Sandleris advirtió que “la próxima crisis de deuda traerá de la mano una crisis bancaria”

28 de mayo, 2021

Sandleris advirtió que “la próxima crisis de deuda traerá de la mano una crisis bancaria”

El expresidente del BCRA, Guido Sandleris, sostuvo esta mañana que la regulación prudencial del sistema bancario que anunció el organismo “pone en peligro uno de los pocos consensos importantes que se habían alcanzado en lo que hace a política económica”, indicó. Esta medida permite a los bancos integren en bonos del Tesoro Nacional de, al menos 180 días, la porción de sus encajes que actualmente mantienen bajo la forma de Letras de Liquidez (Leliq).

“Hoy, el Directorio del BCRA a través de la Comunicación A7290 abrió las puertas para que los bancos aumenten fuertemente la cantidad de títulos públicos en sus carteras. Si los bancos lo hicieran, la próxima crisis de deuda traerá de la mano una crisis bancaria”, escribió el economista a través de su cuenta de Twitter.

A su vez, explicó que, después de la crisis del 2001, “el BCRA estableció regulaciones que limitan fuertemente la exposición de los bancos al sector público (los bancos pueden tener poca deuda pública) y dividió al sistema bancario en dos segmentos, dólares y pesos, casi totalmente aislados”. “Limitar la exposición de los bancos al sector público tiene como objetivo impedir que un default del gobierno se convierta en una crisis bancaria. Con poca deuda pública en la cartera de los bancos, un default no representa una amenaza para los depósitos de la gente”, continuó.

“Aislar los segmentos de pesos y dólares del sistema bancario tiene como principal objetivo evitar que el descalce de monedas entre depósitos y créditos impida a los bancos devolver los depósitos ante una súbita devaluación”, detalló Sandleris.

Luego, insistió que en los últimos 20 años todos los Presidentes del BCRA han mantenido estas regulaciones prudenciales que han permitido que transitemos los defaults que hubo desde 2001 sin crisis bancarias, “sin importar quién estuviera en el gobierno”. “Históricamente, Argentona ha tenido dificultades para lograr acuerdos básicos para el funcionamiento de su economía. Romper con el consenso alcanzado en regulación prudencial del sistema bancario, para reducir en el margen el costo de financiamiento del gobierno es una mala señal”, concluyó.

De acuerdo con la medida adoptada ayer, las entidades podrán destinar parte de su stock de Leliq a la suscripción primaria de títulos públicos para destinarlos al cumplimiento de los requisitos de efectivo mínimo. Las entidades financieras tienen actualmente cerca de $ 800.000 millones inmovilizados en Leliq como respaldo de los depósitos de sus clientes, que podrían ser destinados a la compra de estos títulos si así lo prefiriesen.

Las Leliq tienen hoy un rendimiento nominal anual de 38% y su renovación es mensual, y los Bonte uno de 22%, mientras que los depósitos en cuenta corriente no tienen contraprestación de ningún tipo. De esta forma, los bancos podrán utilizar parte de los fondos inmovilizados en papeles con rendimientos tanto de tasa fija como variable y, a su vez, eludir la alícuota de 7% del impuesto de Ingresos Brutos que pesa sobre las Leliq de los bancos radicados en la ciudad de Buenos Aires, que representan cerca de un tercio de estos instrumentos. Así, y por su carácter voluntario, estará en las decisiones de cartera de las entidades financieras hacer o no uso de esta opción que diversifica la composición de sus activos.

La respuesta del BCRA

El BCRA rechazó estos cuestionamientos del expresidente del organismo. Fuentes del organismo monetario recordaron a Télam que cuando Sandleris era viceministro y representante del Ministerio de Economía en el BCRA en 2018, se emitió una resolución similar a la de ahora, pero en lugar de ser voluntaria como es la que se anunció el jueves, resultaba obligatoria.

Desde el Central indicaron que “Sandleris se olvidó que en junio de 2018, cuando era viceministro y representante del Ministerio de Economía en el Directorio del BCRA, se aprobó la Comunicación A6526“. “En el Punto 3 de la misma se permite integrar los Efectivos Mínimos con BOTE (Bonos del Tesoro) y en el punto 4 se los excluye del fraccionamiento sector público, con una diferencia no menor: la norma de ayer sí es realmente voluntaria, porque los bancos eligen entre títulos o Leliq al 38%”, precisaron.

En cambio, remarcaron que “la de 2018 no tenía nada de voluntario en la práctica, ya que la opción era BOTE o cuenta corriente a tasa 0”. “Y además, ahora está la opción de recompra automática de esos títulos si la entidad necesita liquidez“, aseguraron desde el Central.