Paritarias, cada vez más lejos de la pauta oficial

5 de mayo, 2021

Paritarias, cada vez más lejos de la pauta oficial

Las últimas paritarias que se firmaron cambiaron la tendencia con las que se daban a principio del año, principalmente porque la pauta de inflación del 29% que marcaba el Presupuesto 2021 quedó vieja muy joven. Con un IPC que cerraría el primer trimestre arriba de 16,5% en base a estimaciones privadas, las exigencias de los gremios van en esa línea.

Este es el caso de la Federación de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (FTIA), que alcanzó ayer un acuerdo con las cámaras del sector avícola para incrementar los salarios de los empleados del rubro en 36% para el periodo 2021-2022. Además, incluye dos cláusulas de revisión en septiembre y febrero de 2022.

La suba se dará en tres tramos no remunerativos: 12% retroactivo de abril a julio, otro tramo similar de agosto a noviembre y una última cuota de diciembre a marzo de 2022. En tanto, la paritaria del sector avícola de alimentación quedó en línea con las cifras que vienen firmando el resto de sindicatos importantes, como Comercio, la UOM, la Uocra y la reciente actualización del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

El entendimiento, además, “incluye dos cláusulas de revisión, una en el mes de septiembre 2021 y otra en el mes de febrero 2022” para “rectificar posibles desfasajes inflacionarios”, informó la Federación de Trabajadores de la Industria de la Alimentación, bajo la conducción de Héctor Morcillo. Es importante tener en cuenta que este acuerdo se dio en la previa de lo que será la negociación más importante del sector cuando el gremio tenga que sentarse a discutir con las grandes empresas alimenticias.

La inflación como eje

Cuando comenzó el año, desde Economía se alentaba a que los sindicatos y las empresas acordaran paritarias “dos o tres puntos por encima de la inflación proyectada” del 29%. Sin embargo, la aceleración en los precios de los últimos meses hizo que las exigencias de los gremios fueran mayores.

Las expectativas juegan un papel fundamental en las negociaciones. Durante 2020, con una cuarentena que amenazaba la estabilidad de las empresas y una caída económica del 9,9%, la prioridad de los gremios fue sostener los puestos de trabajo. En ese sentido, las medidas oficiales, con la prohibición de despidos y la doble indemnización, apoyaron esta dinámica. Así, sólo el 4% de los trabajadores registrados perdieron su empleo el año pasado, muy por debajo de los informales.

Ya en el primer trimestre, con la recuperación de la actividad, las expectativas de los gremios crecieron y la búsqueda viró hacia la recuperación del poder adquisitivo. Se venía de tres años seguidos de caída, además.

En tanto, los precios también generan expectativas para que las necesidades salariales estén por encima de la pauta gubernamental. En el primer trimestre, el IPC del Indec se ubicó en 13% mientras que casi todas las consultoras privadas estiman que abril no bajaría del 3,5%.

Con una inflación que no da tregua, no sólo los nuevos acuerdos están por encima del 30% sino que varios contienen cláusulas que gatillan revisiones durante el año. El propio Gobierno va abandonando lo pautado en el Presupuesto, con una suba de 35% en el mínimo.

Últimos acuerdos

Al repasar los últimos acuerdos, es más clara la tendencia. Un ejemplo es la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) que acordó un aumento en cuatro cuotas del 36% y la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) del 35% en tres cuotas. Ambos contienen cláusulas de revisión a fin de año. A su vez, el Sindicato de Empleados de Comercio, que nuclea alrededor de 1,2 millones de trabajadores y es el más grande del país, acordó una recomposición del 32%. Sin embargo, añadió una cláusula de revisión en enero próximo.

Otro caso es el de los gremios docentes que acordaron, a fines de febrero en la Paritaria Nacional, un aumento salarial del 34,6%, que se pagará en tres cuotas: marzo, julio y septiembre. De esta forma, el salario inicial docente, de $27.500, subirá a $31.000 en marzo, a $34.500 en julio y a $37.000 en septiembre.

A principios de marzo, el sindicato de los encargados de edificios, cerró su paritaria 2021 al firmar con las tres cámaras del sector un 32% de aumento salarial en cuatro tramos y el compromiso de una revisión en septiembre. Asimismo, el Sindicato Obreros Marítimos Unidos (Somu) consiguió una recomposición del 33% entre abril de este año y marzo del 2022 en dos tramos, 18% en el primer semestre y un 15% en el segundo.

Por su parte, la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados (Fgpicyd) acordó con las cámaras del sector un 30% de recomposición salarial en tres cuotas para los próximos nueve meses. En tanto, el Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y Educación (Soeme) acordó con los colegios privados un aumento del 35% en tres cuotas para los auxiliares de la educación.

Además, la Federación de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio y Garajes de la República Argentina (Foesgra), bajo el mando de Carlos Acuña, uno de los titulares de la CGT, arregló con las principales cámaras empresarias un aumento del 34% para 2021, en cuatro cuotas (abril, julio, agosto y octubre), con una cláusula de revisión pactada para octubre y el acuerdo para que el primer tramo sea no remunerativo.