campaña, reivindicó la unidad del Frente de Todos, y agregó que el oficialismo ha ido “aprendiendo” y “construyendo” la convivencia interna. 

Hay indicadores positivos en la construcción: niveles de actividad, compra de insumos, mano de obra. ¿En qué estado se encuentra la gestión del ministerio? 

Siempre estuvo claro y lo tuvo claro el presidente Alberto Fernández que en este contexto de pandemia teníamos que tener una decisión clara en la inversión pública, como palanca y estímulo para mover la economía. Hasta que salgamos de la pandemia y volvamos a recuperar niveles de cierta normalidad, era el Estado el que tenía que empujar el movimiento económico. Eso en la Argentina siempre se hizo desde la obra pública. Es la más rápida, la que más capacidad de multiplicar y más eficaz es para reactivar y al mismo tiempo para generar empleo. Eso es lo que viene sucediendo desde agosto del año pasado. La construcción tuvo una caída sostenida en los últimos tres años, y a partir de agosto pasado comenzaron a verse niveles de recuperación que se vienen manteniendo. Hoy la construcción está por encima de los niveles pre pandemia, está por encima del último año del Gobierno de Mauricio Macri. Ahora se trata de ver cómo consolidamos y sostenemos esa recuperación y cómo la obra pública y el plan de infraestructura que estamos desarrollando en todo el país pueden ser la polea para terminar de consolidar este proceso de recuperación. 

Desde el Gobierno tienen claro que un objetivo central es bajar la inflación. ¿Cuánto impacta esa variable en el crecimiento? 

Siempre la estabilidad, las reglas claras, la previsibilidad de la macroeconomía y que las grandes variables estén ordenadas son centrales para que funcione el conjunto de los sectores económicos y también la construcción. Necesitamos ir garantizando una inflación a la baja en el segundo semestre. Estamos convencidos que los salarios y las jubilaciones le van a ganar a la inflación, que no van a perder contra los precios. Eso, sin duda, es una parte muy importante de la recuperación, porque el 80% de la economía argentina se explica por el consumo interno, y eso significa que la gente tenga plata en el bolsillo y que sea gastada en el barrio, en el centro comercial, en la actividad de todos los días. En ese sentido, la obra pública genera mano de obra en un sector que es muy sensible en estos momentos. 

Se aproxima el proceso de definiciones electorales. ¿En qué momento del Gobierno llega ese proceso? 

Está claro que hay dos sectores y bloques muy organizados e identificados. Para nosotros la elección va a ser la oportunidad en la que vamos a contarle a la ciudadanía que fue este Gobierno el que cuidó a su familia y trabajó para no pegarnos de frente a esta pandemia. Y que fue este Gobierno el que te va a cuidar en relación al bolsillo, y que no es lo que hizo Macri cuando gobernó. Esa diferencia entre un Gobierno que te cuida y uno que causó mucho daño va a ser un eje. ¿Quién cuida mejor a tu familia? ¿Alberto o Macri? No solo en lo sanitario sino también en recuperar los puestos de trabajo, o en pelear para que los precios no le ganen al salario. Me parece que esa es la discusión que viene en esta elección, con claramente dos posiciones que son muy antagónicas: la de Alberto y la de Macri. 

Circulan siempre especulaciones en torno al Gabinete y a la convivencia dentro la coalición. ¿En qué estado se encuentra esa convivencia?  

Es una coalición. Y a pesar de que no hay cultura política de coalición en Argentina, todos fuimos aprendiendo y construyendo esta convivencia en este Frente de Todos, que para nosotros es una marca muy potente. Con sectores muy diversos pero que siguen estando hoy todos en el frente y ese también es un dato sustantivo. Y el que ha gestionado esa unidad  y se ha cargado esa unidad para que la coalición sigue funcionando es Alberto Fernández. 

Por su función tiene mucho contacto con el territorio y diálogo con los intendentes. ¿Cuál va a ser su rol en la campaña? 

La obra pública es sin duda una expresión de la Argentina que se recupera. Cuando hay obra pública es una señal de que algo bueno va a pasar, de que se recupera el trabajo y la actividad y que haya obra en casi 1.500 municipios y en las 24 jurisdicciones es una manera de explicar que no hemos esperado a salir de la pandemia para poner de pie a Argentina. Lo estamos haciendo. En mi caso es hacerlo a través de la obra, porque es un multiplicador en la economía, pero también lo es a la hora de generar empleo. Por cada puesto de trabajo directo, se generan dos indirectos y cada vez que ponemos en marcha una obra en un municipio es una serie de actores que se ponen en movimiento. Lo venimos haciendo en el marco de las próximas elecciones, articulando con todos los intendentes y gobernadores para dar señales de una Argentina que va recuperándose, y que empieza poner su cabeza en el día después de la pandemia. 

El Frente de Todos parecería tener direccionado su discurso y estrategia hacia la provincia de Buenos Aires. ¿Falta narrativa hacia otras provincias productivas como Córdoba o Santa Fe? 

No. Me parece que la fuerza política que puede tener un proyecto productivo es el peronismo y el Frente de Todos. No hay duda que a esos sectores de la Argentina central les ha ido bien cuando gobernó el peronismo, y no les ha ido bien cuando gobernó Macri. En términos de números económicos, en términos de producción, y en términos de actividad económica. Me parece que nosotros lo que tenemos que hacer es poder transmitir con mayor claridad ese modelo productivo. Transmitir con mayor nitidez que ese es el rumbo, que la elección que viene va a ser la oportunidad de reafirmar la dirección, y esa dirección, es un modelo productivo para la Argentina. Eso tiene que ver con ordenar la macroeconomía, despejar esa incertidumbre que es la deuda externa, reactivar el consumo,  el mercado interno, y en generar una idea de futuro. ¿Cuál es el Gobierno capaz de que este país funcione? En eso estamos convencidos de que nuestra propuesta política está en condiciones de transmitir esa certeza.

Florencio Randazzo oficializó su candidatura hace pocos días. ¿Cree que puede modificar el escenario electoral en la provincia?

En todo caso será una opción más de la oposición. Va a ser una oposición que se irá fragmentando en posiciones como la de Randazzo, la de José Luis Espert, Juntos por el Cambio, y competirán por ese mismo segmento y disputarán ese espacio político. 

¿Cómo juzga las críticas de un sector de la oposición al plan de vacunación y a las negociaciones por vacunas?

En general nos parece que en la oposición son todos lo mismo. Cuando votan en el Congreso, cuando se movilizan en las redes, y lo importante no es lo que dicen ni las consignas por las que marchan. Lo importante es que cuando gobernaron fueron un fracaso. Lo único que tiene claro la gente, el industrial del Gran Rosario, el empresario de Córdoba o el laburante de Avellaneda es que cuando ellos gobernaron la pasamos mal y fueron un verdadero fracaso y todavía está muy nítido. 

¿Cuál cree que es el principal desafío del Gobierno para la segunda mitad del año? 

El desafío es transmitir con mucha claridad cómo el Gobierno que te supo cuidar en la pandemia y te está cuidando hoy, va a ser capaz de recuperar la economía. Como este Gobierno que supo manejar esta crisis, que fue la más extraordinaria de nuestro país, está en condiciones de resolver los problemas que tiene este país y, a la salida de la pandemia, poner al país en marcha.