La izquierda marcha “en contra del ajuste” y promete “una gran invasión a la Capital”

18 de junio, 2021

La izquierda marcha “en contra del ajuste” y promete “una gran invasión a la Capital”

En un contexto sumamente difícil en cuanto a la situación sanitaria, social, laboral y económica, el descontento social crece, sobre todo en los sectores más postergados. En ese marco, las organizaciones sociales de izquierda realizarán hoy una marcha masiva, tal como hicieron en febrero y abril, con el lema: “Gran unidad piquetera contra el ajuste”.

Las organizaciones habían reducido su caudal de personas en las movilizaciones durante los últimos meses, a pedido del Gobierno, para evitar posibles contagios por coronavirus. Sin embargo, se espera que asistan más de 40.000 personas a los cortes de ruta y bloqueos de puentes y accesos a la Ciudad de Buenos Aires que se darán desde las 11 en distintos puntos que los organizadores prefirieron no revelar.

La concentración central estará en Avenida 9 de Julio y Belgrano, en las puertas del Ministerio de Desarrollo Social. El reclamo de los grupos piqueteros es, desde hace meses, el mismo: un aguinaldo y la apertura de cupos para el programa Potenciar Trabajo; provisión de alimentos para los comedores y merenderos populares y, además, vacunas para los referentes sociales que trabajan allí.

Esta medida de fuerza coincide con que ayer, en un intento por bajar la tensión y disipar el reclamo, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, anunció que pagará un bono extraordinario de $6.000 para los casi 900.000 titulares del programa Potenciar Trabajo, al igual que sucedió el año pasado. 

Cabe destacar que el programa Potenciar Trabajo paga el equivalente a la mitad de un salario mínimo, que hoy está en poco más de $24.000. Para poder cobrarlo, los beneficiarios deben trabajar cuatro horas en proyectos productivos, comunitarios o sociolaborales para el sector público o privado. 

En un comunicado oficial, el ministro Arroyo anunció “un bono extraordinario de mitad de año a cerca de un millón de personas que forman parte del programa Potenciar Trabajo, con el objetivo de sostener sus ingresos e inyectar dinero que promueva el consumo a nivel local”. 

Además, remarcó que en el gabinete nacional se analiza “de forma permanente la situación social” y este bono “se suma a la ampliación de laTarjeta Alimentar, siempre con el objetivo de llegar a quienes más lo necesitan, como señala el presidente Alberto Fernández”. Sin embargo, desde las organizaciones sociales afirmaron que “el ingreso de los trabajadores del Potenciar Trabajo, único programa para jefas de familia, no supera los $13.000. ¡Menos de la mitad de la canasta de indigencia! ¡Un escándalo de miseria!”, desde una agrupación.

 

El anuncio de Arroyo no modificó los preparativos de las organizaciones. “Casi 20 meses de Gobierno y sigue creciendo la pobreza”, dice la convocatoria, que lleva la firma de más de 40 agrupaciones y sostiene que en el segundo año de mandato de Fernández quedaron más claras que nunca sus prioridades. “La situación social no para de agravarse, aumenta fuertemente la desocupación, sumándose a los millones de trabajadores que ya no tenían trabajo, llevando a la población trabajadora a un enorme estado de pobreza, que sube a casi el 50%, cuando sumamos a los asalariados que cobran por debajo de la línea de pobreza”, afirma el texto.

El Polo Obrero, el Movimiento Teresa Rodríguez, Barrios de Pie-Libres del Sur, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y el Movimiento Territorial de Liberación, entre otras organizaciones, reclaman el regreso del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que dejó de otorgarse en noviembre del año pasado, y advirtieron sobre el crecimiento vertiginoso de la inflación.

“El Gobierno eliminó el IFE, restringió los presupuestos de áreas claves como educación, salud, obra pública y el gasto social, por la vía más directa: la inflación, sobre todo en alimentos, que es en lo que se consume la mayor parte de los ingresos de los trabajadores. Las estadísticas dan una continuidad terrorífica en la inflación sobre alimentos, lo que vuelve a afectar a las familias más pobres”, sostienen las agrupaciones que se movilizarán mañana. 

“Va a ser una gran invasión a la Capital de gente que no da más, que no pueden escuchar más a los funcionarios. La gente está agobiada. Casi no hay contención con un millon de personas que se quedaron sin trabajo a partir de la pandemia”, dijo el referente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, a la agencia NA. “En diciembre pasado el bono fue de $9.000 y ahora es de $6.000. El Gobierno está mirando más al FMI que atendiendo las necesidades sociales en un contexto de más del 50% de la población en la pobreza“, lamentó.

El hartazgo de la población con el Gobierno es cada vez más visible”, aseguraron. Los manifestantes organizarán, a partir de las 11, tres columnas de personas en la zona norte, sur y oeste del AMBA y desde ahí marcharán al microcentro porteño hasta llegar a la cartera de Desarrollo Social.