Más de 55 bancos centrales está considerando emitir sus monedas digitales (CBDC)

“El tren ha salido de la estación”, dijo Benoit Coeure del BIS.

24 de junio, 2021

Más de 55 bancos centrales está considerando emitir sus monedas digitales (CBDC)

Ayer, el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) informó que respalda el desarrollo de monedas digitales de los bancos centrales (CBDC), porque son necesarias para modernizar las finanzas mundiales. El BIS también explicitó (para los distraídos) que el objetivo, acaso central, es evitar que las “Big Tech” tomen el control de la moneda.

Según el BIS, al menos 56 bancos centrales están analizando implementar monedas digitales. Aunque en los últimos años el interés por el dinero en efectivo venía en caída, principalmente en Europa, la pandemia del coronavirus aceleró el proceso.

A esto se suma que los países buscan una solución a la amenaza que representan los gigantes tecnológicos, como Facebook, con su criptomoneda Diem, y que ponen en riesgo la soberanía nacional a la hora de imprimir dinero.

El BIS también recomendó que estas divisas digitales nacionales cuenten con un sistema dual en el que los bancos privados se encarguen de comercializarlas, ya que el sector privado está más preparado para las tareas asociadas con la gestión de usuarios.

Respecto a los países que más han avanzado con las CBDC, se puede destacar a las Bahamas, que se convirtió en el primer país en lanzar este tipo de moneda, denominada “Sand Dollar”. Por su parte, China ya está realizando pruebas en varias de sus ciudades con el yuan digital, mientras que Suiza y el Banco de Francia anunciaron el primer experimento transfronterizo de Europa.

Aunque los expertos estiman que faltan al menos dos años para que los CBDC se implementen plenamente, el BIS dijo que las autoridades tendrán que decidir si los ciudadanos necesitan identificaciones digitales para utilizarlos o seguir una ruta basada en tokens que muchas criptomonedas usan para mantener las transacciones anónimas.

“Las monedas digitales de bancos centrales ya son un concepto maduro. Abren un nuevo capítulo para el sistema monetario al proporcionar una representación tecnológicamente avanzada del dinero de los bancos centrales. Y lo hacen preservando las características fundamentales del dinero que solo el banco central puede proporcionar, sobre la sólida base que constituye la confianza en el banco central”, señaló Hyun Song Shin, Asesor Económico y Jefe de Estudios del BIS.

Los analistas del BIS concluyen que las CBDC funcionarían mejor como parte de un sistema dual en el que el banco central y el sector privado colaboraran encargándose cada uno de lo que mejor sabe hacer. “El banco central operaría el núcleo del sistema y garantizaría su seguridad y eficiencia, mientras que entidades del sector privado, como bancos y proveedores de servicios de pago, pondrían su capacidad innovadora al servicio de los clientes”, señalaron en un comunicado.

Desde un punto de vista práctico, el diseño más prometedor de CBDC sería uno vinculado a una identidad digital, que obligaría a los usuarios a identificarse para acceder a fondos. Un diseño cuidadoso equilibraría la protección de los usuarios contra el uso indebido de sus datos personales y la protección del sistema de pago contra el blanqueo de capitales y los delitos financieros.

“Las CBDC podrían ser la espina dorsal de un nuevo sistema digital de pago, ya que permitirían el acceso generalizado y establecerían normas rigurosas en materia de privacidad y gobernanza de datos. Son la mejor forma de promover el argumento del interés público a favor del dinero digital”, dice Benoît Cœuré, Jefe del Innovation Hub del BIS.

Además, la entidad sostiene que la cooperación internacional en el diseño de las CBDC será vital para que los bancos centrales aprovechen plenamente sus beneficios, así como para mejorar los pagos transfronterizos y luchar contra la sustitución de la moneda.