Carballo: “Con el Covid hubo una bancarización sin precedentes”

11 de junio, 2021

Carballo: “Con el Covid hubo una bancarización sin precedentes”

El Covid impulsó la bancarización, pero no necesariamente eso se tradujo en un menor uso del efectivo. Así lo aseguró, en una entrevista con El Economista, Ignacio E. Carballo, director del Ecosistema Fintech para América Latina de la Universidad Católica Argentina (UCA).

¿Cómo está actualmente el nivel de inclusión financiera?

Antes del Covid, Argentina tenía un ratio de bancarización bastante alto, que redondeaba el 82% de los CUIT o CUIL existentes, pero que no se traslucía en un mayor uso de los instrumentos financieros. En aquel entonces había además un ratio de pago en efectivo del 69%, o sea siete de cada diez pagos. Con la llegada del Covid hubo una bancarización sin precedentes impulsada por parte del sector público para hacer llegar los planes de ayuda, principalmente el IFE y también ATP y algunos préstamos subsidiados para pymes. Entonces este ratio que antes era del 82% hoy se eleva al 91%, por lo que casi podemos decir que en términos relativos es absoluta la bancarización en Argentina.

¿Esto se reflejó en un menor uso de pagos en efectivo?

En el contexto de pandemia el ratio de pagos en efectivo en tiendas y e-commerce ascendió a más del 80%, o sea que pasamos de tener ocho de cada diez bancarizados pero pagando siete de cada diez en efectivo, a tener nueve de cada diez bancarizados pero pagando en efectivo ocho de cada diez. Con lo cual, la bancarización sin precedentes fue superflua en términos de un impacto concreto de reducción del efectivo.

¿Entonces no cayó el uso del efectivo?

Todos los medios de pago digitales explotaron durante el Covid. Por ejemplo, en tarjetas prepagas pasamos de estar en el 0,4% de los pagos digitales al 1,4%, es más, del 200% de crecimiento. Sin embargo, el crecimiento que tuvieron algunos medios de pago no muestra que la gente esté usando menos efectivo que antes, sino que veníamos de un ratio muy chiquito de uso y, al agrandarse la torta, ahora los ratios crecieron. 

¿Qué ocurrió con las tarjetas de crédito y débito?

Ocurrió algo particular: cayeron los pagos con tarjetas de crédito y aumentaron considerablemente con débito. El consumo con las tarjetas de crédito cayó porque estamos atravesando sin dudas la peor crisis desde 2001. El financiamiento es un instrumento que le permite a la gente comprar más de lo que gana, por eso con la contracción económica los consumidores se vuelven más reticentes al gasto y aumentan el consumo de bienes esenciales y bajan el de durables. Además, durante 2020 los bancos fueron desincentivando el uso de la tarjeta de crédito porque se extendieron los plazos, se puso topes a las tasas, y se impulsó mucho el crédito subsidiado (Ahora 12, entre otros).